miércoles, 7 de marzo de 2012

EL CEREBRO MASCULINO (9)

Los chicos no pueden entender por qué a las chicas les gusta hablar tanto o por qué necesitan compartir cada detalle específico.

Los chicos hablan acerca de juegos y objetos, las chicas hablan acerca de personas y relaciones.

Y estas diferencias, también, pueden ser fomentadas por las hormonas.

HABITOS DE APAREAMIENTO

Los investigadores han hallado que cuando un hombre se siente atraído sexualmente hacia una mujer, querrá tener sexo con ella lo antes posible.

En el caso de los hombres que formaron parte del estudio, esperar una semana o más les parecía mucho tiempo.

Las mujeres, por otro lado, deseaban esperar hasta 3 veces más tiempo.

En la forma más básica, para un hombre, ganar el juego del apareamiento significa que su ADN y sus genes trascenderán hacia la próxima generación.

Aunque el hombre no está pensando esto conscientemente, la parte de los instintos en su cerebro sabe que con cuantas más mujeres tenga sexo, más probabilidades tendrá de tener descendencia.

Mientras tanto, el cerebro femenino intenta discernir si el hombre tiene lo que se requiere para ser un buen protector y proveedor.

Los investigadores han hallado que esto es cierto independientemente del nivel de instrucción de la mujer o de su independencia económica.

Como los hombres bien lo saben, ellos tienen que desarrollar y refinar una serie de maniobras tácticas de galantería, ya que las mujeres tienen distintos objetivos en cuanto a apareamiento en comparación con los hombres.

El cerebro femenino desea la esperanza de amor y compromiso antes de tener relaciones sexuales, pero para los hombres, el sexo frecuentemente es primero.

Los investigadores han demostrado que no existe mejor afrodisiaco para las mujeres que el hecho de que su hombre demuestre dominio y fortaleza.

Aunque los humanos y los animales presentan diferencias en sus estrategias de apareamiento, los científicos han podido observar algunas curiosas similitudes.

Uno de los ejemplos más coloridos de las tácticas animales lo observamos en la lagartija de manchas laterales.

Convenientemente, los machos presentan 3 distintos colores de cuello que coinciden con sus estilos de apareamiento.

Los machos de cuello naranja utilizan la estrategia de harem del macho alfa: Protege a un grupo de hembras y se aparea con todas ellas.

Los machos de garganta amarilla se escabullen en el harem de la lagartija de cuello naranja y se aparea con las hembras en cualquier oportunidad que puede.

Los machos de garganta azul utilizan la estrategia de exclusividad, es decir, se aparean con una sola hembra y la protegen las 24 horas del día.

Desde una perspectiva biológica, tanto las propuestas del líder del harem de cuello naranja, como del escabullidizo garganta amarilla, y del garganta azul de una sola hembra, son estrategias de apareamiento exitosas para las lagartijas y también para los humanos.

La mayoría de mujeres desearía que su pareja fuese como el de garganta azul.

LA HORMOMA DE LA MONOGAMIA = genes receptores de vasopresina en el cerebro.


[continuará...]

Resumen de las investigaciones de Louann Brizendine, M.D.

http://www.psicologosperu.com/