miércoles, 14 de julio de 2010

DAMAS DE COMPAÑIA

ESTILOS PSICOLOGICOS DE PERSONALIDAD DE MUJERES ADULTAS JOVENES DEDICADAS A LA PROSTITUCION

Cabe señalar que el término prostitución o Trabajo Sexual Comercial (TSC), es definido por la Organización Mundial de la Salud (OMS) como toda "actividad en la que una persona intercambia servicios sexuales a cambio de dinero o cualquier otro bien" (OMS 1989, citada en Bizarroque-Hidalgo, 2003). En este sentido, la "profesión", si puede considerarse de esta forma, está explícita por diferentes grados o tipos de prostitución, considerando su estatus, ubicación y forma de consecución de los clientes. En algunas sociedades, como las de la antigua Grecia y el moderno Japón, esta clasificación puede institucionalizarse, de forma que las mujeres pertenecientes a los distintos grados de prostitución reciben diferente preparación y desempeñan roles sociales diversos. Aunque su clasificación es más popular -por lo que no aparece bibliografía científicamente sustentada-, se puede definir en: La prostitución callejera: el grado más bajo de prostitución, ejercida en forma abierta, las mujeres buscan a sus clientes en los lugares públicos. En casi todas las sociedades son marginadas y es considerado una deshonra el asociarse con ellas para fines que no sean sexuales. En esta clase de prostitución no hay criterio selectivo que valga; se atiende a todo tipo de clientes. La prostitución telefónica: las mujeres que la practican permanecen en sus apartamentos por razones de su oficio, los cuales les sirven de vivienda y negocio. Sus citas las realizan por teléfono. Los clientes tienen conocimiento de ellas a través de otros clientes o de otros agentes, pues, "se anuncian en revistas, panfletos especializados y prensa de todas las clases" (Acuña & Cañas, 1996, p. 77). La prostitución "prepago": es la prostitución de categoría más alta y por lo tanto las mujeres que la ejercen no siempre pueden identificarse como tales. Son lo suficientemente presentables, bellas y preparadas académicamente como para aparecer en público con sus clientes y ser sus compañeras temporalmente, además de tener relaciones sexuales con ellos. Son frecuentemente contratadas por agencias proxenetas, por compañías de negocios y otras organizaciones como parte de la hospitalidad ofrecida a los clientes y visitantes oficiales; la hospitalidad en tales casos es considerada más cortés si la joven no aparece como "profesional" de la prostitución.

En la bipolaridad de Individualismo - Protección, se presenta el estilo psicológico de individualismo, caracterizándose por la excesiva confianza en sí mismas más que en los demás. Existe en ellas una muestra clara de haber aprendido, "que el máximo placer y el mínimo dolor se consiguen centrándose únicamente en sí mismos" (Millón, 1991 p. 79). Toman decisiones sin consultar a nadie, pues no perciben la necesidad de recabar opiniones ajenas ni de contar con la aprobación de los demás. Se esfuerzan por superar obstáculos que podrían impedir la actualización del potencial que creen tener y tratan de convertirse en lo que consideran que están destinadas a ser. "Cuando su conducta no se encauza adecuadamente, pueden llegar a ser egocéntricas, indiferentes a las necesidades y prioridades de los demás y atentas por sobre todo a sus propios intereses" (Millón, 1991 p. 37).

Por otra parte, en cuanto a los Modos o Estilos Cognitivos (EC) y sus cuatro bipolaridades, las cuales se refieren a los estilos o modos de procesamiento de la información, la muestra presenta el estilo psicológico de Extraversión en la primera bipolaridad de esta área. Esta función se relaciona con las fuentes a las que recurren las personas para adquirir conocimientos sobre el mundo, bien sea si se dirigen hacia sí mismos o hacia los otros, y está claro que las mujeres que ejercen la prostitución "prepago" se caracterizan "por el interés puesto en el objeto externo, la sensibilidad y la disposición a aceptar los acontecimientos externos, el deseo de influir en los sucesos y ser influido por ellos, la necesidad de participar y seguir la corriente, la capacidad de soportar el bullicio y los ruidos de todas las clases y, en realidad, de disfrutar de ellos" (Jung, 1937 /1971, citado por Millón, 1994).

Es preciso recordar aquí que Millón propone que a partir del conocimiento de los defectos o desequilibrios en las bipolaridades descritas por él (Millón, Ederly & Davis, 1995), es posible derivar de forma lógica los trastornos de personalidad. Conforme a esto, puede deducirse que el predominio excesivo de individualismo en combinación con la extraversión, denota una personalidad que se satisface siendo el centro de la atención, para lo cual buscan activamente el refuerzo de los demás y pueden llegar a ser demandantes, desconsiderados y pretenciosos con expectativas de recibir un trato de favor especial o de que se cumplan automáticamente sus intereses.

Por su parte, en la bipolaridad de Sensación - Intuición, la cual tiene relación con la forma como las personas reciben la información, existe predominio de la variable sensación, resultando un tanto sorprendente que la calificación está en los extremos de la variable, es decir, aunque predomina la preferencia por la información tangible, la cual hace referencia a que es accesible por medio de los cinco sentidos (sensación); también algunas de ellas prefieren la información intangible, la cual apunta a fenómenos que solo pueden ser captados por medios ignotos, inconscientes y penetrantes, pues carecen de un orden intrínsecamente distintivo y de claridad estructural (intuición). Claro está, como ya se había mencionado, que el estilo que predomina en ellas es la Sensación, favoreciéndose las fuentes que proporcionan información tangible, ordenada y bien delimitada, asequible a través de los cinco sentidos, teniendo su correlato en una amplia diversidad de conductas relacionadas, "como las de elegir acciones pragmáticas y realistas, preferir los sucesos que tienen lugar aquí y ahora, y dirigir la atención a cuestiones que requieren una base fáctica y precisión cuantitativa" (Millón, 1991 p. 44). Posiblemente debido a esto es que las mujeres que ejercen la prostitución "prepago" elijan estudiar carreras relacionadas con los números como contaduría pública, administración de empresas, negocios internacionales, entre otras.

En la bipolaridad de Reflexión - Afectividad, en la muestra se evidencia que la información, una vez registrada por los sentidos es evaluada objetiva y razonadamente, es decir, en ellas impera el estilo psicológico de Reflexión. En este estilo de personalidad existe la preferencia por interpretar la experiencia a la luz de la razón y la lógica. "Los acontecimientos son analizados por medio de la razón crítica con intervención del pensamiento racional y sensato, aumentando la indiferencia afectiva, es decir, reduciendo el ingobernable aporte emocional de los demás y los efectos perturbadores del propio estado emocional" (Millón, 1991 p. 45). Teniendo en cuenta este estilo de personalidad se considera pertinente mencionar ciertas creencias verbalizadas por las mujeres de la muestra en relación con el oficio de la prostitución "prepago", una de ellas es que es un trabajo "común y corriente", otra es que se autodenominan "acompañantes o damas de compañía, no es prostitución": otra es la división que se realiza del cuerpo, ya que alguna de ellas decía "no vendo mi cuerpo, permito el uso de una parte elegida por mí. Estas verbalizaciones indican cierta relación con dicho estilo psicológico, pues denota indiferencia afectiva y predominio del pensamiento objetivo.

En Sistematización - Innovación, la última bipolaridad de transformación cognitiva, la cual tiene que ver con el asunto de si la información es moldeada de manera que se acomode a representaciones mnémicas preexistentes, o bien organizada mediante la imaginación en formas más novedosas. En la muestra predomina la Innovación, definiéndose por su disposición para crear nuevas e imaginativas construcciones cognitivas de representación espontánea. "Se sienten inclinados a buscar ideas y soluciones creativas, por hallar nuevos modos de organizar la información y acumular entropía negativa, por así decirlo, apartándose de lo dado y lo conocido a fin de establecer un nivel nuevo o más elevado de organización cognitiva"(Millon, 1991 p. 46). Este estilo está relacionado con la falta de prejuicios, la espontaneidad, la invención, la informalidad, la impresionabilidad, etc. Quizás este estilo se relacione con la forma de percibir la prostitución "prepago" de las mujeres que la ejercen.

En la última área, Vínculos o Relaciones Interpersonales (RI), las cinco bipolaridades están orientadas hacia los rasgos conductuales, es decir, hacia los rasgos que caracterizan las acciones de la gente. Millón, además, introduce el componente interpersonal; proponiendo evaluar el estilo de relacionarse con los demás. A partir de este modelo elabora cinco pares de polaridades que se cruzan con las estrategias instrumentales activas y pasivas.

En la primera de las bipolaridades conductuales, lo que se puede llamar dimensión de "gregarismo / alejamiento" opone dos estilos interpersonales de relacionarse que representan extremos en el grado de afabilidad y comunicatividad. Aunque la mayoría de las personas se muestran a veces sociables y otras retraídas, esta variable evalúa cómo se comportan de uno de esos modos con más frecuencia que del otro. Pues bien, la muestra se comporta más frecuentemente con el estilo de Comunicatividad, evidenciado en las respuestas que indican que "se desviven por ser populares, confían en sus habilidades sociales, están convencidas de que pueden influir en los demás y cautivarlos, y poseen un estilo personal que las hace agradables" (Millón, 1991 p. 51). Disfrutan participando en actividades sociales y les agrada hacerse de nuevas relaciones y enterarse de sus circunstancias. Las características de este estilo son coherentes con la forma como las mujeres de la muestra se presentan en público, ya que asumen la importancia que le dan a la parte física, como belleza y vestuario, relacionando esto con la popularidad ante los demás, "si eres bonita y estás bien vestida, tienes mejor autoestima y eso se trasmite en lo que dices y cómo lo dices, eso cautiva". Esto, sumado a que escojan carreras como comunicación social, modelaje o actuación son una muestra clara de su necesidad de reconocimiento y contacto interpersonal.

En la bipolaridad Vacilación - Firmeza, la cual contempla las diferencias en el aplomo o serenidad en situaciones sociales, el autodominio, la ecuanimidad y la estabilidad, está presente el estilo psicológico firmeza, siendo característica la osadía que ponen de manifiesto en el trato interpersonal, basada en su fe en sí mismas y en su talento. Son "competitivas, ambiciosas y seguras de sí mismas, asumen con naturalidad posiciones de liderazgo, actúan con decisión y esperan que los demás reconozcan sus cualidades especiales y se esfuercen por complacerlas" (Millón, 1991 p. 52). Aparece aquí, una estrecha relación con lo que se conoce popularmente acerca de la prostitución "prepago", como que son mujeres "aparentemente" muy seguras de sí mismas y talentosas, lo que les favorece un desenvolvimiento adecuado en los eventos sociales en los que aparecen contratadas como "damas de compañía" por sus clientes.

En la bipolaridad Discrepancia - Conformidad, la cual se relaciona con el grado en que las personas desestiman o respetan la tradición, la muestra está en el extremo más elevado de la polaridad "no convencional" (discrepancia) presentando cierta semejanza con la personalidad antisocial descrita por el DSMIV, es decir, son poco convencionales, a menudo procuran hacer las cosas a su modo y están dispuestas a aceptar las consecuencias de esta forma de proceder. "Actúan como lo creen conveniente, sin importarles la opinión de los demás. Propensas a adornar u ocultar la verdad, como también a obrar en el límite de la legalidad, no son escrupulosas, es decir, no asumen las responsabilidades habituales" (Millón, 1991 p. 53). Como puede verse, no es difícil deducir que de este estilo se deriva la posición, antes referida, que la muestra asume frente a la prostitución "prepago".

En Sometimiento - Control, bipolaridad que "es considerada en la bibliografía como una de las más importantes del estilo interpersonal" (Millón, 1991 p. 58). Hay una marcada tendencia a ser dominadoras, voluntariosas, enérgicas y ambiciosas de poder. Así, el estilo psicológico que poseen es el de control. Les agrada dirigir y amilanar a los demás, así como ser obedecidas y respetadas. "No suelen ser sentimentales y disfrutan manipulando la vida de los demás. Aunque muchas de ellas subliman su sed de poder asumiendo roles y ejerciendo profesiones que gozan de aceptación pública, sus inclinaciones se ponen de manifiesto a través de actitudes intransigentes y tercas de conductas coercitivas" (Millón, 1991 p. 58). Sin embargo, a pesar de estas expresiones negativas acerca de las personas controladoras, también se puede resaltar que son habitualmente dirigentes eficaces y tienen aptitud para supervisar a otros y obtener que trabajen para lograr fines comunes. Al relacionar este estilo con los anteriores, puede notarse cómo hay cierta coherencia con las características de los estilos: individualismo, extraversión, comunicatividad y firmeza, notándose en la ambición de reconocimiento y de poder, por los cuales pueden llegar a ser demandantes e inmiscuirse en actividades que les otorguen en gran medida popularidad; así, la prostitución "prepago", siendo un oficio lucrativo para ellas, les ofrece la posibilidad de realizar estudios, viajes y compras, que de alguna manera les permite adquirir distinciones que les facilitan "superioridad" frente a las personas que las contratan y con quienes se relacionan.

El quinto y último estilo interpersonal Insatisfacción - Concordancia, comprende el negativismo social o descontento característico del predominio de la Insatisfacción. El negativismo social que les gobierna les hace creer que lo bueno no dura y que sus oportunidades no obtienen buenos resultados. "Resentidas por considerar que se les imponen exigencias injustas, a veces se sienten inclinadas a no afrontar sus responsabilidades tan bien como podrían. Ambivalentes en lo que respecta a su vida y a sus relaciones, pueden verse envueltas en altercados y sufrir desilusiones mientras oscilan entre la aceptación y la resistencia" (Millón, 1991 p. 55). Este estilo es predominante en un 86,4% de la muestra, lo cual abre la posibilidad de pensar que pueden llegar a tener estilos de personalidad desviados, similares a lo que se ha descrito como una persona emocionalmente inestable. "La polaridad Insatisfacción muestra semejanza con la personalidad negativista (pasivo - agresiva) del DSM" (Millón, 1991 p. 55).

Habiendo descrito los estilos de personalidad encontrados en las 44 mujeres que ejercen la prostitución "prepago" en la ciudad de Medellín, puede notarse que no hay en ellas el equilibrio entre las bipolaridades señalado por Millón (1991) como necesario para tener un funcionamiento adaptativo, es decir, se hace necesaria la evaluación rigurosa de patrones de personalidad alterados. Además, como se había referido antes, no se puede afirmar categóricamente que dichos estilos sean la causa primordial para que ejerzan la prostitución, sin embargo se considera que el predominio de estos podría llegar a ser un factor de riesgo para ejercerla, por lo tanto, siendo reiterativos, se estima apropiado seguir investigando.

Por: Angela Bermúdez Pabón, Ana Milena Gavina Gómez, Hamilton Fernández Vélez
Universidad de San Buenaventura, Medellín, Colombia
http://www.psicologosperu.com/