viernes, 9 de diciembre de 2011

GOOGLE Y NUESTROS CEREBROS

Google está cambiando la forma en que nuestros cerebros recuperan la información, según una investigación de la psicóloga Betsy Sparrow, PhD, de la Universidad de Columbia.
Mediante una serie de cuatro estudios, Sparrow halló que somos mejores para poder recordar en qué sitio hallamos algo en Internet antes que recordar la información específica que hallamos.
Estos resultados, señala Sparrow, sugieren que los procesos de la memoria humana se están adaptando al advenimiento de la nueva tecnología de la computación y comunicación (Ciencia, 14 de julio).

Traducido del inglés al español por Psicólogo Luis Venegas Chalen

Texto original en inglés:

Google is changing the way our brains recall information, according to research by Columbia University psychologist Betsy Sparrow, PhD. Through a series of four studies, Sparrow found that we are better able to remember where to find something on the Internet than we are at remembering the specific information we found. These results, Sparrow says, suggest that processes of human memory are adapting to the advent of new computing and communication technology (Science, July 14).
APA Monitor, November 2011, Vol. 42, N° 10.

¿Cómo Google está cambiando nuestra memoria?
Ya no recuperamos los recuerdos como lo solíamos hacer.

Antes (sin Google): Sin acceso a Internet. Si queríamos averiguar algo, contábamos con una limitada fuente de opciones para investigarlo, como los libros disponibles en la biblioteca más cercana.
Ahora (con Google): Con Internet, todo está a un clic de distancia. Cuando no sabemos algo, recurrimos a la computadora para solucionarlo.

Antes (sin Google): Hallábamos formas de memorizar lo que necesitábamos saber recurriendo a nuestra memoria visual, interesándonos genuinamente en la información, creando asociaciones y más.
Ahora (con Google): Con los motores de búsqueda disponibles en todo momento, ya no solemos codificar la información internamente, porque cuando la necesitamos, la buscaremos en internet.

Antes (sin Google): La próxima vez que la información no esté disponible, tenemos más probabilidades de recordarla puesto que nos tomamos el tiempo para reforzar la información en nuestra mente.
Ahora (con Google): Cuando la información se guarda externamente, generalmente no la memorizamos, sino que recordamos el lugar dónde hallarla.

LAS CONSECUENCIAS
Nos estamos volviendo simbióticos con nuestras herramientas computarizadas. Nos relacionamos con ellas como si fuesen amigos cercanos en quienes podemos confiar. ¿Es eso bueno o malo?

CONSECUENCIAS POSITIVAS
Accesibilidad a una enorme memoria transitoria

1) Hemos almacenado información en nuestras memorias computarizadas y éstas se han vuelto mucho más accesibles que antes.
2) Nuestro recuerdo es inequívoco. Cada vez que recuperamos un recuerdo también lo volvemos a ejecutar. Google actúa como un veloz verificador, ayudándonos a evitar cometer muchos errores.
3) La información disponible no necesariamente debilita la memoria. Puede reforzarla y ser una gran fuente de innovación.

CONSECUENCIAS NEGATIVAS
Dependencia y conocimiento superficial

1) Estas herramientas han sustituido nuestra necesidad de memorizar muchos detalles; y sin estas herramientas podemos estar perdidos.
2) Nuestros nuevos hábitos pueden interferir en el desarrollo de conocimientos profundos y conceptuales.
3) Internet está plagada de información incorrecta que puede dar lugar a información inadecuada.

http://www.psicologosperu.com/