domingo, 13 de septiembre de 2009

VIGOREXIA

VIGOREXIA, ADICCIÓN AL GIMNASIO, COMPLEJO DE ADONIS O DISMORFIA CORPORAL

Mg. Robert Briceño Alvarez

I. ANTECEDENTES Y DEFINICIÓN

Ø La vigorexia fue descubierta recientemente y denominada por el psiquiatra estadounidense Harrison G. Pope del Hospital Mac Lean de la Facultad de Medicina de Harvard en Belmonte (Massachusetts), y sus colegas de las Universidades de Providence y de keele: “Enfermedad mental de última generación que se caracteriza por la obsesión en torno al culto del músculo y afecta principalmente a los hombres”.
Ø Harrison Pope identificó a sujetos enfermos de vigorexia que por lo general suelen poblar los gimnasios. Es decir, aparece cuando el deporte no tiene un objetivo claro y se convierte en una actividad descontrolada.
Ø Suele sucederles a personas que practican deporte por su cuenta y no cuando se hace en grupo o con unas reglas claras.
Ø Aunque a la vigorexia se le denomina "la anorexia de los 90" es un trastorno mental diferente, no es estrictamente alimentario, pero sí comparte la patología de la preocupación obsesiva por la figura y una distorsión del esquema corporal.
Ø La vigorexia todavía no está incluida en los manuales de trastornos psicológicos o psiquiátricos y se le considera una dismorfia corporal.
Ø Los pacientes aquejados de vigorexia comparten con los dismórficos y anoréxicos los mismos pensamientos obsesivos y siguen unos rituales estereotipados ante el espejo que les devuelve su imagen distorsionada.
Ø Es un trastorno serio, generalmente masculino, que se manifiesta en una adicción a tener un físico musculoso.
Ø Los afectados son en su mayoría hombres entre 18 y 35 años que comienzan a dedicar demasiado tiempo, entre tres y ocho a más horas diarias, a esa actividad y le restan tiempo a sus labores u ocupaciones cotidianas.
Ø La vigorexia, es un concepto opuesto a la anorexia, proviene del vocablo “vigor” que significa fuerza y “exia”, apetito, es decir el hambre por tener más fuerza. (Luis García Betancourt, doctor en fisiología).
Ø Los expertos definen la vigorexia como una obsesión permanente por conseguir un cuerpo perfecto desde un punto de vista estético y físico buscando, por lo general, sacar músculo a toda costa.
Ø “Es un trastorno que padecen aquellas personas que tienen una imagen distorsionada de la realidad y de su propio cuerpo; se suelen ver muy poco musculadas y adoptan comportamientos anormales como un exceso de ejercicio, conductas alimentarias trastornadas e incluso recurren a ayudas farmacológicas”, explica Javier Silvarrey, subdirector de la Escuela de Medicina Deportiva de la Universidad Complutense de Madrid.
Ø El propio Dr HG Pope, que describió la enfermedad por primera vez en 1993, la bautizó como la anorexia reversa, aunque este nombre no fue totalmente adecuado, por eso en sus últimas obras prefiere usar el término de "Complejo de Adonis".
Ø Desde luego, aunque los hombres son los principales afectados por la vigorexia, es una enfermedad que también afecta a las mujeres.
Ø Por otro lado, aunque comparte ciertos aspectos con la anorexia, la bulimia, la dismorfia corporal, y otros trastornos de la alimentación, la vigorexia tiene algunas características propias.
Ø Sin embargo, la vigorexia, más se encuadraría dentro de un grupo de trastornos denominados dismorfias corporales, sufridos por aquellas personas que no se sienten a gusto con su propio cuerpo y se obsesionan con la mejora de ciertos defectos físicos.

II. SIGNOS Y SÍNTOMAS
  • Sustituyen alimentos básicos por hidratos de carbono y proteínas. Dietas bajas en grasas
  • Obsesión por verse musculoso lo que conlleva a mirarse constantemente en el espejo.
  • Se pesan varias veces al día, y hacen comparaciones con otros compañeros de gimnasio.
  • Abandonan actividades para estar en gimnasios día y noche.
  • Preocupación obsesiva por la figura y una distorsión del esquema corporal.
  • La enfermedad va derivando en un cuadro obsesivo compulsivo.
  • Se depilan y se untan aceites para que los músculos impresionen más.
  • Poseen un ideal personal de belleza física.
  • Olvidan los compromisos sociales.
  • Dejan de lado actividades personales y profesionales, para dedicar todo su tiempo al gimnasio.
  • Compran revistas sobre físicoculturismo o de cuerpos atléticos.
  • Consumen sustancias para aumentar la masa muscular.
  • Entrenan sin un objetivo claro.
  • Desean un cuerpo que despierte el deseo, la envidia y admiración.
  • Se autocritican.
  • Indagan sobre pastillas o suplementos vitamínicos que pueden usar para 'ayudarse'.
  • Ponen demasiado" interés por anabolizantes y demás productos dopantes.
  • La mayoría abusan desmedidamente de los anabolizantes esteroideos
  • Invertir todo el dinero en sustancias que ayuden al crecimiento muscular (hormonas).
  • Inyectarse, a escondidas, sustancias.
  • Sentimientos de culpa.
  • Alteraciones nutricionales, metabólicas, androgenización, deformaciones óseas y problemas articulares por las hipertrofia y el sobreesfuerzo.
III. CAUSAS


3.1. BIOLÓGICAS

• Por desequilibrios en los niveles de serotonina y otros neurotransmisores cerebrales.
• La explicación biológica de esta enfermedad es que el excesivo ejercicio físico produce desequilibrios entre neurotransmisores cerebrales y la práctica continuada de ejercicio hace que la secreción de endorfinas acabe siendo un componente adictivo.

3.2. SOCIOCULTURALES
  • En las tres últimas décadas, la perfección física, el culto al cuerpo, los cánones de belleza se han convertido en uno de los objetivos principales para gran parte de la población de las sociedades desarrolladas.
  • Tener un cuerpo atlético y musculoso, es el estereotipo de la masculinidad y en la sociedad actual significa la aceptación de los demás.
  • En una sociedad tan competitiva las personas necesitan hacer esfuerzos externos por sobresalir.
  • Educativas (el aspecto se convierte en sinónimo válido de éxito, felicidad, autocontrol e incluso salud)
  • La fuerte presión social que: “Innegablemente, en nuestra sociedad, la carne vende".
  • La presión de los medios de comunicación ha desempeñado un papel esencial en la extensión de esta patología. Desde el cine y la publicidad se difunde el modelo de hombre fuerte, atlético y musculoso como prototipo de salud, éxito y que son admirados y bien vistos por las mujeres, lo cual puede causar una obsesión por el culto al cuerpo así como frustración en los hombres cuya complexión no se adapte a estos cánones.
3.3. PSICOLOGICAS

• Historia de no haber sido aceptado o haber sido cuestionado sobre su apariencia física.
• Baja autoestima.
• Sentimientos de debilidad, falta de atracción y hasta desconfianza.
• Perfeccionismo, el miedo al fracaso, el temor a no encontrar pareja o sentirse menos que los demás.
• Los vigoréxicos suelen ser personas poco maduras, introvertidas, con problemas de integración y seguridad y baja autoestima, que piensan que tienen poco atractivo entre el sexo opuesto debido a su aspecto físico. Harrison G. Pope, psiquiatra del Hospital Mc Lean, de Boston, indica en sus estudios que la vigorexia puede ir acompañada de otras alteraciones psicológicas, como la ansiedad, la depresión y los trastornos obsesivos compulsivos.

http://www.psicologosperu.com