miércoles, 16 de septiembre de 2009

¡SER… O NO SER!... DEL PSICOTERAPEUTA

Dr. Guillermo Feo García (Venezuela)
Psicotera-peuta en Terapia Gestáltica.

Si enten-demos la psicoterapia como una de las varias maneras empleadas para procurar la “ayuda” psicológica al ser humano, de inmediato tendremos que formularnos tres preguntas fundamentales: ¿Qué es ayudar psicológicamente?; ¿Quién puede hacerlo con efectividad?; ¿Cómo se puede aplicar dicha ayuda?
Cualquier intento por responderlas de manera coherente exige una condición ineludible: la ubicación de quien responde en un modelo o paradigma que defina y describa las características particulares que contiene aquello que denominamos SER HUMANO.

Y es desde este punto que se derivan las diferentes corrientes psicoterapeutas existentes, cada una de ellas con una teoría, una técnica y una práctica exclusivas.

Pero aun considerándolas dentro de un solo abanico asistencial utilitario, ¿existen características que son necesarias estén presentes en cualquier psicoterapeuta, sea cual fuere su localización paradigmática? Toda persona que se reúna con otra bajo la pretensión de “ayudarlo” profesionalmente en el campo psicológico necesita:

·Capacidad para poder enfrentar con madurez ciertas experiencias siempre presentes en la cotidianidad de la vida: pérdidas, soledad, angustia…

·Haber desarrollado un grado de conciencia que le haya permitido canalizar hacia resoluciones trascendentes los eventos existenciales concurrentes en todos y cada uno de los seres humanos: vínculos primarios, sexualidad, muerte…

En caso de no haberse obtenido lo anterior, la necesaria nutrición que acompaña un ético ejercicio psicoterapéutico se trocará en un peligroso camino que, en el mejor de los casos detendrá la sana evolución de la conciencia de quien ha solicitado ayuda, y en el peor profundizará y empeorará no solo su sintomatología original sino, y sucede en ocasiones, producirá nuevas perturbaciones, a veces hasta con rasgos de tipo sicótico.

http://www.psicologosperu.com/