viernes, 22 de enero de 2016

EL HORROR DE VIVIR DESDE LAS EMOCIONES

Vivir la vida desde las emociones es como vivir entre olas, tsunamis y corrientes: revolcándote, hundiéndote, hundiendo a otros una y otra vez.
¿Vas de la alegría a la tristeza, del miedo al confort, de la aceptación al rechazo, de la sorpresa a la ira… y así va tu vida también?

Ahora blanco, ahora negro.

El problema no son las emociones, sino la parte inconsciente de ellas, se han vuelto los tiranos escondidos de nuestra vida.
El problema surge cuando las personas que las sienten se dejan llevar de manera excesiva por ellas, teniendo conductas que en vez de solucionar, les crean más problemas.
Ese penduleo emocional, es lo que conocemos como inestabilidad emocional:
altibajos que se dan en nuestro ánimo sin motivo aparente o por causas que no ameritan tanto drama.

Características de personas inestables:

- Les cuesta trabajo separar las diferentes áreas de su vida.
- Suelen ser dependientes e inseguros.
- Necesitan colgarse., apoyarse de muchas personas, si alguno les falla, se sienten perdidos, y se llenan de negatividad.
- Suelen tener un muy bajo umbral de tolerancia a las frustraciones.
- Tienen poco o nulo contacto con sus propios recursos en caso de que las cosas no salgan como desean.

¿Por qué son inestables?

El psicólogo Robert Plutchik, profesor Albert Einstein College of Medicine EEUU, señala hay 3 causas de que las personas no maduren con la edad:

1) Educación poco acertada: La sobreprotección familiar predispone a la inestabilidad.

2) Tránsito traumático hacia la madurez personal: Tener que afrontar las responsabilidades de la vida adulta, con sus éxitos y fracasos, hace que muchos se queden anclados en la inmadurez.

3) La búsqueda constante del ideal: viene de una educación basada en perseguir el perfeccionamiento y la excelencia en todo. Una infancia colmada de críticas es uno de los grandes fallos.

Fuente: Extracto del artículo: 8 factores de la inestabilidad emocional, de Mariana Peña.

“Cualquiera puede enojarse, eso es muy fácil… pero enojarse con la persona correcta, con el grado adecuado, en el momento justo, con el propósito correcto, y de manera efectiva… eso no es fácil”. Aristóteles.

Cambia tus emociones: cambia tus resultados

Explorando las conductas de nuestros niños emocionales

“Un niño es naturalmente reactivo porque no tiene espacio para contener el miedo o el dolor. No tiene espacio para diferir la gratificación o tolerar la frustración” Stepping out of Fear. Kirsh y Amana Trobe.

Reacciones y control

Según Krishnanda Trobe, en el libro de “Stepping out of Fear” (Saliéndonos del miedo):

Nuestras reacciones están controladas por los miedos de que a menos que reaccionemos y controlemos, algo malo nos sucederá o nunca obtendremos lo que deseamos.

Nos movemos en automático del detonante a la reacción sin ninguna consciencia de lo que está sucediendo o la razón de esto. Y el espacio entre ese detonante y nuestra reacción es infinitesimal.

Reaccionamos rápida y automáticamente porque sentimos que es un asunto de vida o muerte.
Reaccionamos cuando nos sentimos amenazados.
Reaccionamos para satisfacer nuestras necesidades.
Reaccionamos contra la otra persona cuando no nos sentimos seguros, amados o apreciados.

Diferentes tipos de reacción

Reacciones de ataque:

Demandar, exigir
Hacer dramas
Culpar
Atacar
Rebelarte
Vengarte
Enojarte y estar irritable hacia el otro
Criticar
Juzgar
Quejarte

Reacciones de movimiento hacia el otro u otros:

Armonizar, arreglar, acordar
Proponer, sugerir
Complacer
Halagar

Reacciones de retirarte:

Alejarte
Colapsarte
Deprimirte
Rendirte
Resignarte

Chequea el rol de las emociones en tu vida. 

¿Te toman o las transformas?

¿Qué detona nuestra parte emocional?

Amenazas: sentirnos atacados, invadidos, criticados, juzgados, que se metan con nosotros.

Dolor: sentirnos no apreciados, no considerados, rechazados

Expectativas: sentir las expectativas o demandas de alguien más sobre nosotros

Reflejarnos: ver cualidades en otros que no aceptamos o vemos en nosotros.

Compararnos: compararnos de manera desfavorable con otros

Miedo de perder algo o a alguien

¿Qué hacemos?

Ejercicio

Toma nota durante un día de las cosas que te molestan y activan tus reacciones. Escribe qué te molestó.
Qué fue específicamente lo que alguien dijo o no dijo, hizo o no hizo que causó esta molestia.
O si fue una situación, ¿que parte de esta situación fue la que causó tu enojo, molestia?
Ahora nota como reaccionaste tú a esta molestia. ¿Qué hiciste o no hiciste? ¿Cómo intentaste cambiar a la persona o a la situación? ¿Cómo intentaste cambiarte a ti?
Nota la respuesta que tu reacción causa en la otra persona y ¿cómo es para ti esa respuesta? Nota si obtienes lo que deseas de la otra persona.
Nota la emoción que está debajo de tu reacción.
Finalmente nota si este mecanismo de reacción es nuevo o te es familiar y si lo has repetido en el pasado.
Por: Martha Debayle

Sí se puede lograr, únicamente si admites tus errores, si te has dado cuenta de que quieres mejorar el control de tus emociones, si eres consciente de lo que te sucede y si haces lo mejor posible por solucionarlo.
Por: Psicólogo Luis Venegas Chalen