sábado, 26 de octubre de 2013

LOS EFECTOS DEL "ME GUSTA" EN TU CEREBRO


La sensación de regocijo, aprecio, compañía, legitimidad, aceptación y otras tantas que tenemos luego de ver que un comentario o una publicación nuestra obtienen un Me Gusta tiene una explicación científica, pues en última instancia somos sistemas nerviosos interactuando de diferentes maneras. Un estudio reveló los efectos del “Me Gusta” en el cerebro y porqué nos volvemos adictos a ello.

Los efectos del "Me gusta" en tu cerebro

En concreto, la detección de lo que produce un Me Gusta (o por el caso, que nos siga alguien en Twitter o un +1 en Google+) aparece en una región llamada núcleo accumbens en nuestro cerebro, que es la encargada de procesar los sentimientos gratificantes que son producidos por elementos naturales y sociales como son la comida, el sexo, el dinero y la aceptación social.

Ante las pruebas de los científicos, cada vez que una persona obtenía una alabanza en forma de valoración positiva de las redes sociales ante algún comentario, publicación o lo que fuere, esta región se hacía más activa.

La afirmación social que produce un Me Gusta es como un pequeño aplauso de pie, un asentimiento a nuestras palabras, una risa ante nuestros chistes.

Y como nuestro cerebro tiene una fuerte capacidad adictiva a lo que da placer, la razón por la cual mucha gente pasa tanto tiempo en Facebook comentando cosas y compartiendo otras, se desvela aún más.

La investigación, todavía en curso y con mucha información más por develar a medida que se detallen más resultados en próximos documentos, demuestra que el cerebro busca patrones intentando predecir las recompensas, por lo que ciertas conductas se van a potenciar para tratar de lograr aquello que le da placer.

Es que como los “Me gusta” que nos dan son esporádicos, el cerebro reacciona mejor a ellos y los valora por su aparición ante cierta escasez (se disfruta más la comida cuando hace mucho que no comes, etc.).

En otras palabras, la adicción a Facebook y a sus Me Gusta se convierte en una necesidad de la propia psiquis de la persona para buscar legitimidad social y satisfacer la necesidad de placer extra que ha creado.

La ecuación es simple, aunque el proceso sea involuntario: más contenido y más tiempo en Facebook, más posibilidades de recibir un Me Gusta y de darle placer a nuestro cerebro.


Fuente: NeoTeo