miércoles, 19 de octubre de 2011

PENSAMIENTOS DEL SABIO SALOMON




Las heridas que te causa quien te quiere, son preferibles a los besos engañadores de quien te odia.

El ánimo gozoso hace florida la vida; el espíritu triste marchita los sucesos.

Donde hay soberbia, allí habrá ignorancia; mas donde hay humildad, habrá sabiduría.

El sabio es sabio porque ama. El loco es loco porque piensa que puede entender el amor.

El sabio no dice todo lo que piensa, pero siempre piensa todo lo que dice.

Una conversación con un hombre sabio vale más que diez años de estudio en libros.

El sabio no enseña con palabras, sino con actos.

Piensa como un hombre sabio pero comunícate con el lenguaje de la gente.

Puedes decir si un hombre es sabio por sus preguntas.

La mejor medicina es un ánimo gozoso.

Siempre es tarde cuando se llora.

El sabio es amable, el necio es áspero.

Cuando el corazón se agita, se ofrenda rutinariamente. Por eso, sólo el sabio es capaz de agotar el sentido de la ofrenda.

Lo más sabio es el tiempo, porque esclarece todo.

El verdadero sabio sólo es riguroso consigo mismo; con los demás es amable.

Hombre sabio, de sayas no hace caso.

Cuando bordeamos un abismo y la noche es tenebrosa, el jinete sabio suelta las riendas y se entrega al instinto del caballo.

El ignorante, si calla, será tenido por erudito; y pasará por sabio si no abre los labios.

El idiota grita, el inteligente opina y el sabio calla.

En el pecho del sabio, aun sanada la herida, queda señal.

La carga del sabio es ligera.

El hombre sabio no debe abstenerse de participar en el gobierno del Estado, pues es un delito renunciar a ser útil a los necesitados y una cobardía ceder el paso a los indignos.

Sabio es solamente quien permanece amo de sí mismo.

Dijo un sabio a una campesina: ¿Qué darías por saber lo que yo sé? Respondiendo esta: Daría más por saber lo que no sabes.

http://www.psicologosperu.com/