martes, 2 de marzo de 2010

TUS DONES Y TALENTOS

¿Acaso sientes desánimo al ver a personas con “grandes aptitudes”?

La verdad muchos creen que son sobrenaturales o irrepetibles.
Pero no es así, mas allá de haber una ilimitada variedad, conviven en distintos seres.
Con esto quiero dejar en claro, que cada don o talento proviene de DIOS.
El los repartió a cada uno según su plan futuro.

Ahora bien, te preguntaste alguna vez ¿Cuál es el mío? o ¿Qué tengo yo?
Esto tendría que motivar la búsqueda de cada uno.
Porque tiene gran importancia este mandato de DIOS.
El quiso que fueras tú quien lo administre.

Te cuestionarás la finalidad del don; mas allá de satisfacer tu vida, este apunta a al crecimiento y ayuda a los demás.

Puede que: cantes, escribas, dibujes, tengas amor para dar, simpatía o cuantas cosas más del vivir cotidiano.
Él sabe a quien se las dio y para que propósito.
"Así que no pierdas tiempo, descubre tu talento".
Mientras no lo usas, piensa.
Hay personas sufriendo por la falta de esa esencia que solo tú puedes dar.
Así que “despierta”; muchas personas necesitan de ti en este momento.

Tu talento necesita ser usado cada día, para encontrar la mejor manera de actuar.
Solo estate atento a las cosas comunes como esenciales, y allí estará oculto ese don listo para usar.
No te angusties si aun no lo conoces; DIOS en su infinita misericordia te va a guiar.

“CUANTO MÁS LE PREOCUPARÁ A ÉL, SI ES QUIEN LO RESERVÓ PARA TI”

Por: Enzo Fabio Gómez

Hay diversidad de dones, pero un mismo Espíritu; y hay diversidad de funciones, pero un mismo Dios que obra en todos.

En cada uno se manifiesta el Espíritu para bien común.

Y así, uno recibe del Espíritu la habilidad de hablar con palabras de sabiduría. Ese mismo Espíritu le da a otro la habilidad de hablar con conocimiento y a otro le da fe.

Hay quien, por el mismo espíritu, recibe el don de sanar a los enfermos; y otro, por el mismo Espíritu, el poder de reconocer cuando habla el Espíritu de Dios y cuando habla algún otro espíritu.

A éste le ha concedido la habilidad de hablar en varias lenguas, y a aquél le da la habilidad de interpretarlas.

Todo eso lo hace el mismo y único Espíritu , repartiendo a cada uno en particular según su discreción.

http://www.psicologosperu.com/