viernes, 6 de julio de 2012

APRENDER A PERDONAR


Cuando recordamos a las personas que nos han hecho daño, nos entregamos a la tarea de desearles toda clase de calamidades, justificados en el dolor o en la afectación que nos causaron. Inmediatamente, nos llenamos de pensamientos y sentimientos negativos que se activan dentro de nosotros, convirtiendonos una vez mas, en víctimas de lo que nos hicieron, todo esto, sin ninguna conciencia, de que lo que pensamos y deseamos a estas personas, nos afecta hasta el punto de envenenarnos emocionalmente, trastornando nuestra manera de actuar.
Si nos dieramos cuenta de que al mismo tiempo en que lo deseamos a otros, nos afectamos nosotros… deberíamos poder tomar la decisión de cambiar la polaridad de nuestros sentimientos y pensamientos, con la intención de alejar todo recuerdo y posible influencia de estas personas hacia nosotros, simplemente deseandoles todo lo mejor donde quiera que estos se encuentren. El odio, genera mas odio y este nos mantiene atados a la situación.
Seguramente te sonara extraño y hasta equivocado… pero recuerda, que la vida constantemente nos retorna todo lo que pensamos, sentimos, deseamos o hacemos, y que la calidad de nuestros sentimientos y pensamientos crea la atmósfera donde se desarrolla nuestra vida cada día.
Y que pasa con las personas que impunemente le hacen daño a otros… la vida se encarga de que cada uno de ellos viva lo que tiene que vivir como consecuencia de lo que hicieron, aun cuando se sientan justificados. Perdonar, no significa liberar a otros de asumir la responsabilidad y el costo de sus errores ante la vida, por el contrario, perdonar, nos libera a nosotros del recuerdo negativo que guardamos, permitiendonos sanar nuestras heridas, fortalecernos aprendiendo de las personas y de la situación que experimentamos y dandonos la posibilidad de pasar la pagina, para dejarlos fuera de nuestra vida y sin poder, para continuar afectandonos como lo hicieron. Yo se que no es una tarea fácil, sobre todo cuando sabemos que continúan haciendo daño… por eso, te sugiero que dejes de pensar en ellos y cuando lo hagas, evita profundizar en cualquier pensamiento negativo que tengas, actúa con sentido común, protegete en lo posible y defiende siempre tus derechos, tu dignidad y tu estabilidad con valor, confianza y determinación.
Por: Maytte