domingo, 17 de julio de 2011

CHRIS LOWNEY: HAY QUE CONOCERSE

Usted menciona que todos podemos encontrar un fin en la vida. ¿Cómo podemos estar satisfechos con lo que hacemos?

La gente tiende a vivir de ‘afuera hacia dentro’, es decir, que su sensación de satisfacción proviene de fuera respondiendo a preguntas como ¿qué pensará la gente de mí?, ¿qué tipo de estilo de vida nos muestra la televisión? Nunca estaremos felices si dejamos que otros o las modas sean la medida para sentirnos satisfechos. Deberíamos vivir de ‘adentro hacia fuera’. Es decir, empezar por dentro, ignorar las distorsiones que nos rodean y reflexionar sobre lo que consideramos importante y valioso en la vida.

¿Cómo dar el primer paso en la dirección correcta?

Yo enseño una práctica simple que consiste en emplear cinco minutos dos veces al día (una luego del almuerzo y tras la cena) para recordar por qué dar las gracias a la vida, algún objetivo que se quiere lograr y las debilidades que debemos trabajar. Además, se debe repasar mentalmente las horas transcurridas e intente aprender de las cosas que sucedieron para que nos ayuden el resto del día. Por ejemplo: estuvo molesto toda la mañana. ¿Por qué? Esta es una rutina sencilla pero poderosa. Estoy seguro de que todo el que se tome estos cinco minutos diarios hará que su vida sea un poco más organizada, centrada y tranquila.

Usted cree que hay tres habilidades que todos debemos cultivar. ¿Cuáles son?

Hay tres habilidades necesarias para vivir una vida exitosa y efectiva. Primero, uno debe conocerse, saber lo que vale y de qué se trata la vida humana. Los medios nos influyen y la cultura del consumo también nos condiciona. Si uno no sabe por lo que vale la pena vivir, puede ir a la deriva. Luego, necesitas tomar buenas decisiones. El mundo seguirá cambiando rápidamente y solo los que logren decidir adecuadamente respecto a su profesión, dinero y relaciones humanas podrán adecuarse a los cambios. Finalmente, es importante tener un proceso de reflexión simple para mantenerse enfocado diariamente. El mundo está lleno de distracciones: e-mails, reuniones, llamadas, mensajes de texto y publicidad. En promedio estamos expuestos a 5.000 anuncios cada día que crean ‘ruido’ de fondo en nuestras vidas.

Usted era un seminarista jesuita y luego cambió su vida para trabajar en JP Morgan. ¿Cómo decidió esto?

Cuando tenía 18 años ingresé a un seminario jesuita. Yo admiraba a los jesuitas que nos enseñaban y creía que la vida de ellos era muy digna, pero a los 24 años entendí que ese no era mi camino. Decidí partir y tuve la suerte de que me contrataran en el programa de entrenamiento empresarial de JP Morgan. Una de las cosas que he aprendido es que podemos hacer planes, pero también hay que estar listos para recibir los cambios que la vida nos prepara.

Se cree que ser exitoso es igual a tener fama y fortuna. ¿Cómo definiría el éxito?

Les puedo decir lo siguiente: trabajé entre algunos de los hombres mejor pagados del planeta y he visto a millonarios llorar porque creían que no les pagaban suficiente. Y puedo decirles que el dinero no te compra la felicidad. El dinero y los carros o ropa linda nos dan una felicidad temporal, pero luego esta desaparece. Entonces, ¿cómo defino el éxito? Creo que cada uno tiene que responder de acuerdo con su propia vida. Yo creo que he tenido éxito si siento que he logrado usar mis habilidades, si he dado tanto amor como he recibido, si he ayudado a hacer del mundo un mejor lugar, si he influenciado positivamente en las personas y si he logrado sentirme profundamente feliz y contento.

Chris Lowney, Escritor

http://www.psicologosperu.com/