miércoles, 8 de septiembre de 2010

DISMORFOFOBIA

Un caso es el de la llamada “mujer gato”, Jocelyn Wildenstein ya se realizó más de 30 cirugías destruyendo su rostro para conseguir el espantoso aspecto con el que se la puede ver ahora.
Hang Mioku, una mujer coreana de 48 años comenzó a modificar su aspecto cuando tenía 28 años para nunca detenerse. Presa de su desorden psicológico se sometió a decenas de operaciones hasta que desesperada se inyectó aceite de cocina, lo que terminó de desfigurar su cara.
¿QUÉ ES LA DISMORFOFOBIA?Palabra de origen griego dysmorfia, que significa fealdad y fobia o temor, es decir fobia a la fealdad.

La dismorfofobia es también llamada trastorno dismórfico corporal o síndrome de distorsión de la imagen y consiste en como se percibe y valora corporalmente una persona, siendo esta percepción una preocupación exagerada por algún defecto que no existe en la apariencia física, o bien, tiene una valoración desproporcionada sobre posibles anomalías físicas que pudiera presentar un individuo aparentemente normal.

El sentirse fea o feo corporalmente, afecta por igual a personas tanto atractivas como a quienes no lo son. En el 45 % de los casos nos les gusta la forma de la nariz, su cara (granos, boca, mandíbula...), el peso, la estatura, el trasero, la barriga, el cabello, los pechos, pies, manos, genitales, piernas, etc.

Se observa más frecuentemente en los adolescentes de ambos sexos y va sumamente ligada a las transformaciones que surgen en la pubertad, comenzando hacia los doce años y finalizando, en los casos no patológicos, hacia los dieciocho o veinte años.

CAUSAS:

Las causas de este trastorno son varias:biológicas, psicológicas, sociales, la personalidad obsesiva o perfeccionistas y sobre todo, cuestiones culturales y sociales.

Las personas que presentan esta enfermedad es porque conmunmente y en la gran mayoría de pacientes ,en su infancia se burlaron de su cuerpo o de alguna parte de él, tomando en cuenta también que en el comienzo de la adolescencia es cuando existe un mayor sensibilidad a la crítica, al comentario y a la comparación.

Cuando la persona es adolescente todavía se encuentra en formación y sin experiencia, por lo que psicológicamente es incapaz de defenderse de las agresiones externas, por lo que a un comentario proveniente de los padres o de los amigos, el adolescente le da una gran importancia si lo comparamos con las repercusiones que pudiera tener en el adulto, que puede vivirlo incluso como divertido o gracioso.

En la época actual, las continuas imágenes que difunden los medios de comunicación y el mensaje que dan con ello, estan bombardeando a los adolescentes , así que la obsesión por el cuerpo es sin duda, una característica de nuestro tiempo y el culto que se le rinde es cada vez más importante. Los jóvenes están siendo comparados con el estereotipo rígido de belleza y salud que la sociedad ya muchas veces no propone si no impone.

La falta de valores, la alta competitividad en la sociedad en la que nuestros jóvenes se desenvuelven y el bombardeo publicitario que reciben de modelos esbeltos y con cuerpos "perfectos", han provocado una disminución en su autoestima, por lo que recurren a mecanismos de defensa: buscar su identificación con el grupo de amigos,con la imagen de moda o con su propio ídolo; haciendo al adolescente extremadamente dependiente de este tipo de opiniones. Esta actitud todavia es más común en las chicas adolescentes, ya que en ellas se aprecia una mayor necesidad de sentirse bellas y admiradas. En encuestas realizadas en muchachas de 11 a 19 años, su preocupación principal era su apariencia física (59%) mientras que solo el 4%, aspiraba a una mayor capacidad intelectual.

De por sí la situación ya es seria cuando se presenta en los Jóvenes, la gravedad de este trastorno es todavía mayor cuando persiste en la edad adulta, indicando con ello que la persona no ha alcanzado aún la suficiente madurez psíquica, y un sentido de seguridad en si mismo que le permita superar cualquier impedimento y pueda relacionarse adecuadamente con sus semejantes; además en nuestra sociedad actual, el adulto tiene a su alcance mayores posibilidades de resolver su problema(dietas, cirugía plástic). De igual forma como en la chicas, la mujeres de edad adulta son las que con más frecuencia padecen esta enfermedad y sobre todo a las que su pareja continuamente la ofende sobre su físico.

¿CÓMO DETECTAR?

Las personas que padecen dismorfofobia suelen ser perfeccionistas, tímidas, ansiosas socialmente y muy sensibles al rechazo. La mayoría de ellas sufre de depresión que normalmente se manifiesta con angustia y sintiendose inferiories, pudiendo hasta presentar alteraciones graves en la alimentación.

El temor a verse y setirse menos ante los demás, de ser ridículo y por consecuencia posible víctima de la risa y burla de los otros; provoca un debilitamiento de la propia imagen de la persona que afecta directamente a su autoestima, provocando que no quieran salir o no tener relaciones sociales.

Cada vez que la persona se ve o escucha sobre esa parte del cuerpo que le parece fea, sufre una crisis de ansiedad e inmediatamente hace todo lo posible para evitar que los demás lo noten. Por otra parte, su preocupación incontrolada por un detalle físico en el que piensa y le dedica mucho para tratar de mejorarlo u ocultarlo, le impedirá concentrarse en cualquier otro tema como la escuela, el trabajo o la familia.

Se puede inicialmente identificar a las personas con dismorfofobia, cuando su autoevaluación es tan mala que acaban con su seguridad personal a pesar de que saben que no tienen razón para preocuparse, pero que sin embargo no pueden evitarlo o tienen la idea fija de la existencia de tal o cual defecto físico a pesar de que todo dice lo contrario.Llegando así ante la enfermedad, por lo que después el cuerpo que rechazan y les causa sufrimiento, es maltratado sin piedad mediante dietas convulsivas (anorexia o bulimia),cirugías plásticas, ejercicios físicos extremos, descuidado en el vestir, aislamiento.La dismorfofobia, incluso puede llevar a la muerte a la paciente a través de un suicido por la ansiedad, la angustia, el sufrimiento que tiene al estar percibiendo algún defecto que es tan importante para ella.

¿CÓMO PREVENIR?
Todos en más de alguna ocasión hemos estamos en desacuerdo con nuestro propio cuerpo; en la adolescencia por ejemplo es normal que sea una etapa con mayores transformaciones corporales, pero igual es más común que a esta edad exista un riesgo mayor de padecer esta enfermedad, por lo tanto en este tiempo de crecimiento, es indispensable que los padres de familia estan muy informados y al pendiente de sus hijos, para prevenirlos de este trastorno y saber cómo actuar en caso de que aparezca.

Aunque en cada persona puede presentar diferentes manifestaciones, si se puede afirmar que el mejor tratamiento es la prevención, y su mejor camino, la comprensión.

Una educación amorosa en la familia que aporte la necesaria confianza y seguridad en si mismo, reflejo de la madurez, apoyo y fortaleza de los padres, una familia que promueve la libertad y la autodeterminación y que tome muy en cuenta no sólo aquello que manifiesta su conducta, si no también, las necesidades propias de cada etapa de la vida y los cambios psicológicos que esto conlleva, son excelentes medida se prevención. Debemos entender como padres que aunque la imagen física, y sobre todo en la actualidad es fundamental en nuestra vida cotidiana, no se le debe dar tanta impotancia, en cambio si es necesario darle prioridad a otros valores del ser humano como: la bondad, la solidaridad, la honestidad, la cultura, la sensibilidad artística, etc.

TRATAMIENTO
Ante tal enfermedad , lo más importante es ser conscientes y aceptar el problema al que se esta enfrentando.
En casos donde todavia el trastorno es muy leve, es importantisimo el apoyo de la familia, los amigos y demas gentes que la persona estime, con eso puede ser suficiente para recuperar la confianza en si mismo, sin embargo, en los casos más severos se debe recurrir a la ayuda de un profesional: psiquiatra o psicólogo.

Existen muchos tipos de terapia que trabajan este problema de la imagen corporal;sin embargo las más adecuadas son aquellas basadas en la toma de conciencia tanto del espacio interno como del externo, es decir el que la persona afectada tome conciencia del problema, esto mejorará de manera clara su relación consigo mismo (técnicas conductistas), mientras que la toma de conciencia del espacio externo (la terapia gestáltica) permite a los individuos el acercamiento a estímulos externos que les dan miedo para que los superen.

www.psicologosperu.com