sábado, 24 de enero de 2015

AUTOAGRESIONES, AUTOLESIONES, DAÑARSE UNO MISMO

Se auto-agrede como señal de protesta... ¿es normal?

No es natural ni se espera que las personas se agredan ni como señal de protesta ni porque las cosas no resultaron como deseaba ni por ningún otro motivo.

Las auto-agresiones o auto-lesiones (como cortarse las muñecas, golpearse la cabeza, etc.) son indicadores de una deficiente tolerancia a las frustraciones. Suele producirse cuando, de niños, por lo general se les ha complacido en lo que pedían apenas “abrían la boca”.

Un desarrollo maduracional saludable consiste en aprender a manejar nuestras frustraciones, cuando las cosas no resultan como quisiéramos.

Ese es nuestro aprendizaje y nuestra evolución de niños hacia personas adultas, maduras, serenas, sensatas, auto-controladas y pacíficas.

Muchas veces también son manifestaciones y síntomas de una depresión.

Se espera que al interior de la familia, nuestros padres nos vayan enseñando cómo hacerlo. Pero ¿qué sucede si nuestros padres no saben cómo manejar sus propias frustraciones, inseguridades, ansiedades, etc.?

Para ello, se recomienda seguir una terapia psicológica con la finalidad de aprender a manejar las frustraciones y decepciones así como a tener el control de los estados de ánimo para evitar caer en excesos que puedan atentar con nuestra vida y tranquilidad así como la de los demás en la sociedad.

Si te gustó, ¡compártelo!

Publicado por Luis Venegas Chalen, Psicólogo y Psicoterapeuta. 
Especialista en Terapia de Pareja, de Familia y Terapia Individual