jueves, 7 de octubre de 2010

TERAPIA DEL ESPEJO

Cada día, aunque solo sea un minuto, mírate. Pero no para descubrir ese grano, o esa arruga o si te has pintado bien o te has afeitado bien, no. Mira los ojos primero, mira dentro, trata de ver qué expresan.

Y, sea lo que sea lo que expresen, eres tú, único(a) por siempre. Quiere al del espejo, es el que más hace por ti siempre. Luego ya puedes mirar tu rostro, tu cuerpo completo, y descubrir que esa mujer o ese hombre, completo(a), es tu mejor amigo(a), el que más te quiere.

MIRARSE AL ESPEJO PUEDE ALIVIAR EL DOLOR

En ciertos casos es posible engañar al cerebro para sufrir menos

Una investigación desarrollada por científicos británicos ha descubierto una nueva forma de terapia para aliviar el dolor. Basada en la observación, el sistema consiste en situar al paciente ante un espejo que refleja una imagen distorsionada mediante la cual los ojos ven duplicada la parte sana del cuerpo, mientras permanece oculta la parte afectada. El cerebro puede fijarse en esta imagen irreal y dejar de emitir señales de dolor entendiendo que todos los miembros están bien. De momento la técnica se ha comprobado que funciona sólo con síntomas concretos, como el dolor regional complejo o por lesiones de esfuerzo repetitivo, además de que no es eficaz en el cien por cien de los casos. Sin embargo, promete nuevas terapias inteligentes para el tratamiento de ciertos dolores.

EL ESPEJO MENTAL

Visualizaciones:

El espejo mental es una de las visualizaciones que nos ayuda a resolver cualquier problema que podamos tener, para ello debemos visualizar dos espejos.

Esta visualización se utiliza en el Método Silva de Control Mental para visualizar la solución de cualquier problema que nos planteemos: desde adelgazar hasta mejorar nuestro estado de salud.
Para utilizar correctamente esta visualización, necesitaremos proyectar dos espejos en nuestra mente: uno de marco azul oscuro, en el que veremos reflejado el "problema". Cuando tengamos esa imagen mental, proyectaremos un espejo de marco blanco, a la izquierda del primero, en el que veremos la imagen que simbolice la solución del problema. Si lo que planteamos es perder peso, en este segundo espejo proyectaremos la imagen que deseamos tener. Si lo que queremos es tener una mejor relación con otra persona, nos veremos con esa persona en la actitud que deseamos.

Hay que aclarar que estas técnicas no pueden utilizarse para manipular a nadie, puesto que no funcionan con este objetivo, ya que no tienen poder más que para modificar nuestra propia conducta y la manera en que vemos el problema o situación que estamos planteando.

Entre la imagen del primer espejo y la segunda, deberemos visualizar el proceso que intuimos que debemos seguir para llegar a la solución. Una vez que lo hayamos hecho y volvamos a hacer la visualización, sólo visualizaremos el espejo de marco blanco.

La razón de esto es que, cada vez que hacemos la visualización, imprimimos energía a la solución y no al problema. El problema ya lo sabemos, lo que intentamos programar es la solución.

Como todas las visualizaciones, podemos grabar las frases en una cinta y poner la pausa hasta que la imagen que necesitamos haya quedado bien establecida en nuestra mente. Cuando tengamos la imagen, soltamos la pausa y seguimos con la visualización.

VISUALIZACION

Cierra los ojos.

Visualiza el número tres, tres veces...
Tres... tres... tres... Ya estás relajado (a) físicamente.

Visualiza el número dos, tres veces...
Dos... dos... dos... Ya estás relajado mentalmente.

Visualiza el número uno, tres veces...
Uno... uno... uno... Ya estás en el nivel uno, el nivel que estás aprendiendo a usar para alcanzar cualquier propósito que desees.

Piensa ahora en la situación que deseas mejorar. Visualízala con todos sus detalles.

Ahora, resume esa situación en una sola imagen.

Ahora, proyéctala en un espejo de marco azul oscuro. Mírala y dale las gracias por darte la oportunidad de mejorar en tu camino del desarrollo personal. Explícale que es la hora de marchar, de cambiar.

Ahora, visualiza el proceso que seguirás para alcanzar la solución, paso a paso.

Ahora, resume la solución en una sola imagen y proyéctala en un espejo de marco blanco. Dale las gracias a esta imagen por venir hasta ti, por aparecer en tu vida y porque en un futuro muy cercano, se manifestará tal y como las has imaginado.
Ahora, coloca el espejo de marco blanco a la izquierda del espejo de marco azul. Una vez que esta imagen esté fija en tu mente, desplaza el espejo de marco azul y deja el de marco blanco en el centro de tu plano mental.

Fíjate una vez más en la imagen que resume la solución de la situación que has planteado. Cada vez que la visualices, le imprimirás la energía necesaria para crearla en el plano físico.

Relájate. Ahora, una sensación de bienestar recorre todo tu cuerpo. Tu cuerpo está lleno de energía.

Cuando te encuentres listo, saldrás de este estado de relajación contando del uno al cinco. Cuando abras los ojos estarás bien despierto, muy a gusto, bien relajado y en perfecto estado de salud.

Uno.

Dos.

Tres... a la cuenta de cinco, te sentirás bien despierto, muy a gusto, bien relajado y en perfecto estado de salud.

Cuatro.

Cinco... Ojos abierto, bien despierto, muy a gusto, bien relajado y en perfecto estado de salud.

Hana Sztarkman

www.psicologosperu.com
Publicar un comentario en la entrada