domingo, 5 de septiembre de 2010

USTED = SU MARCA

No es novedad que muchos empleos se están evaporando y lo más probable que el suyo esté en la lista. Para sobrevivir solo le queda recoger el guante de la reinvención personal, partiendo por evaluar cuánto vale en el mercado, sin el apellido organizacional. No es lo mismo agregarle un cargo y empresa a su nombre a usarlo solo. Puede ser dramático el choque con la realidad.

Suponga que mañana lo despiden y tiene que empezar a vender sus servicios personales, ya sea como consultor o contratista o quizá como un entrepreneur moderno.

El principal obstáculo que deberá enfrentar, está entre sus dos orejas. Hay que pensar de forma independiente, lo que puede ser lo mismo que hacerse el harakiri. La idea es evaluar cuáles son sus talentos, habilidades y competencias y cómo poder transformar a usted en “su marca”, pero no cualquier marca, sino una importante, que haga la diferencia, que deje un legado, y, claro, que transforme a usted en una persona importante.

Traducir esos talentos escondidos en un producto o servicio, económicamente viable y con un comprador dispuesto a pagar, después de años cumpliendo funciones organizaciones que otros le han impuesto, constituye un tremendo desafío para quien ha vivido de un empleo muchos años.

No hace falta mucho dinero para salir adelante. Lo que necesita es pasión, entrega, una red de contactos, y un deseo abrasador de dar el siguiente paso.

Piense en Gandhi, no tenía un peso y fundó la mayor democracia del mundo.

Busque amigos y contactos. De seguro encontrará expertos que le prestarán tiempo, que es lo más valioso y lo más probable le facilitarán sus instalaciones para las primeras pruebas y lo incentivarán a seguir adelante.

Trate de viajar ligero, externalice sus necesidades y no se llene de costos fijos, oficinas, equipamiento, mobiliario y empleados. Programe un encuentro con sus cuatro mejores amigos que ya tienen sus propios negocios o son independientes, aprenda de los errores de ellos.

¿Por qué cometer los mismos errores, si hay tanto nuevos errores que cometer?.

Proceda con su proyecto como si se tratase de una campaña de recaudación de fondos con fines humanitarios. Piense en reclutar aliados, que posean talentos complementarios a los suyos y tengan espíritu emprendedor. Diga adiós a las tareas y hola a los Proyectos.

Decidir lo que va a hacer es fácil. Lo difícil es decidir lo que no va a hacer. Desaprender viejos conocimientos y hábitos será el mayor desafío.

Describa en pocas palabras una cosa UNICA que lo diferencie, pero pensando en grande. Póngala por escrito. Colóquela en el vidrio retrovisor el auto, en la pantalla de la computadora, en todas partes. Sea capaz de explicarlo en 26 palabras o menos.

Sencillamente, tiene que saber mucho sobre algo que tenga un valor significativo para un puñado de clientes potenciales. Aquí valen poco los títulos y los MBA, guárdelos por el momento, no impresionará a nadie con ellos. Si usted no tiene competencias claramente vendibles, imposible que se constituya en un Usted = Su marca.

Usted será tan genial como las personas con que se relacione.

La vieja economía dice: haz un plan y aténte a el. La nueva economía es tan fluida y cambiante que las reglas son diferentes. Sueña sin poner límites, extiende el pulgar y empieza el viaje.....Se flexible, abierto a la sorpresa y audaz. Y llegue a sentirse cómodo con la perspectiva de estar incómodo.

¡Qué ha hecho usted hoy para fomentar una conducta independiente, arriesgada y orientada hacia la generación de una marca propia! Piense en eso.
Fernando Vigorena Pérez
Entrepreneur Consultores
www.psicologosperu.com