miércoles, 4 de septiembre de 2013

¿CÓMO EMPIEZAS TU DÍA?

Louise L. Hay

¿Cómo empiezas tu día?

Cuando recién te levantas en la mañana, ¿cuáles son las primeras palabras que salen de tu boca?

¿Te quejas?

¿Te preocupas por el día que te espera por delante?

¿Piensas en lo que no está funcionando en tu vida?

La forma como empezamos nuestro día es frecuentemente la forma como vivimos nuestras vidas.

¿Qué dices cuando recién te miras en el espejo del baño?

¿Qué dices cuando te duchas?

¿Qué dices cuando te vistes?

¿Cómo sales de tu casa para ir a trabajar?

¿Simplemente sales apurado o dices algo agradable?

¿Y qué haces cuando ingresas al auto?

¿Tiras la puerta y reniegas por tener que ir a trabajar?

Desearía que empieces tu día mañana con una afirmación.

Cuando recién te despiertas y abres tu ojos, aquí te presento algunas afirmaciones que puedes decir:

Buenos días, cama. Gracias por haber sido cómoda. Te amo.
Querido/a (tu nombre), este será un día bendecido.
Soy un regalo para el mundo.
Algo maravilloso va a suceder hoy.
¡La vida me ama!

Y cuando te levantas y te miras en el espejo del baño, me gustaría que repitieras estas afirmaciones:

Buenos días, Querido/a. Te amo.
Vamos a tener un maravilloso día hoy.
Eres un imán para los milagros.
Tienes tiempo para todo lo que necesitas hacer.
Te ves muy bien hoy.

Una afirmación es un punto de partida. Abre el camino. Le estás diciendo a tu mente subconsciente: Estoy asumiendo la responsabilidad. Soy consciente de que hay algo que puedo hacer para cambiar.

Si sigues repitiendo la afirmación, hay dos opciones: 1) o estarás listo para dejar partir cualquier cosa que sea, y la afirmación se realizará; 2) o abrirá un nuevo camino para ti.

Abre tus ojos. Abre la puerta. Da el primer paso. Di estas afirmaciones mañana por la mañana. Exprésalas durante toda la semana. Observa cómo puedes cambiar tu vida con un simple pensamiento.

Afirmemos: Cada pensamiento que tengo está creando mi futuro.