jueves, 4 de marzo de 2010

EQUINOTERAPIA

La Equinoterapia es una herramienta maravillosa que utiliza al caballo como coterapeuta. Es una solución para muchas patologías, especialmente aquellas que están vinculadas con el desarrollo psicomotriz de niños, niñas, adolescentes y adultos.

¿A quiénes se le aplica?

Esta técnica de rehabilitación se aplica a niños, niñas, adolescentes y adultos, con necesidades especiales, que padecen discapacidad motora, tales como parálisis cerebral, paraplejia, espina bífida, lesiones cerebrales, esclerosis múltiple, distrofia muscular y poliomielitis. También la Equinoterapia es recomendada para los niños con discapacidad mental que sufren las patologías de síndrome de Down, autismo, retraso mental y psicosis. Es útil además para sordos, invidentes, trastornos de conductas, dificultad de aprendizaje, problemas afectivos, hipoactividad, ansiedad, fobias, anorexia y bulimia, entre otras dificultades.

El desplazamiento del equino produce una estimulación psicoterapéutica, ya que moviliza el centro de gravedad del jinete con una cadencia variable, rítmica y repetitiva. Esos movimientos producen vibraciones que son transmitidas por la médula, con una frecuencia de 180 oscilaciones por minuto, y esa información es la misma que recibe el cerebro cuando una persona camina. El caballo es el único animal que produce este estímulo neurológico a través de su movimiento tridimensional. Se cuenta igualmente con el incremento en el estímulo de la plasticidad neuronal, haciendo posible la experiencia de movimientos y posturas, en casos de imposibilidad de mantenerse de forma autónoma debido a problemas neurológicos. Sirve, asimismo, en la realización del vínculo para afianzar conceptos de identidad, desarrollar criterios de autoridad, trabajos de autoestima, para tratar trastornos del estado de ánimo por uso de sustancias, de conducta alimentaria, trastornos de aprendizaje y del sueño, de control de impulsos y de personalidad.

http://www.psicologosperu.com