sábado, 11 de septiembre de 2010

EL ARTE DE AMARGARSE LA VIDA Y EL PASADO

El tiempo sana las heridas, pero si quieres ser desdichado hay cuatro mecanismos a tu disposición:

1. La sublimación del pasado.
Para lograrlo, no basta recordar el pasado triste, sino verlo como una época bella y perdida que ya no regresará jamás.
No hay que perder la oportunidad de sufrir por las relaciones amorosas pasadas aún y cuando ya no tengan arreglo.
Lo mejor es dejar de hacer todo y sentarse al lado del teléfono a esperar esa llamada y si esa llamada nunca llega, buscar desesperadamente una relación parecida a la anterior.

2. Hay que vivir de tal manera sin permitir que el presente traiga novedades o felicidad, ni que la vida pueda cambiar 180 grados, aferrándose al pasado lo más que se pueda.

3. Arrepentimiento.

Si cometiste errores DEBES PAGAR POR ELLO CON CULPA, pero para afinar el tormento DEBES SER VÍCTIMA.
Escucha canciones deprimentes, piensa que es demasiado tarde para arreglar las cosas y que las heridas jamás se van a curar.

4. Realiza más de lo mismo.

No soluciones los problemas, sino que haz más de lo mismo.
No veas tus esfuerzos vanos y fallidos como fracasos, al contrario, aférrate a estrategias inútiles e ineficaces y triunfa en el arte de la amargura.
No trates de comprender que hasta el menor de los organismos se adapta, evoluciona y cambia.
Piensa que sólo existe una solución, así convertirás la solución intentada en progresivamente más ineficaz y la situación en progresivamente más difícil.
La fórmula es fácil, se aplica más cantidad de la misma "solución" y se cosecha más cantidad de la misma miseria.

www.psicologosperu.com