jueves, 29 de octubre de 2009

TERAPIA PARA PAREJAS

GUESTALT Y PROGRAMACIÓN NEUROLINGÚÍSTICA EN EL ABORDAJE DE LA TERAPIA DE PAREJA

Normalmente el Vivir en pareja es un proceso de crecimiento que exige flexibilidad, cambios en la comunicación y apertura hacia el otro.

Sucesos como la llegada de los hijos y el período de crianza debilitan los espacios de intimidad y conversación, las exigencias laborales limitan los tiempos juntos
convirtiendo en rutina los afectos y la relación.

Cada etapa del desarrollo de la pareja es un cambio, frente al cual sería conveniente detenerse y redefinir lo que se quiere y el como se quiere, rediseñando la relación en acuerdo con el otro y sin dejar pendiente conversaciones, temas de desagrado y fortaleciendo así los afectos.

Aprender mejores formas de comunicación, comprender al otro y aceptarlo en su proceso de crecimiento y crecer en conjunto, es el desafío que todos tenemos.

La Terapia de Pareja, como espacio protegido permite volver a reencontrar los pilares de la relación, aprender a comunicarse positivamente, desarrollar habilidades de empatía hacia la pareja y los hijos, aprender a escuchar desde el otro y traer nuevamente a la relación los espacios de respeto, aceptación y reconocimiento del otro como una persona distinta a nosotros.

El proceso de la terapia lleva a desarrollar nuevos esquemas de comunicación con la pareja, cambios a modelos más eficientes de interacción, aprendizaje y nuevos
métodos de resolución de problemas. Es decir, restablecer el diálogo interrumpido, reubicarse en el tiempo y el espacio para construir los proyectos y sueños pendientes, aprender nuevamente a conocer al otro en su situación actual y crecer con él o ella nuevamente en una mejor relación para ambos.

En mi vida profesional, he tenido la oportunidad de atender parejas que han podido redefinir su relación, y aprender a rehacerla para disfrutar del proceso de disfrutar la de relación y tener su propio espacio de desarrollo.

En este sentido, logro beneficios adicionales entrelazando técnicas de la gestalt con los aportes de los ejercicios de la PNL, interaccionándolos de tal forma que generen el “Darse cuenta” en el “aquí ahora”, lo que motivará el autoapoyo en los propios recursos en donde cada uno es lo que es en beneficio de los dos, sin que a veces sea necesaria la experiencia del dolor.

Obviamente, como en cualquier enfoque tradicional, primero se requiere tener claro los objetivos de la pareja, es decir, ¿que es lo que cada uno espera del otro? Conocer también ¿que es lo que desean compartir?, ¿cual es la responsabilidad que cada uno va a asumir? ¿Qué tipo de creencias tiene cada uno? ¿Cuáles son sus valores y prioridades? ¿Cómo es su familia de procedencia? ¿Cómo está la autoestima de cada cual?, entre otros.

La filosofía gestalt determina que una pareja estructuralmente funcional es aquella donde sus miembros “Piensan lo que piensan”, “sienten lo que sienten”, “saben lo que
saben”, “Son lo que son”. Es decir “Son lo que son” sin culparse por ello de lo que “Son”.

En otros términos fundamentalmente estamos hablando de honestidad, respeto y responsabilidad.

La mixtura con las técnicas de Programación neurolingúística, fundamentalmente nos permitirá modificar aunque sea una parte de la estructura, de modo tal que así
cambiará toda la estructura.

El instalar en las partes de la pareja las presuposiciones básicas como:

*Cada una de las partes comprenderá que todo comportamiento tiene una función positiva y que cada comportamiento sea cual sea constituye la mejor elección que
puede hacer, teniendo en cuenta las opciones que se disponen en el momento de actuar.

*No podemos dejar de comunicarnos.

*El que sea más flexible logrará el mejor control.

*El significado de la comunicación es la respuesta que se obtiene.

*No pensar en el problema sino en los objetivos.

Por otro lado, el uso de los “canales representativos (visuales, auditivos y Kinestésicos) de acuerdo al tipo de persona potencian las técnicas gestalt. Las submodalidades permiten un mejor resultado sobre todo a nivel inconsciente.

El conocer como cambiar el “Mapa” de cada uno e identificar situaciones limitadoras para instrumentalizarlas y más bien sacar de ellas lo bueno.

PNL permite además detectar los mecanismos con los que actúan las personas (generalización, distorsión y eliminación), es decir se potencia el “Darse cuenta”.
Se pueden así mismo intervenir realizando modificaciones en uno y otro buscando un estado deseado.

El permitir revivir un recuerdo, situando fuera de la situación o acción, viéndose incluido en la escena en calidad de observador (disociado) permitirá un mejor análisis, comprensión y manejo emocional de la situación.

Se puede inducir estados deseados y resucitar experiencias en su totalidad actualizándolas solo una parte mediante el “anclaje” estableciéndolos según cada cual
(auditivos, olfativos, gustativos, kinestésicos).

El logro de que la pareja recupere los recursos que tuvo en situaciones vitales, cuando estuvo “mejor que nunca”, en plena posesión de sus fuerzas y facultades, en una disposición magnífica y pueda, anclándolas, reactivarlas en momentos necesarios.

http://www.psicologosperu.com/