domingo, 25 de septiembre de 2011

EL CEREBRO MASCULINO Y SUS DEBILIDADES

¿QUÉ ES LA masculinidad? ¿En qué son diferentes hombres y mujeres? El neurobiólogo alemán Gerald Hüther cuenta estos hechos desde una perspectiva nueva.

El profesor universitario Gerald Hüther considera que ni la disposición genética ni el entorno justifican la diferencia cerebral entre hombres y mujeres, sino una diferente concentración hormonal desde antes del nacimiento, en la que prima la testosterona en el varón y los estrógenos y la progesterona en las féminas, en su ensayo Hombres, el sexo débil y su cerebro.

Lo que dice el experto:

Niños, más impulsivos que las niñas

"La progesterona hace que los recién nacidos del sexo masculino sean más impulsivos, más excitables emocionalmente y más difíciles de tranquilizar que las niñas y que, al año, ya muestran interés por automóviles, excavadoras y locomotoras y deseen imponerse arrebatando sus juguetes a otros niños. Desde su niñez, los hombres emprenden un camino ligeramente distinto al de las niñas, con más impulso", enfatiza Hüther. Lo que es bien cierto para un simple observador, agrega, es que el hombre medio está más capacitado que las mujeres para la síntesis, para la orientación espacial, para las capacidades fino-motoras, como la puntería, o para establecer relaciones jerárquicas de dominación, opina el experto.

"Por el contrario, ellas tienen más empatía y saben ponerse mejor en el lugar de los demás, poseen una mayor capacidad de comunicación verbal y entran en contacto visual con su interlocutor más abiertamente" asevera el neurobiólogo.

En la búsqueda del porqué de esta diferencia, Hüther llega a la conclusión de que "la estructura y organización de nuestro cerebro se adapta con especial facilidad cuando lo que hacemos nos resulta placentero, cuando ese 'algo' nos llega al alma", tras sus investigaciones como director del Centro de Investigación de Medicina Preventiva y Neurobiología de dos universidades alemanas.

"Cuando hacemos, aprendemos o vivimos algo con entusiasmo, las vías nerviosas que se activan en el cerebro, inicialmente frágiles, se convierten en carreteras cerebrales, cada vez más preparadas para ser activadas y utilizadas. Cuando estas actividades se prolongan en el tiempo, las vías cerebrales acaban convirtiéndose en algo semejante a autopistas", subraya el experto. Es en ese momento cuando tenemos un cerebro diferente al que teníamos antes.

La debilidad del varón al nacer

El efecto del coctel hormonal masculino sobre el niño cuando está en el cuerpo de la madre no se limita al desarrollo del cerebro, sino que abarca multitud de características corporales, opina Hüther, como la forma del rostro, quien indica que "cuanta más testosterona exista en la fase prenatal, tanto más 'masculino' y 'robusto' resultará el bebé. "Las hormonas, pues, desencadenan y regulan las diferencias corporales entre ambos sexos. No porque los hombres desarrollen un cuerpo diferente al de las mujeres o porque tengan otros genes y otro cerebro, sino porque sus glándulas sexuales producen y vierten en el sistema circulatorio otras hormonas". Este especialista constata que obstetras y pediatras saben por experiencia que los niños recién nacidos presentan generalmente una constitución algo más débil y vulnerable que las niñas, especialmente cuando nacen prematuramente, y que se ha comprobado científicamente que, incluso en la fase prenatal, mueren ligeramente más embriones masculinos que femeninos.

Así, durante los años inmediatamente posteriores a la reunificación de las dos Alemanias, la cifra de descendientes de sexo masculino experimentó un significativo retroceso en los estados de la antigua República Democrática, según el experto "por el estrés sufrido por las madres. En circunstancias desfavorables, sucumbieron sensiblemente más embriones masculinos, más vulnerables que los femeninos", subraya el experto. De este modo, se puede constatar que este sexo débil masculino es de constitución más delicada que el femenino y que sólo hay un aspecto en el que los niños, sobre todo desde la pubertad, tienen una considerable ventaja: en el empleo de la fuerza bruta; sin embargo, tienen mayores dificultades para apropiarse y fijar en sus neuronas patrones cognitivos, emocionales y conductuales complejos.

El cambio del rol de hombre

Así, esos "niños débiles" buscan por encima de todo, seguridad emocional, atención, tanto afectiva como material, reconocimiento, y valoración, especialmente, por sus progenitores masculinos y, de no ser así, "se inspiran en otros hombres representantes para el desarrollo posterior de su personalidad: pilotos de carreras, estrellas del pop, futbolistas, actores de cine… y, recientemente, también héroes de videojuegos", explica el investigador. Para Hüther, en la actualidad, la disolución de la concepción tradicional del papel masculino es imparable e irreversible y el hombre de hoy no se siente abocado a ser un valiente soldado, un fiel cumplidor de su deber o un funcionario con derecho a pensión, sino lo que en nuestro círculo cultural se estima importante y significativo.

"El teatro en el que han actuado los hombres desde tiempo inmemorial asumiendo toda clase de papeles ha terminado y, sin pretenderlo, hemos llegado a un punto en el que a los hombres ya no les importa desempeñar el papel de hombre; de lo que se trata es de convertirse en hombres auténticos".

Y convertirse en un hombre auténtico, a su juicio, es un proceso consistente en el despliegue de un potencial, un proceso interior, que tiene lugar en el joven en su camino de maduración hacia el hombre adulto y se organiza por sí mismo.

Para este investigador, el niño tiene que encontrar a alguien, preferiblemente una madre o un padre, que lo acepte incondicionalmente como un ser que busca, hijo de unos padres que también son 'buscadores' y desean continuar siéndolo.

"Y esta relación interpersonal tan especial en la que el niño conoce los lazos de la profunda solidaridad y es continuamente animado a emprender su propio camino como un descubridor del mundo y de su propio mundo vital, tiene un nombre: amor".

Gerald Hüther

Efe Reportajes | Madrid, España | Publicado el 7 de abril de 2011
Fuente: elcolombiano.com

http://www.psicologosperu.com/