miércoles, 30 de diciembre de 2009

TERAPIA DE PAREJA

¿CUÁNDO ES EL MEJOR MOMENTO PARA ACUDIR A UNA TERAPIA DE PAREJA?

Cuando hay signos de alarma que indican que la relación se está deteriorando, por ejemplo: conflictos recurrentes, malentendidos, peleas o indiferencia. Lo importante es acudir en el momento en que se detecte, lo antes posible, favoreciendo un mejor pronóstico.

Es fundamental que en la terapia de pareja interactúen los dos miembros de la pareja, ya que este tipo de terapia es cosa de dos. El principal problema en el fallo de la terapia de pareja es que se acude al profesional cuando ya no hay solución.

PROBLEMAS MÁS FRECUENTES

La falta de comunicación es el más frecuente. Puede manifestarse en discusiones inútiles y destructivas en las que se hace sufrir y se sufre tremendamente sin llegar a ninguna solución. También puede ocurrir lo contrario, que no se hable y que la relación vaya muriendo. La vida laboral frenética puede contribuir a causar una crisis de este tipo.

Otro problema frecuente es la ausencia de tolerancia hacia las peculiaridades del otro. En una pareja cada miembro aporta una educación, una formación, y unas experiencias diferentes, y muchas veces nos empeñamos en querer modificar las cosas que nos molestan del otro, en vez de enriquecernos con las experiencias y vivencias que nos ofrece.

MÉTODO DE INTERVENCIÓN

La duración de cualquier terapia depende, en primer lugar, del problema que se presente, pero sobre todo, de los pacientes. Va a estar en manos de su actitud, del cariño que se tengan y de la motivación y confianza que tengan ambos en la terapia.

Normalmente la persona que detecta el problema acude sola a consulta y describe su problema; a la siguiente sesión acude el otro miembro de la pareja para dar su punto de vista y así el terapeuta pueda evaluar la situación actual de la relación. A partir de ese momento acuden ambos las sesiones necesarias para la resolución del problema.

¿EN QUÉ CONSISTE?

La terapia de pareja no se basa sólo en que los dos miembros de la pareja hablen, se comuniquen, sino que tiene como objetivo cambiar y aprender nuevos comportamientos, de manera que mejore su convivencia.

Normalmente se explican las tareas en la consulta, como por ejemplo cómo dialogar sin discutir, cómo tomar en cuenta las necesidades del otro, y luego lo practican en casa. Se trata de un trabajo que no sólo depende del terapeuta sino también de que la pareja sea constante y responsable con sus directrices.

¿ES REALMENTE EFECTIVA?

Las estadísticas indican que la gran mayoría de las parejas que acuden a terapia, alrededor de un 85%, han obtenido una sanación en su convivencia. Cuando los miembros de la pareja acuden con grandes deseos de lograr una mejoría de la relación, aprovechan mejor la terapia y la efectividad es mucho mayor.

¿CUÁLES SON LOS BENEFICIOS A LARGO PLAZO?

La pareja se beneficia en que se dictan nuevos parámetros de convivencia, basados en el mutuo respeto, la fidelidad y la armonía. Se regeneran aquellos aspectos de la comunicación que han causado daño. En general, la pareja reconduce su relación hacia un ámbito armónico, lo cual repercute en una mayor tranquilidad emocional, que se va a reflejar en el ámbito personal y familiar.

http://www.psicologosperu.com/