domingo, 2 de enero de 2011

MI SECRETO PARA TI

Un día, una amiga le preguntó a su amigo: '¿Por qué tú siempre te ves feliz? Tienes tanta energía, y nunca te ves decaído'.

Con sus ojos y una sonrisa, él contestó, '¡Yo tengo un secreto!'.
'¿Cual es el secreto?' preguntó la amiga.
El contestó, 'Yo te diré mi secreto, pero tienes que prometerme, que compartirás ese secreto con otros'.

'El secreto' es este: He aprendido que es muy poco lo que puedo hacer en mi vida que me haga muy feliz. Yo tengo que depender de Dios para ser feliz y llenar mis necesidades. Cuando tengo una necesidad en mi vida, debo de confiar en Dios que suplirá conforme a sus riquezas.

He aprendido en todo este tiempo que no necesito ni la mitad de lo que creo necesitar. El nunca me ha abandonado, 'Desde que aprendí ese secreto, soy feliz'.

La primera pregunta que pensé fue, '¡Eso es muy simple!'.
Pero reflexionando en su propia vida ella recuerda cómo pensó que una casa más grande la haría muy feliz, ¡pero no fue así!
Ella pensó en un mejor trabajo que pagara más, la haría feliz, pero no ha sido así.

¿Cuándo pensó ella en su mayor felicidad?
Sentada en el piso con sus nietos, jugando, comiendo pizza o leyéndoles una historia, un simple regalo de Dios.

¡Ahora tú lo sabes también!
No podemos depender de otros para ser feliz.
Solamente Dios en su gran sabiduría puede hacer eso.
¡Confía en El!
¡Y ahora te paso el secreto a ti!
Cuando tú lo recibas, ¿Qué debes hacer?

¡Tú tienes que decirle el secreto a otro!
¡Que Dios en su sabiduría, tomará cuidado de ti!
Pero realmente no es un secreto.
Nosotros solamente tenemos que creerlo y hacerlo.
¡Confía en Dios de verdad!
Cuando te sientas decaíd@ porque no obtuviste lo que deseabas, solamente siéntate, descansa y sé feliz, porque Dios ha pensado en darte algo mejor de lo que tú esperas.

http://www.psicologosperu.com/