domingo, 7 de junio de 2009

COMO MEJORAR SU RELACION DE PAREJA

7 FORMAS DE MANTENER ENCENDIDA LA LLAMA DEL AMOR

Cuando nos enamoramos, generalmente pensamos que eso es todo lo que necesitaremos para ser felices. Sin embargo, cuando volvemos a la realidad y tenemos nuestra primera discusión verdadera, nos llegamos a dar cuenta que nuestra pareja no es perfecta.

Al inicio de una relación, hacemos todo lo posible por dar a nuestra pareja el beneficio de la duda, expresando nuestro amor y buena voluntad, incluso cuando estamos molestos. No obstante, a medida que pasa el tiempo, puede hacerse más difícil el resolver las discusiones y, por tanto, más difícil sentir amor y perdonar a nuestra pareja. Es en estos momentos que empezamos a preguntarnos: ¿Existe un secreto para hacer que una relación dure? ¿Realmente es posible vivir felices para siempre?

La respuesta a estas preguntas es “Sí”. Sin embargo, la pregunta más difícil de responder es: ¿Cómo lo podemos lograr? ¿Cómo puedo tener una relación feliz y duradera que no termine en un doloroso rompimiento?

Lo primero que hay que recordar es que para mantener una relación saludable y feliz se requiere trabajo y que esto no sucederá por sí solo; al igual que una flor que no crece si no se le riega y brinda cuidados. Las relaciones necesitan nutrirse, atención, tiempo y energía. Frecuentemente olvidamos que una pareja está conformada por dos seres humanos que necesitan ser apreciados, escuchados, valorados y respetados.

Teniendo esto en mente, a continuación se señala siete formas para hacer que su relación dure:

1. Mantenga abiertas las líneas de comunicación: Si no sabe cómo expresar sus sentimientos y/o tiene pocas habilidades para escuchar al otro, aprenda a mejorar ambos aspectos. Puede leer un libro, inscribirse en un taller o recurrir a consejería. La buena comunicación requiere tanto la capacidad de expresarse como la de escuchar.

2. No esconda sus peleas bajo la alfombra ni piense que las cosas se resolverán solas como por arte de magia: Haga su mejor esfuerzo para resolver su primera discusión tan pronto como surja de forma que no vuelva a tener la misma discusión durante los próximos 50 años, en distintas formas.

3. Recuerde que usted ama a su pareja; por lo tanto, le desea lo mejor: Dele el beneficio de la duda cuando usted se sienta enojado/a, dolido/a o decepcionado/a. Converse con su pareja, no asuma cosas.

4. No de por sentada a su pareja: Dígale a su pareja todos los días algo que usted aprecie de él/ella y cuán agradecido/a está de tenerlo/a en su vida.

5. Su pareja nunca deberá sentirse como si fuese su enemigo: Si lo hace, algo está mal; recuerde que usted se enamoró de dicha persona. Si hay tanta cólera que usted siente que son como enemigos, busque ayuda lo antes posible.

6. Calibre su relación: Observe y no ignore las señales de advertencia tales como que ustedes no conversan, son menos afectuosos, están peleando todo el tiempo y no son felices. Cuanto antes reconozcan que tienen problemas, más pronto podrán empezar a resolverlos.

7. Siempre recuerde que usted tiene el poder de modificar los comportamientos en su relación mediante distintas herramientas de auto-descubrimiento: Usted no tiene por qué quedarse estancado/a en rutinas nada saludables.

Las relaciones saludables y duraderas están conformadas por dos personas conscientes que tienen el deseo de trabajar en ellos mismos con la determinación de permanecer concentrados en la importancia de su relación. No se da por sentado al otro miembro de la pareja. Se toma en cuenta los intereses del otro y, por lo tanto, se consolida la confianza en la pareja. Cuando surgen discusiones, éstas no son ignoradas. Se abordan los problemas y se trata de solucionarlos. Cuando se ve señales de advertencia de que la relación podría estar en problemas, se actúa inmediatamente y se busca nuevas formas de relacionarse entre sí.

Esto puede ser logrado por cualquiera que desee dedicar tiempo y energía para hacer que su relación sea una prioridad en su vida. Nutra su relación en la forma más saludable como se lo merece. Se puede vivir feliz para siempre, no con magia, sino con trabajo, toma de conciencia y conocimiento tanto de usted como de su pareja.