viernes, 8 de abril de 2011

REACTANCIA PSICOLOGICA: LIBERTAD CENSURADA

Seguramente esbozarás una sonrisa al recordar paredes llenas de carteles en las que se podía leer "no pegar carteles", o a decenas de personas bebiendo alcohol en una zona donde está "prohibido beber".

Esto no es nuevo, ni tampoco tiene una explicación demasiado complicada. Se trata de la llamada REACTANCIA PSICOLOGICA, según la cual emitimos conductas simplemente porque tratan de prohibírnoslas.

Al ser humano no le gusta que intenten privarle de su libertad, por lo que al percibir que ésta se encuentra amenazada de algún modo, reacciona tratando de restaurarla. Por eso nos cuesta tanto aceptar órdenes de los demás y hacemos precisamente lo que nos dijeron que no hiciéramos.

Este hecho está muy relacionado con la denominada PSICOLOGIA INVERSA, mediante la cual se busca el fin contrario al que se plantea.

Resulta curioso que muchas veces es más sencillo conseguir que alguien haga o no haga algo sin decirle nada que diciéndoselo, ya que por el simple hecho de intentar aplicar una orden al otro vemos disminuidas enormemente nuestras posibilidades de éxito.

Ejemplos de esto los encontramos claramente en los niños, los cuales en ocasiones parecen haber nacido para llevar la contraria. Así, frases como "no te subas ahí", "no pegues a tu hermana" o "cómete la fruta" son respondidas mentalmente con un "¿y tú quién eres para decirme lo que tengo que hacer?"

La TEORIA DE LA REACTANCIA fue propuesta por Brehm (1968) y señala las consecuencias que se producen cuando las personas perciben que sus libertades están siendo amenazadas o que las han perdido (Brehm & Brehm, 1981).

Descripción:

Cuando la gente siente que su libertad para escoger una acción se ve amenazada, tienen una sensación desagradable denominada ‘reactancia’. Esta también los motiva a realizar la conducta amenazada, demostrando así que su libre albedrío no se ha visto comprometido.

Investigación:

Pennebaker y Sanders (1976) colocaron uno de dos carteles en las paredes de los baños de una institución educativa. Uno decía ‘No escribir en estas paredes bajo ninguna circunstancia’ mientras que el otro decía ‘Por favor, no escribir en estas paredes’. Dos semanas después, las paredes que tenían el cartel de ‘No escribir en estas paredes bajo ninguna circunstancia’ tenías más graffiti en ellas.

Ejemplo:

Al persuadir a los hijos, se debe ser cuidadoso porque se sabe que si se presiona demasiado ellos harán lo que se les ha dicho que no hagan, únicamente para demostrarnos quién está realmente al mando.


Según Wikipedia:

La Reactancia es una reacción emocional en contradicción directa a reglas o regulaciones que amenazan o eliminan ciertas libertades en la conducta.

Puede ocurrir cuando alguien es fuertemente presionado para aceptar un determinado punto de vista o actitud.

La Reactancia puede causar que una persona adopte o endurezca un punto de vista o actitud contraria a la intencionada y también incrementa la resistencia a la persuasión.

Ejemplos sencillos son una persona que se interesa más en alguien que le gusta porque “se hace el/la difícil” o porque los padres le dicen que "no esté con él/ella porque no le conviene"; o adolescentes bebiendo en exceso en un ambiente de prohibición cuando no lo harían de la misma forma en un ambiente menos restrictivo.

La gente que utiliza la psicología inversa está utilizando la reactancia, y tiene conciencia de ello al menos informalmente, al intentar influir en alguien al expresar lo contrario de lo que desea obtener.

Este es un método utilizado frecuentemente en fraudes o para efectuar ventas poco éticas, manipulando al consumidor para que elija una opción que no necesariamente elegiría usando la lógica.

Cuando la libertad de una persona para obrar de determinada manera se ve amenazada, la persona podrá experimentar una motivación, una fuerza interior que le lleve a recuperar esa libertad de acción perdida.

De esta manera, cuando a una persona se le impide hacer algo, entonces podrá buscar la manera de resarcirse de esa limitación impuesta, y lo hará realizando la conducta a escondidas, realizando otra conducta similar o incluso la misma, eso sí, de modo encubierto o vicariamente (a través de otro u otros).

El dicho “uno es maduro cuando hace lo que sus padres le dicen, a pesar de que se lo digan”, resalta la ironía de esta realidad psicológica.

El fenómeno de la reactancia sólo se da en determinadas circunstancias: cuando la persona ha tomado la determinación por sí misma, ya sea de manera consciente o inconsciente, cuando el factor que amenaza esa libertad es potente, cuando la importancia de esa conducta que corre el riesgo de ser suprimida es grande para la persona y cuando no se reconoce la autoridad del agente que amenaza la libertad, entonces se despliega la reactancia.

Un fenómeno curioso que produce la reactancia psicológica es la infravaloración de las conductas permitidas y la sobrevaloración de las conductas prohibidas.

Este fenómeno psicológico lo podemos percibir en múltiples ámbitos de nuestras vidas.

Cuando un adolescente, en plena búsqueda de libertad y autodeterminación se encuentra con una figura en la que no reconoce autoridad, como puede ser el novio de su madre o un profesor mediocre (para algunos adolescentes nadie tiene autoridad sobre ellos), toda indicación de esta figura, más aun si va en contra de aquello importante para él, como puede ser, por ejemplo, la formación de su grupo de amigos, tendrá el resultado contrario.

Cuando un compañero de trabajo, con el cual te llevas mal, te indica que hagas lo que tú de mano ya pensabas hacer, coarta tu libertad para esa acción y está propiciando que tú hagas lo contrario.

Teoría de la Reactancia: elimina el tabú y eliminarás la obsesión.

Teoría de la Reactancia: es la noción de que si se limita las elecciones de alguien, éste se rebelará y escogerá lo que no puede tener.


http://www.psicologosperu.com/