domingo, 8 de abril de 2012

UN FINAL MAS FELIZ

Alguna vez todos hemos tratado de escaparnos de un pasado que nos duele.

El problema es que no importa cuán rápido corras o cuán lejos vayas: el pasado encuentra siempre la forma de alcanzarte.

Perdonar es una forma de manejar el pasado para ya no tener que correr.

Nos permite manejar honestamente nuestro pasado y curar nuestro dolor.

Nos ayuda a encontrar la paz interna que viene sólo con el cambio de nosotros mismos y de nuestras actitudes.

Eso es perdonar: trabajar en los asuntos aún no terminados, dejar ir el dolor y avanzar en tu propio beneficio.

Tú perdonas para que finalmente puedas deshacerte del exceso de equipaje que te ha estado pesando y deteniendo, y así estar libre para hacer y ser lo que tú decidas.

Aceptar que no podemos cambiar el pasado = paz, aceptación.
No aceptar que no podemos cambiar el pasado = resentimiento, lucha

Perdonar = aprender a perder = ya perdí, estoy en otra.

Perdonar es amarme, porque es bien fácil sentirme víctima de lo que me pasa, lo que me hicieron.

Ocurrió y ocurrió, punto.

Cada uno se ubica desde donde quiere ubicarse.

Todos hacemos lo mejor que podemos hacer.

Todo lo que pasas lo necesitas para evolucionar.

Perdonar no es no tener límites.

Perdonar es que no duela adentro, que salga el dolor = SACAR EL DOLOR.

YO DEJO PARTIR MI DOLOR <=> YO PERDONO


http://www.psicologosperu.com/