jueves, 1 de marzo de 2012

EL CEREBRO MASCULINO (4)

La ley del más fuerte importa más a los niños varones.

Los estudios han demostrado que a la edad de 2 años, el cerebro del niño varón lo impulsa a establecer dominancia física y social.

Entre las niñas también se establece cierta jerarquía de dominancia pero esta es más fluida y puede variar.

En los niños varones, al final de la segunda sesión de juegos, los niños varones unánimemente acuerdan acerca de la posición de cada niño en el ranking, y esa posición suele permanecer estable por algún tiempo.

¿Cómo saben los niños tan rápidamente quién es fuerte y quién no?

Mientras que los niños más grandes generalmente ocupan un lugar más alto en el estatus, los investigadores han descubierto que los líderes no siempre son los más grandes.

En un estudio, los niños alfa eran los que rehusaban dar marcha atrás en un conflicto.

Estos niños agresivamente demostraban su fortaleza molestando, intimidando o pegando a los niños que los retaban.

En las pruebas de hormonas que se tomó a todos los niños varones del grupo, resultó que los niños alfa tenían mayores niveles de testosterona que los demás niños.

Y para sorpresa de los investigadores, el rango que un niño había alcanzado en el grupo a la edad de 6 años, predecía dónde estaría en la jerarquía a la edad de 15 años.

Obviamente, solo un niño puede ser el “jefe máximo”, así que el resto debe hallar otras formas de triunfar y evitar ser molestado en el grupo de niños.

Una estrategia consiste en formar una alianza con el niño alfa dándole cosas que él desea y haciéndole favores.

A pesar de cómo las madres se sientan por ello, no obstante, los niños instintivamente saben que deben aprender a triunfar dentro de la jerarquía masculina.

[continuará...]

Resumen de las investigaciones de Louann Brizendine, M.D.

http://www.psicologosperu.com/