viernes, 24 de febrero de 2012

SEXO EN CONVIVENCIA Y MATRIMONIO

"Un espacio para calmar esas dudas que tormentosas crecen".

PREGUNTA:
Desde que me casé (hace 3 años), el sexo con mi mujer se fue haciendo aburrido hasta dejar de interesarme.

¿Es culpa del matrimonio?

RESPUESTA:
El documento firmado en la iglesia o el registro civil ha de tener sin duda su peso en la domesticación de una actividad originalmente tan ligada a nuestras funciones instintivas.

Pensamos nosotros, no obstante, que lo que le inyecta tedio al sexo es fundamentalmente la convivencia.
La disponibilidad del objeto de deseo noche tras noche acaba con el misterio y la escasez de la oferta.
Pero como nadie se pone a pensar en estos inconvenientes antes de sellar su alianza matrimonial, el drama que usted vive es una especie de pandemia.

------------------------------------------------------------------------------------------------

PREGUNTA:
Las relaciones sin preservativo me dejan mucho más satisfecha que las protegidas. ¿Cómo explicarían eso?

RESPUESTA:
Aparte del hecho de que el, digamos, roce genital directo es más placentero que el intermediado, existen estudios que indican que el contacto con el semen a través de la vagina produce en algunas damas un estado jovial y una menor tendencia a la depresión. Según los titulares de una investigación de la Universidad de Nueva York (Estados Unidos), esto respondería a los efectos estimulantes de las hormonas presentes en el esperma, entre las que destaca la testosterona. ¿No será eso quizás o que le ocurre?

------------------------------------------------------------------------------------------------

PREGUNTA:
¿Sirve de algo presionar el conducto por donde pasa el semen para evitar la eyaculación precoz?

RESPUESTA:
Si se hace con la debida anticipación, puede suceder efectivamente que el impulso eyaculatorio se retraiga por un momento. El éxito de la operación, sin embargo, no está garantizado; sobre todo cuando la presión en cuestión se parece demasiado a una arremetida masturbatoria. Mejor es llevar a cabo un repliegue estratégico cuando se siente el imperioso impulso eyaculatorio, para solo volver a la carga cuando el peligro ha pasado. Los resultados en este tipo de disciplinas, de cualquier forma, no se cosechan de inmediato. Hacen falta perseverancia y tolerancia ante los
fracasos iniciales para llegar un día a dominar el aguijoneante prurito. Proceda usted, entonces, según la famosa fórmula de José Córdova: "Armas a discreción, paso de vencedores".

------------------------------------------------------------------------------------------------

PREGUNTA:
¿Es verdad que a los hombres les gusta también que les acaricien los pechos? Debería intentarlo con mi novio?

RESPUESTA:
Es verdad que los pezones son en los caballeros un punto particularmente sensible a las caricias. Que tal ceremonia genere una satisfacción ecuménica, sin embargo, es ya más discutible. Existen por supuesto muchos varones que se complacen con semejante gratificación y la entienden como una antesala deseable a las visitas al Campo de Venus. Pero otros la identifican, en cambio, como un estímulo asociado exclusivamente al universo femenino y se angustian ante la sola perspectiva de que se los toquen. No le aconsejamos, en consecuencia, acometer el experimento sin consulta previa. En estos casos es mejor pedir permiso que perdón.


Fuente: Campo de Venus, Revista Somos del 11 de febrero 2012, página 62.

http://www.psicologosperu.com/