miércoles, 12 de diciembre de 2012

UN OJO ABIERTO Y OTRO CERRADO


Intenta este simple ejercicio por al menos 5 minutos cada día para desafiar tu capacidad de percepción visual.

Mantén un ojo cubierto y haz tu rutina usual.

Observa qué tan bien puedes ver con sólo un ojo.

¿Qué ha cambiado en tu percepción?

Luego, cubre el otro ojo y observa cómo cambian las cosas.

PsicologosPeru.com