viernes, 23 de enero de 2015

3 TIPS PARA LIDIAR CON LA FAMILIA DE TU PAREJA

Con respecto a la familia del cónyuge, hay que sentar las bases primordiales de toda relación de pareja.

Por ejemplo:

1) Nadie está obligado a amar o querer a otra persona; decidimos amar y querer a alguien según nuestra propia voluntad. Si a los miembros de la pareja, que se aman tanto, les es difícil llegar a acuerdos en variadas oportunidades, ¡sólo imagínense la tarea titánica de querer comprender, llegar a acuerdos y ser empáticos con los familiares de nuestra pareja! Más aun teniendo en cuenta que realmente existen personas problemáticas con las cuales resulta muy complicado (y a veces infructuoso) mantener relaciones cordiales y armoniosas e incluso, en algunos casos, para nuestra propia pareja le es muy difícil llevarse con ellos. De la misma manera, existen familiares muy amables y respetuosos con las que es muy fácil interrelacionarse y todo fluye, entonces puedes considerarte afortunado/a y añadir de tu parte.

2) Hay que mantener el respeto y las buenas maneras ante todo. En efecto, no estás obligado a amarlos pero sí mantener el respeto y las normas de urbanidad en tu interrelación con los demás. Sea lo que sea que acontezca, haz lo posible por mantener una conducta civilizada.

3) A la pareja le corresponde formar un frente común y muy sólido ante los demás familiares a fin de evitar confusiones y/o malentendidos. En terapia familiar sistémica se trabaja que la pareja va a formar un nuevo sistema familiar, por lo tanto las relaciones con los demás familiares van a cambiar, ya no van a ser exactamente de la misma forma que cuando ambos estaban solteros. A los familiares les corresponde comprender que la prioridad de la pareja será su nueva familia y hogar, y no tendría por qué haber lugar a resentirse por ello. Tampoco significa que la pareja se va a aislar, ya que son seres sociales. Aun cuando todo cambio pueda afectar de alguna manera, son personas adultas que podrán manejarlo de la mejor manera; de lo contrario, para eso siempre se puede recurrir a una Terapia de Familia.
www.LuisVenegas.pe