martes, 11 de enero de 2011

POSICIONES DE VIDA


LA AUTOESTIMA Y LA RELACION CON LOS OTROS (POSICIONES DE VIDA)

Eric Berne fundador del Análisis Transaccional, en colaboración con Franklin Ernst, describió 4 formas de comprender el modo en que nos situamos frente a los demás y que son reflejo directo de nuestro nivel de autoestima.

Las denominó ¨posiciones de la vida¨.

Dependen de las imágenes que nos hacemos de nosotros mismos, de los demás y de las relaciones que tenemos con ellos.

Hay cuatro posiciones de vida: tres de ellas revelan perturbaciones de la autoestima:

1.- No me acepto, pero acepto a los demás (-+)

Esta posición es resultantes de dificultades en la infancia: modo de educación en exceso permisivo y sobreprotector o demasiado rígido y exigente. Una vez adulto, este individuo no confía en sí mismo ni tampoco en los demás. Admira a los otros y se cree incapaz de hacer lo que ellos hacen. Muy a menudo padece de ansiedad y a veces es depresivo.

2.- Me acepto, pero no acepto a los demás (+-)

Cuando un niño no ha tenido la seguridad y el apoyo necesario para un crecimiento armonioso, y ha debido ¨luchar para existir¨, sucede que, una vez adulto, se hace duro y despreciativo hacia los demás. Esto también puede ocurrir cuando al niño no se le han puesto límites con firmeza y a la vez con tacto. Crece entonces ¨A la buena de Dios¨ y llega a tratar a los demás como si fuesen esclavos a su servicio. Este comportamiento puede resultar a primera vista de ¨alta autoestima¨, lo que no es el caso. Se trata de una actitud que revela una profunda perturbación de la autoestima.

3.- No me acepto ni acepto a los demás (--)

Esta posición refleja una seria falta de autoestima. ¨¿Y esto para que sirve?¨, ¨¡De todos modos, me van a engañar!¨, ¨¡No vale la pena ni intentarlo!¨, ¨¡ Todos son idiotas!¨.
Estas personas almacenan en su interior mucho odio contra el mundo en general. No le ven sentido alguno a su vida.
Este comportamiento puede parecer a primera vista de ¨alta autoestima¨, lo que no es el caso. Se trata de una actitud que revela una profunda perturbación de la autoestima.

4.- Me acepto, reconozco mi valor y acepto a los demás reconociéndoles el suyo (++)

Estas personas tienen una autoestima excelente. Su diálogo interior es positivo. Frente a un nuevo reto, su vocecilla interior les dice: ¨ ¡Lo vas a conseguir, tú puedes, venga!¨. Para quienes viven esta posición, les es posible vivir plenamente aceptándose con sus sombras y sus luces, siendo capaces de abrirse, de escuchar y de ser realistas.

http://www.psicologosperu.com/