sábado, 14 de agosto de 2010

VIVO UNA VIDA SIN SENTIDO (parte 2)


Hoy estamos en la época del vacío, del placer por placer, del poder sin sentido, del tener cada día más, olvidándonos de nutrir las relaciones y de encontrarnos a nosotros mismos. Es una época donde se confunde el bienestar como el sentido de la vida, tener, materializarnos, consumir, ser esclavos de lo que tenemos, ponernos la "soga al cuello" generando cada vez más deudas y compromisos económicos que hacen que estemos corriendo detrás de generar más dinero, para cubrir más gastos.

Entonces la vida se hace corta, porque NO TENEMOS TEMPO de disfrutar lo importante y confundimos lo importante con lo urgente. Y nos convertimos en "prisioneros de lo urgente". Ya no hay tiempo para las relaciones, los hijos, las vacaciones, el espacio personal y entonces, ¿la vida tiene sentido así?

Vivir una vida sin sentido, es quizás mirar la vida en blanco y nergo, sin percatarme que existir tiene una maravillosa gama de colores.

El sentido es único, personal, no se hereda, ni se transmite en los genes, el sentido se abraza y se encuentra a lo largo de la vida. El sentido es aquello que atrae, aquello que me integra y me hace bien, todo aquello que hace crecer, que saca lo mejor de uno mismo, es aquello que tiene sentido.

¿Cuántas cosas hacemos que nos hacen daño, nos desintegran y nos desarmonizan? Todas esas cosas, definitivamente, no tienen sentido.

www.psicologosperu.com