miércoles, 10 de marzo de 2010

¿TE CASASTE CON TUS PADRES?



Fuente: Revista Mamá & Mujer, No. 4, marzo 2010

¡Cuidado! No cortar el cordón umbilical puede arruinar tu matrimonio

¿Eres de las que ni un día puede dejar de ver a sus padres? ¿Que no decides nada si no cuentas con su aprobación? o ¿que eres capaz de cancelar una cita con tu esposo por ir de compras con ellos? ¡Cuidado! que este exceso de cariño –como dirían algunos- no es otra cosa que una fuerte dependencia que puede acabar con tu relación. Reflexiona, estás a tiempo de cambiar tu historia.

Muchos de los que están fuera de esta escena pueden decir: “¡Qué buena hija!” “Todos los hijos deberían ser así” Sin embargo, no comprenden la dimensión del problema que esta ‘buena acción’ ocasiona a sus protagonistas (tú y él).

Cuando resulta difícil romper el cordón

Amar en exceso a los padres, considerarlos perfectos y sentirse extremadamente responsable por ellos, son rasgos -aunque tú no lo veas de esta manera- de una personalidad dependiente y que puede poner en riesgo tu matrimonio.

El psicólogo Luis Venegas, especialista en relaciones de pareja, afirma que ello mayormente ocurre cuando los padres han sido –o son- demasiado sobreprotectores: “Esto hace que el niño o niña crezca sintiéndose una persona insegura e incapaz de vivir su propias vida”, explica.

Del engreimiento a la dependencia hay un solo hilo

Esta conducta puede presentarse en varones, pero es más marcada en las mujeres. Son aquellas que desde niñas fueron muy engreídas, infantiles y con conductas de baja autonomía. Además tienen poca tolerancia a la frustración. De adultas, buscan una pareja complaciente y siguen este patrón pero, muchas veces, al inicio de la relación, la pareja no se da cuenta.

Estas son algunas situaciones que las delatan:

 Imponen a su pareja la obligatoria visita de fin de semana a sus padres –en especial, si viven lejos- porque se sienten totalmente responsables por ellos.

 Si trabajan, y reciben el apoyo de sus padres en el cuidado de los hijos y la casa, los dejan resolver todos los problemas. Total, ‘ellos saben mejor que nadie lo que hacen’.

 Incorporan en casi todas las actividades familiares, a sus padres (un viaje o un paseo, por ejemplo).

‘¿Mamitis, yo? ¡Ni hablar!’

“Ellas no toman conciencia del daño que esto puede causar a su relación de pareja”, reitera el Dr. Venegas. Difícilmente aceptan que sus actitudes puedan traer problemas en su relación. Es más, piensan que las quejas de su pareja son injustas y, debido a su inmadurez, culpan de todos los problemas a su pareja y correrán al lado de sus padres ante cualquier discusión.

Signos de que ‘algo’ anda mal

 Los padres se entrometen en los asuntos de pareja.

 Él suele sentirse desatendido y poco valorado, porque sus opiniones no son tomadas en cuenta.

¡Cambia! ¡Sí es posible!

Si leíste estas líneas y no quieres echar a perder tu relación, toma conciencia de lo que has estado haciendo y trabaja en ciertas áreas:

 Autoestima. Aprende a quererte con virtudes y defectos.

 Logra tu independencia afectiva. Antes que nada, aprende a amarte a ti misma. Promueve la valoración del "yo", para crecer y buscar un camino propio.

 Toma tus propias decisiones. Sabemos que te costará, pero establece prioridades entre tu nuevo hogar y tus padres.

 Ponte en los zapatos de él. Y piensa: ¿cómo me sentiría en su lugar?

 Auto-realízate. Busca espacios para ti sola, comienza por tomar decisiones pequeñas como tomar un curso corto y trabaja en grupo. Esto te ayudará a crecer con independencia.

 Crea nuevas rutinas sin papis. ¡Inténtalo! Y sin remordimiento de culpa. Luego se te hará más fácil y disfrutarás en pareja.

Preguntas al especialista:

¿Los hijos dependientes repiten la historia con sus propios hijos?

Es muy común que una mujer dependiente le inculque los mismos patrones con que ella fue criada, a sus hijos. Es decir, formará hijos dependientes para que se repita el ciclo y no se sienta desplazada por sus futuros yernos o nueras.

¿Cómo marcar distancia con los padres sobreprotectores?

Explícales que ahora debes velar por tu relación de pareja y la nueva familia que estás formando. Quizás ellos luchen contra eso, pero al final, lo aceptarán, porque te aman.

Agradecimiento a:
Luis Venegas
Psicólogo y Psicoterapeuta de Parejas
www.psicologosperu.com