jueves, 19 de enero de 2012

AMIGOVIOS, AMIGANTES, ¡EN AUMENTO!

Las relaciones de amor entre las personas han cambiado, hasta hace unos años, solamente eran de dos tipos: las formales constituidas por el noviazgo y el matrimonio. Y la informal, conocida como “unión libre”, donde no se establecía un compromiso ante la ley eclesiástica* y/o civil.

Sin embargo hoy por hoy, términos como amigos con derechos, amigovios, amigantes, pareja de free pass o “con cover”, pareja sexual, follamigos, cada vez se hacen más conocidos; seguramente has oído hablar de ellos, pero… ¿sabes de qué se trata? la respuesta es muy sencilla: son estilos de relación que buscan una amistad con demostraciones de cariño bastante atrevidas que buscan la satisfacción sexual, pero también escuchar, entender y apoyar sin las ataduras de una relación formal, o sea, sin exclusividad (uno con una) sin la necesidad de rendirse cuentas mutuamente; en fin, sin exigencias de ningún tipo, ni compromisos, de manera ocasional y sin que se genere ninguna relación más allá de ese momento, de tal forma que una vez culminado el trato de estar juntos, cada uno sigue su vida.

Ambos, o uno de ellos, puede tener otro compromiso formal. Se sabe y se acepta, porque su finalidad no es establecer un compromiso serio, sino sólo pasar un “rato agradable”.

¿Qué te parece? Por supuesto, este tipo de relaciones tienen un precio que se tiene que pagar, y muchas veces es muy alto, doloroso y triste, vamos a verlo:

1. El acto sexual (propio del matrimonio, digan lo que digan) se degrada*, ya que está maravillosamente diseñado para tres fines:
1) Transmitir la vida
2) La unión entre los esposos que no sólo es de la mente y el corazón sino también del cuerpo
3) Por supuesto, el placer físico
Y en el tipo de relaciones que acabamos de ver, los dos primeros quedan fuera y al dejar sólo el placer físico, se tendrá un acto reducido y vacío, carente de sentido, de su forma plena y perfecta, sin amor ni trascendencia y que acabará, dalo por hecho, hastiándote.

Fíjate, si la naturaleza de la sexualidad es la procreación y su objetivo la manifestación física del amor, al ir en su contra, por supuesto que se están causando mutuamente daño y sufrimiento sin darse cuenta.

2. Uno y otro buscan el placer sin compromiso, sin complicaciones. Es así que se envilecen y se devalúan, ya que de ser personas, voluntariamente pasan a ser meros objetos que mutuamente se usan para después “desecharse” cuando ya no se les necesita. ¿Qué te parece?

3. Las relaciones de este tipo, obviamente son muy superficiales, basadas en gran medida en lo físico, en la emoción del momento y nada más. El motivo por el que se buscan es para pasarla bien y como lo que menos desean es el compromiso, entonces se produce un gran vacío emocional, una terrible soledad, y una gran frustración, ya que al estar hechos para el amor: para darlo y recibirlo cuando no se le tiene, el dolor es muy grande.

4. Al quedar el amor fuera de la relación, las consecuencias son funestas, ya que se les generan procesos de soledad, inseguridad y frustración constantes que con el tiempo pueden sumirlos en profundos procesos de depresión y por supuesto de baja autoestima y desvalorización constantes.

5. ¡Por supuesto! no tienes derechos sobre tu amigovio, puede salir con quien(es) quiera sin que te deba causar celos o algún tipo de reclamo, ya que de antemano no existe ningún compromiso por parte de los dos.

6. Por si esto no fuera suficiente, si te enamoras, seguramente pedirás que se termine la relación de “amigovios” para empezar una relación de novios normal, pero ¿qué crees? un nivel diferente al planteado inicialmente puede generar ruptura de la relación, ya que no se empezó con esa intención, sino precisamente lo contrario: cero compromisos.

Si se da el caso de que la otra parte acceda a una relación más formal, es probable que no resulte y que haya frecuentes reclamos, culpas junto a una gran desconfianza, ya que por experiencia sabes que tu amado está de acuerdo con las relaciones sin compromiso y ¿quién te asegura que no las buscará? Si lo hizo contigo, ¿por qué no con otra?

7. Y por último, no pueden faltar las enfermedades de transmisión sexual que en este tipo de relaciones están a la orden del día.

Por eso, ten cuidado, vales mucho y mereces ser amado y amar en plenitud. No te enganches con este tipo de relaciones.

Fuente: www.sexoacambiodeque.com

http://www.psicologosperu.com/