miércoles, 23 de junio de 2010

TENGA UN TONO DE VOZ SEGURO

Si usted suena como una persona segura será más probable que los demás lo tomen en serio y que lo que tenga que decir suene más interesante. Aprenda algunas técnicas para ayudarse a controlar, proyectar y entonar la voz y así lograr un tono de autoridad.

CONTROLE LA VOZ

Para sonar como una persona segura usted debe ser capaz de controlar la voz.
Los nervios pueden hacer que su tono oscile y que comience a hablar con un timbre más agudo, de manera que suene jadeante o chillón.
Esto se debe a que tiende a respirar más rápidamente con la parte superior del pecho, lo que también puede hacerlo sonar como si estuviera luchando por respirar.
La clave para controlar la voz es bajar el ritmo de la respiración hasta un nivel normal.
Si es posible, haga una pausa para tomar un poco de agua.
No trate de luchar contra sus nervios porque se pondrá más tenso.
Respire lentamente y recuerde que los nervios terminarán por pasar.

HAGA EJERCICIOS DE RESPIRACION

Controle la respiración y sienta el efecto calmante de respirar profundamente.
Imagine que cuando inhala, respira tranquilidad, y cuando exhala, bota la tensión.

PUNTO CLAVE

Una buena respiración ayuda a controlar la voz y a sonar más relajado y en control.

TOME NOTA

Cuando se está hablando, es muy fácil comenzar a hablar entre dientes, por eso asegúrese siempre de vocalizar.
Hable a un ritmo que la gente pueda seguir fácilmente; nadie tiene por qué esforzarse por escuchar lo que usted está diciendo.

MEJORE LA PROYECCION DE LA VOZ

Grabe su voz y ensaye distintos tonos para darse cuenta de cómo se oye y se siente cada uno.
Haga el ejercicio varias veces hasta lograr el tono deseado.

APRENDA A MANEJAR EL TONO

Una voz clara y de tono grave transmite seguridad, mientras que una chillona indica nerviosismo.
Al hablar, los buenos oradores, como los presentadores de noticias y los políticos, suelen bajar el tono con el fin de transmitir una mayor sensación de convicción y seriedad.
Para sonar más convincente, baje con más frecuencia el tono de la voz.

CONSEJOS PRÁCTICOS

Cuando sienta que tiene la garganta muy apretada, trate de bostezar unas cuantas veces (con discreción) para ayudarse a relajar los músculos.
Si está nervioso, trate de suspirar suave y discretamente. Esto bajará automáticamente el ritmo cardiaco y de la respiración, y le devolverá el control de la voz.
Cuando la voz le comience a temblar, haga una breve pausa y dése tiempo para tomar aire.

http://www.psicologosperu.com/
Publicar un comentario en la entrada