martes, 21 de septiembre de 2010

LA FORMA COMO USAS EL CELULAR REVELA TU PERSONALIDAD

La manera de vestir, de expresarse e, incluso, comportarse ante la sociedad, refleja la forma de ser de un individuo, la cual lo hacen único frente al resto de la población.

Actualmente, la tecnología ayuda a revelar la personalidad tanto de hombres como de mujeres, y uno de los elementos que proyectan los rasgos de comportamiento es el celular.

A la hora de hablar por teléfono, las personas proyectan diferentes tipos de comportamientos. Una de las más destacadas es la del "gritón" quien informa a detalle toda su conversación.

"El hablo-donde-sea". Si alguien sabe usar el móvil es esta persona. No importa el sitio o si se encuentra en un funeral, dentro de la iglesia, reunión de trabajo o debajo de las cobijas; este tipo de individuos no para de recibir llamadas y mensajes, comunicándose a cada momento con cuanto "amigo" puedan hacerlo. Al final, siempre colgará y dirá: "Ah, perdón, es que era muy importante...."

"El que carece de personalidad". Los teléfonos celulares cuentan con una serie de tonos precargados para que los usuarios puedan personalizarlos a su gusto. Es posible poner una melodía para las llamadas y otra para los mensajes; sin embargo, hay quien decide dejar el ringtone de fábrica y cada vez que algún extraño recibe una llamada con la misma canción, piensa que es el suyo.

"El gritón". Se expresa al teléfono con un tono de voz tres veces más alto de lo necesario. No importa el lugar donde se encuentre, él o ella deben dar a conocer a detalle su conversación. Algunos utilizan el altavoz para "mejorar la experiencia".

"El jefe corporativo". Realiza todas sus llamadas de negocios en lugares públicos mientras está parado en medio de una multitud. Maneja grandes tratos de negocios frente de las personas, buscando "impresionar", aún cuando nadie lo tome en cuenta.

"El conductor distraído". En las grandes ciudades, manejar hablando por teléfono o enviando mensajes es un delito. Existen personas que no les importa violar las leyes y se desplazan en sus automóviles con el móvil pegado en la oreja, sin importarles que puedan causar algún accidente.

"El compulsivo". Llama a la mamá, amigos, novia o a todo aquel que tenga en su agenda sin tener un motivo aparente. Busca cualquier oportunidad para saludar o simplemente presumir su celular. En los aviones, los escucharás diciendo cosas ridículas como "Hola, no hemos despegado aún" u "Hola, acabamos de aterrizar. Bien, te veo en un minuto."

"El tímido". Se pone ansioso o nervioso cada vez que suena su celular en algún lugar público ya que piensa que eso va a hacer que la gente lo mire y pueda criticarle.

"El considerado". Pone su celular en vibrador o lo apaga cuando se encuentra en algún evento por consideración y respeto a las demás personas.

"El escandaloso". Escoge tonos de timbrado con sonidos estrafalarios o de pésimo gusto que generan fastidio o molestia a las demás personas, como por ejemplo: tonos de reggeaton, voces manipuladas de bebé, timbrados altamente sonoros que asemejan teléfonos de casa antiguos, etc.

"La coqueta". "Viste" su celular con fundas coloridas y lo adorna con stickers o autoadhesivos.

"El metrosexual". Su celular tiene que combinar estéticamente con su estilo de vestir.

"El tecnológico o geek". Tiene que poseer lo último en cuanto a tecnología de comunicaciones de vanguardia o de última generación.

"El tradicional". No cambia su celular desde hace ya bastante tiempo.

"El naturalista". No está de acuerdo con lo tecnológico. Tiene celular porque en fin, pero casi nunca lo usa o lo tiene guardado en algún rincón.

"El poco social". Casi no recibe ni efectúa llamadas.

"La neurótica". Tiene que estar hablando por el celular durante largo tiempo, de todas las cosas y le tienen que escuchar, sino siente que su cerebro explotará (literalmente).

"El impulsivo". Suele exteriorizar su furia arrojando y rompiendo célulares.

"El celoso". Suele estar llamando a su pareja para que le diga dónde está, con quién, qué está haciendo y que está pensando.

"La curiosa o la espía". Le gusta revisar los mensajes, registros de llamadas y fotos en los celulares de otras personas.

"El nostálgico". Pone en la pantalla de su celular la foto de sus seres queridos.

"El coach". Pone en la pantalla de su celular mensajes de autoayuda y superación personal.

"El sensible". Considera a su celular casi como si tuviese vida propia y fuese su compañero fiel.

Nota: un expositor en una conferencia una vez dijo "Por favor, apaguen sus celulares porque Dios tiene otros medios de comunicarse con ustedes".

¿Conoce a alguien que se comporte de esta manera con el celular? ¿Qué piensas de ellos?

http://www.psicologosperu.com/