miércoles, 21 de octubre de 2015

67 AÑOS DE CASADOS: PAREJA MUERE EL MISMO DIA

Testimonio de amor. Una pareja de ancianos casados por 67 años fallecieron el mismo día, y tomados de la mano, por causas naturales, en California (Estados Unidos), informó la agencia Aci Prensa.

Floyd y Violet Hartwig, se casaron el 16 de agosto de 1947 y formaron una familia con tres hijos: Carol, Kenneth y Donna. Violet fue la primera en presentar problemas de memoria, le detectaron demencia senil hace algunos años y otras dolencias comunes para su edades. Hace un mes, el médico informó a a la pareja que Floyd, de 90 años tenía insuficiencia renal. Le quedaban pocas semanas de vida.

Era necesario entonces ingresar a Floyd a un hospital, pero lo hijos decidieron hospitalizar también su madre, a fin de no separarlos. Ellos relataron que cuando la condición del padre empeoró y antes que fallezca “juntamos las camas del hospital tanto como pudimos. Juntamos sus manos, y mi papá murió sosteniendo la mano de mi mamá”.

Donna, la hija menor, explicó que su madre “no estaba coherente (en ese momento), pero le dijimos que papá había fallecido y que estaba esperándola. Ella partió cinco horas después”.

Cynthia Letson , hija de Donna, apuntó sus abuelos siempre valoraron mucho a su familia, por eso fue fantástico un final juntos.

LA HISTORIA

La primera vez que Floyd y Violet se vieron fue en la escuela primara. De jóvenes construyeron una linda amistad y luego se hicieron novios. Aunque Floyd tuvo que servir a la Marina de su país durante la Segunda Guerra Mundial, los enamorados estuvieron en contactos con cartas de amor.

El canal ABC News se conmovió del caso y entrevistó a los hijos. Donna Scharton describió a sus padres como “padres decentes que comprometidos entre sí, sin importar la situación”.

Luego que Floyd regresó de la guerra, trabajó para la compañía J.B. Hill distribuyendo huevos, y luego para una empresa de alimentos, añadió Donna. Violet tuvo innumerables gestos de amor con su esposo, por ejemplo levantarse todos los días a las 4.30 de la mañana para desayunar con su esposo, de igual modo cada noche cenaban juntos.

El amor era recíproco, el esposo siempre estuvo al tanto de la salud de su esposa. Incluso al final de su vida. Donna señaló que Floyd “le decía al médico ‘estoy bien solo quiero que ella sea curada’”.

“Esa era su preocupación; no cuán malo era su dolor, sino que quería a mi mamá curada”, dijo, asegurando que ella y sus hermanos “nos dábamos cuenta de que mi papá estaba pasando por mucho dolor”, afirmó Donna a la cadena internacional.
Fuente: diariocorreo.pe