martes, 27 de mayo de 2014

SUPERACION + PSICOLOGIA

La vida mejor no suele ser la más complicada, sino la más sencilla.


A veces soñamos con realizar muchas cosas, o cosas de relieve, que nos den importancia y, sin embargo, comúnmente no podremos realizar ni muchas cosas, ni cosas de importancia.


En cambio, día a día podemos realizar pocas y sencillas cosas; y esas pocas y sencillas cosas son las que cambiarán nuestra vida y podrán influir en la vida de los que nos rodean.


La sencillez suele ser una característica de las obras mejores; en cambio, las grandes obras suelen perder su grandeza, cuando se las complica. 


El chispazo que ciega no resulta tan útil como la sencilla lámpara, que incesantemente proyecta su tenue resplandor.