martes, 13 de julio de 2010

ADOPTADOS

Una vez escuché a un grupo de muchachos que se estaban burlando de un niño de la escuela que era hijo adoptivo.

Le dijeron a él: ”Tú no eres el verdadero hijo de tu papá”.

El se aguantó lo más que pudo, pero al final les contestó: ”Lo único que les puedo decir es que mi padre me escogió a mí, pero sus padres no pudieron hacer otra cosa que aceptarlos a ustedes”.

-----------------------------------------------------------------

Rosie:

Tengo el honor de ser adoptada. Los niños adoptados son escogidos y son regalo de Dios. Me acuerdo que mi mamá me decía cuando era chiquita que yo no había nacido de su barriga pero que su corazon sí se puso grande... grande por el amor tan grande que me tenía.

-----------------------------------------------------------------

Querer a tus hijos biológicos es natural, instintivo y, en cierto modo, sencillo. Sin embargo, querer a un hijo adoptivo es uno de los amores más grandes del mundo y también requiere tener ciertas capacidades y entendimiento.
Tener en cuenta que no todas las personas hemos venido a este mundo para casarnos y tener hijos; sino habría una sobrepoblación.
Aquí hay que tener una grandeza de alma y de conciencia para comprender los designios de Dios.
Descubrir tu misión en la Vida. Eres un enviado de Dios para cumplir una MISION ESPECIAL en este mundo. Por algo estás aquí y permaneces aún, porque aún requieres completar aquello a lo que has venido a esta Tierra.
Desde cierto punto de vista, todos somos seres espirituales que pasamos por esta vida para aprender alguna lección.
Muchas personas se cierran mental y emocionalmente y piensan en forma egocéntrica: "primero yo, segundo yo y tercero yo", todo yo, por qué a mí, yo quiero, yo esto, yo aquello, yo lo otro...
En este caso incluso hago referencia a aquellas personas que se DEPRIMEN y se DESESPERAN por querer tener un hijo biológico a como dé lugar. Muchas veces yendo contra la voluntad de Dios. La Madre Naturaleza te está enviando un mensaje; sin embargo, tú quieres hacer tu voluntad.
Una de las mayores muestras de amor es el cuidar, educar y formar a un angelito que no tiene nuestros genes, pero que una vez que lo conoces en esta Vida ya no puedes dejar de encariñarte con él y quererlo.
¡Qué maravillosa la vida de aquel que ha venido a este mundo para alegrar la vida de un angelito que, de otro modo, hubiese crecido sin sentir el cariño y afecto de un padre o de una madre!
Si eres un padre o una madre, un padrino o una madrina, que ha adoptado a un niño, desde aquí te hago llegar mi más grande admiración y sincero aprecio.
Te felicito por la obra que estás llevando a cabo.
Gracias a que exististe, alguien (que probablemente no hubiese tenido a nadie en este mundo) vivió mejor.

http://www.psicologosperu.com/