jueves, 6 de noviembre de 2008

¡NO QUIERO IR AL PSICOLOGO!

http://www.psicologosperu.com/

Lo ideal para que una intervención psicológica pueda tener un resultado satisfactorio es que la misma persona decida POR SU PROPIA VOLUNTAD acudir al psicólogo, sin sentirse presionada u obligada.

Algunas personas se niegan rotundamente a asistir a un consultorio psicológico por distintos motivos. Una pregunta usual de los pacientes es: "Doctor, ¿cómo hago para que mi esposo o mi hija vaya al psicólogo?".

A continuación, señalaré algunas ideas para intentar convencer o persuadir a una persona renuente a ir al psicólogo.
  • Que tenga en claro que los psicólogos no solamente tratamos a personas que tengan algún tipo de trastorno mental sino también a personas que desean mejorar, superar sus dificultades y tener una vida plena y satisfactoria
  • Los psicólogos no le diremos lo que tiene que hacer, sino que le orientaremos sobre diversas alternativas que por experiencia les ha funcionado a muchas personas.
  • Al final, la persona será la que decida cómo desea sentirse y cómo desea llevar su vida.
  • No hacerle sentir como que la persona tiene algo erróneo sino hacerle saber que todos alguna vez podemos requerir algún tipo de consejería, y si es especializada mejor. Incluso algunos psicólogos a veces necesitan recurrir a otro psicólogo para resolver sus conflictos.
  • Indicarle que si fuese necesario para mejorar la calidad de vida, usted también podría recurrir a consultoría especializada.
  • Hacerle ver que no pierde nada, que considere qué es lo peor que le podría suceder si asiste a una cita con el psicólogo y que le serviría como experiencia para poder opinar con base en alguna conversación o debate.
  • Vencer los pre-juicios sobre que el psicólogo se pondrá en su contra o que se trata de echarle la culpa a alguien. Los psicólogos no solemos juzgar a las personas ni buscar culpables sino encontrar las mejores alternativas de solución para que la persona libremente pueda optar por la que considere más conveniente para su caso específico.
  • Puede resultar contraproducente insistirle o forzarle a hacer algo de lo que la persona no está convencida. Por lo tanto, se recomienda persuadirla de que el objetivo principal es el bienestar de todos los integrantes de la familia, que se trata de mejorar su calidad de vida, la cual aparentemente no debe ser muy satisfactoria para dicha persona en la actualidad y, como todos, deseará gozar de una vida tranquila y plena.
  • Motivar a la persona haciéndole comprender que la situación actual aún está a tiempo de poder ser solucionada. De lo contrario, los conflictos podrán incrementarse y luego podría resultar más complicado resolverlos conllevando incluso a otros problemas.
  • Y muchos otros argumentos más que, quien conozca mejor a la persona, podrá idear.
http://www.psicologosperu.com/