sábado, 21 de mayo de 2011

EL PODER DE LA ORACION


EFECTOS POSITIVOS DE LA ORACION: COMO SUPERAR LA IRA


Conectarse con Dios hace que las personas controlen la ira y otros sentimientos negativos. No importa de qué religión sea uno. La idea es rezar con fe.
Otras formas de alcanzar la calma en situaciones críticas son la meditación y la terapia. La constancia es clave para lograr resultados a largo plazo.


La oración, ese acto de comunicarse con Dios, a partir de la religión que uno tenga y desde el lugar donde se encuentre, ayuda a las personas a calmar la ira, reducir la agresividad y el impacto de la provocación. Así lo ha demostrado un equipo de científicos estadounidenses y holandeses, como consta en un artículo publicado en el “Personality and Social Psychology Bulletin”, en formato digital.


En el primer estudio que realizaron solicitaron a 53 estudiantes universitarios de Estados Unidos completar un cuestionario que medía niveles de emociones como ira, depresión, tensión, fatiga y vigor y luego los pusieron en una situación que podía provocar una respuesta colérica.


A continuación les pidieron leer la noticia de una paciente con cáncer e instaron a algunos de los estudiantes que oraran por ella o pensaran en ella. Quienes oraron o rezaron por la paciente reflejaron más tarde menores niveles de ira que los demás.


En opinión del psicólogo peruano Rodney Warthon, la oración “es uno de los tantos métodos que tenemos como defensa ante la cólera. La idea es conectarse con uno mismo, con los sentimientos y emociones directamente, sin intermediarios, con ello viene la calma. La angustia, en cambio, nos señala que uno puede perder el control”.


Pero también es posible encontrar otras fuentes de calma. El psicólogo Dante Jacobi opina que la meditación puede sosegar la ira si la persona la practica con regularidad, porque a través de la meditación podemos alcanzar el equilibrio y la paz interior. Y con la práctica constante la persona va logrando un mejor dominio de esta habilidad.

TERAPIA URGENTE


Ahora bien, las personas iracundas necesitan un abordaje más sistemático y profundo, como la terapia. Como dice Warthon, estas personas necesitan conocer la raíz de esa ira, que puede estar en situaciones del pasado que no se han resuelto. A veces la persona sabe racionalmente que su reacción fue demasiado abrupta o exagerada, pero no puede controlarla y la oración solo le dará un analgésico para el dolor, pero no curará la fuente de ese dolor.

Algo más...


CONSUMO. Comer saludablemente, no abusar del alcohol ni usar drogas son buenas maneras de evitar caer en la agresividad.

ESTADO EMOCIONAL. Por nuestra calma, procuremos evitar situaciones estresantes, dormir un mínimo de ocho horas por día, distraerse sanamente, escuchar música clásica, relajante u oriental, evitar situaciones de conflicto, preferir la conciliación antes que la discusión, pensar de manera optimista y positiva.

PENSAMIENTO POSITIVO. Viviremos mejor si escogemos vivir buenas experiencias y practicamos el precepto universal “No hagas a otro lo que no quieres que hagan contigo”.



¡NADA ES DEMASIADO DIFICIL PARA DIOS!

http://www.psicologosperu.com/