martes, 29 de diciembre de 2009

PORNOGRAFIA Y PSICOLOGIA

Por Dra. Gail Saltz
Contribuyente TODAYshow.com

El delicado tema de la pornografía: ¿Es realmente tan "dañina"?

Pregunta: Dra. Gail, ¿puede explicarnos por qué la pornografía es "dañina"? Los hombres son criaturas visuales. Si la masturbación está permitida, ¿qué se supone que vamos a ver mientras nos masturbamos? La pornografía es la expresión visual de las fantasías. La mayoría de mujeres no hace porno para sus esposos o novios en estos días, ya que tienen miedo de que puedan aparecer en internet. Así que tenemos que encontrar nuestro estímulo visual en los "profesionales" en la industria pornográfica. Insisto, ¿por qué es esto dañino exactamente?

Respuesta: No es dañino en sí. Usted parece tener el prejuicio o la opinión popular de que las mujeres consideran que la pornografía es dañina. Si es dañina o no, depende en gran medida de cómo se utiliza y de la reacción de su pareja a la misma.

Los hombres son criaturas visuales, y también lo son las mujeres. De hecho, en investigaciones recientes mediante un monitor de medición de excitación se ha demostrado que, aunque las mujeres declaren que no se excitan viendo pornografía, el monitor indica que sí se excitan. Entonces, al menos inconscientemente, ellas sí consideran que la pornografía es estimulante.

Toda mujer que rehúse hacer porno para su pareja sabe pensar. Puede haber consecuencias terribles para aquellas cuyas imágenes pornográficas terminen en las manos equivocadas. No es prudente hacer pornografía donde usted participe.

Aparte de eso, la pornografía es una herramienta potencial de goce sexual. No estoy hablando de pornografía que perjudique a los participantes de la misma sino de pornografía a la que los adultos han dado su consentimiento. Puede ser útil no sólo para los hombres, sino para las mujeres y las parejas que lo utilizan con la finalidad de disfrutar sexualmente y tener relaciones sexuales sanas y positivas.

El problema es que ver pornografía tiene el potencial de evolucionar negativamente, dependiendo de cómo se utiliza. Si se usa repetidamente o en forma adictiva, o para reemplazar a una relación sexual saludable, entonces estamos hablando de excesos. Algunas mujeres se quejan de que sus hombres actúan secreta y sigilosamente, y prefieren ver porno antes que estar con ellas. Una vez que se empieza a mentir, utilizando la pornografía en forma más obsesiva en vez de como un recurso ocasional, o asumiendo riesgos con el fin de ver pornografía, es probable que se esté lidiando con una adicción a la pornografía y eso es lo que es "dañino".

Ciertamente, algunas mujeres se sienten inadecuadas al lado de voluptuosas actrices porno jóvenes, y sus inseguridades a veces son justificadas, sobre todo si su pareja las hace sentir mal por ello. Y algunos hombres se vuelven insensibles ante la normalidad de los cuerpos femeninos, esperando que los cuerpos idealizados que ven en las imágenes pornográficas también existan en la vida real. Por tanto, hombres y mujeres deben compartir con sus parejas tales sentimientos. Si esto es un problema, se puede utilizar las cintas de sexo educativo que incluso muestren actos sexuales, pero que presenten gente con cuerpos más promedio y reales.

El verdadero problema consiste en cómo se utiliza la pornografía. La mejor forma de usarla es con su pareja como un preludio a un momento fantástico en la cama; entonces no habría problema al respecto.

La pornografía es dañina si interfiere negativamente en la vida de las personas o en las relaciones.

http://www.psicologosperu.com/
Publicar un comentario en la entrada