martes, 17 de diciembre de 2013

SI TU LEES, TUS HIJOS TAMBIEN

Un espacio para la imaginación
LOS NIÑOS ADQUIEREN EL HÁBITO DE LA LECTURA CUANDO VEN QUE SUS PADRES LEEN Y DISFRUTAN LAS HISTORIAS Y CUANDO LOS LIBROS SON ELEMENTOS DE CONSULTA Y DE CONOCIMIENTO.

LA NARRACIÓN ORAL TAMBIÉN ES UNA MANERA DE ACERCAR A LOS CHICOS AL MUNDO DE LAS LETRAS. PUES LUEGO ELLOS BUSCARÁN NUEVAS FUENTES DE HISTORIAS EN LAS BIBLIOTECAS.

Para motivar a los niños a leer no hay trucos ni secretos. Ellos le encontrarán el gusto a la lectura si ven a sus padres leer, disfrutar de un buen libro, comentarlo, darse un tiempo para introducirse en ese mundo que ofrecen las letras.

Efectivamente, "en hogares donde papá y mamá leen, donde el libro no es un objeto extraño, donde existe el respeto por el lenguaje, es muy probable que hijos e hijas cultiven casi naturalmente el acto de leer", reflexiona el escritor Jorge Eslava.

Ahora bien, ¿qué pasa si los padres no leen? Pues la tarea será un poco más difícil, pero no imposible. Hay que considerar otras formas de acercarse a la lectura.

Puede ser que no haya muchos libros en casa, pero siempre hay carteles a la vista, etiquetas de productos en cualquier sitio, eso también forma parte del mundo de las letras. Antes de los 5 o 6 años, los niños las descubren e identifican el logo con el nombre de un producto o del supermercado o del cine", menciona Ruby Paravecino, directora editorial de Norma.

Incluso, donde no hay libros, siempre hay historias de la familia, de cuando uno era chico, de la abuelita, y a los niños les encanta escuchar. Más adelante buscarán otras historias en los libros.

Estas son maneras agradables de acercar a los niños a la lectura. Lo que nunca se debe hacer es obligarlos a leer ni castigarlos con la lectura, porque entonces surge la antipatía hacia los libros.

Lo ideal es que cada uno descubra por sí mismo el género y los autores que más le complacen.

DESDE BEBES

No espere que su hijo aprenda a leer para cultivar el hábito de la lectura. Desde bebes se les puede leer cuentos con muchas figuras; disfrutará de esos momentos.

LIBROS COMO OBSEQUIO

Así como se les compra juguetes, hay que comprarles libros, que ellos mismos los escojan. Asimismo, llévelos al área infantil de bibliotecas y librerías.

BIBLIOTECA PROPIA

Destine un ambiente de la casa para que su hijo arme una colección de libros. Y que no sea un lugar de difícil acceso. Incluso busque información en los libros sobre cosas que conversen en casa.

Fuente: Diario El Comercio, Suplemento Mi Hogar, 11 de agosto 2013, página 14.