sábado, 24 de septiembre de 2011

10 CURIOSIDADES DEL CEREBRO FEMENINO

Las hormonas femeninas afectan al funcionamiento del cerebro desde su formación, la neuropsiquiatra Louann Brizedine autora del libro El cerebro femenino, cuenta cómo funciona.

El cerebro de la mujer tiene muy desarrollados el cortex cingulado anterior, el cortex pre frontal, la ínsula y el hipocampo; las zonas del cerebro que se encargan de sopesar opciones, procesar emociones activar sentimientos viscerales y registrar en la memoria momentos con una fuerte carga emocional.

1 ¿Cuáles son las principales diferencias entre el cerebro del hombre y la mujer?

En su mayor parte los cerebros del hombre y la mujer son muy similares, pero cada uno tiene su propia realidad hormonal. Estas no nos hacen ser quienes somos pero influyen en cómo nos sentimos y en nuestro estado de ánimo.

Además son las responsables de sutiles diferencias neurológicas en la formación de los circuitos cerebrales, fruto de la evolución de millones de años que guían nuestros impulsos e influyen en la visión que tenemos del mundo y en cómo relacionarnos con él.

Las sutiles diferencias guardan relación con los aspectos como la reproducción, la sexualidad y el afán de proteger a las crías mientras no se valen de sí mismas.

2 ¿Cómo se puede aplicar esto en la educación de los niños? Es decir, ¿se puede criar a una niña más femenina?

Aunque se intente criar a un chico de una forma más neutra, es decir con juguetes neutros y se quiera influir en la forma de actuar de los niños al momento de jugar aparecen comportamientos propios de cada sexo.

3 ¿Cuáles son los puntos fuertes y los puntos débiles del cerebro femenino?

El punto fuerte del cerebro femenino, y que muchos hombres no conocen, es precisamente esa capacidad, algo más afinada que en el sexo masculino de leer cartas y captar matices emocionales. Eso tiene su contrapartida, por lo que puede verse al mismo tiempo como un punto débil, y lleva a muchos malentendidos: el hecho de que la mujer sea tan sensible a los matices, hace que a menudo se la acuse de ser demasiado susceptible.

4 ¿Las fluctuaciones hormonales afectan más a la mujer?

Se sabe que a la mujer, las hormonas la afectan en muchos aspectos, entre ellos nuestro estado de ánimo. En los dos días antes de la ovulación y durante las dos primeras semanas del ciclo, cuando el estrógeno es elevado, se da más el coqueteo, piensan más en el sexo, incluso hablan más, dos días antes de la regla, en cambio, al subir la progesterona y bajar el estrógeno, se vuelven más irascibles, más susceptibles.

5 ¿Estas diferencias, influyen en que el hombre hable más que la mujer?

A lo largo de la historia y en todas las culturas, las mujeres han hablado mucho entre ellas. Es parte de lo que conecta a las mujeres entre si y les sirve para transmitir información social importante para la cohesión del grupo.

No tiene que verse como algo negativo. Comentar detalles emocionales y sociales sobre otras personas les ayuda a entender cómo funcionan las relaciones interpersonales y sociales. Durante miles de años les ha permitido cumplir con su función de mantener unida a la familia y a la comunidad. Las mujeres son un importante factor de cohesión social.

6 ¿La mujer es más vulnerable a la depresión?

Esa vulnerabilidad aparece cuando comienzan los ciclos menstruales, al parecer a causa de las fluctuaciones hormonales. Los científicos creen que, al tiempo que las hormonas permiten a la mujer tener esa mayor sensibilidad para captar y responder antes las emociones – necesaria para poder hacerse cargo de los hijos cuando todavía no saben valerse por si mismos- también las hace doblemente propensas a sufrir depresión.

7 ¿Qué hay de cierto de la famosa intuición femenina?

Lo que se está comprobando es que tiene una base biológica. Las mujeres podemos ser más intuitivas y más empáticas. En parte se debe a esa capacidad para leer expresiones faciales y distinguir matices en los tonos de voz, pero intervienen otros factores. Los estudios sobre imágenes cerebrales muestran que, al observar o imaginar a otra persona en estado emocional concreto, se pueden activar automáticamente actitudes similares en nuestro cerebro.

8 ¿Por qué las mujeres no mostramos nuestra agresividad abiertamente?

Hombres y mujeres pueden sentir el enfado y la rabia por igual, con la misma intensidad; la diferencia estriba en como la canalizan. El hombre tiende a entrar más en conflicto, a pelearse. De hecho, sus circuitos cerebrales lo hacen más propenso a la agresión física. La mujer parece evitar el conflicto, lo cual no quiere decir que no sienta esa agresividad.

9 ¿Todas las mujeres tenemos un instinto maternal?

Biológicamente todas tenemos el potencial de tenerlo pero la realidad demuestra que no todas lo desarrollan o simplemente no sientes interés por tener hijos. Lo que sí parece que el contacto con bebés puede estimular en el cerebro la liberación de hormonas que inducen al deseo de tener un niño.

10 ¿La maternidad cambia el cerebro de la mujer?

La maternidad transforma los circuitos cerebrales femeninos funcional y estructuralmente, gracias en parte a la liberación de grandes cantidades de oxitocina. Esta hormona, activada por el parto y fortalecida por el contacto físico con el bebé, la dota de un cerebro maternal, atento y protector que obliga a la madre a cambiar sus prioridades y la lleva a proteger celosamente a sus hijos. Este instinto protector se instala en el cerebro para siempre.

Louann Brizedine, autora del libro "El Cerebro Femenino".

Fuente: revistabuenasalud.com

http://www.psicologosperu.com/