domingo, 14 de agosto de 2016

UN FUERTE VINCULO CON SU MASCOTA LLEVA A UNA MAYOR AUTOESTIMA

¿Tu perro bosteza después de ver que tú lo haces? Esa es una buena señal.


Sabemos que tener un compañero apachurrable alrededor puede disminuir tus niveles de cortisol, motivarte a hacer ejercicio y ayudarte a hacer amigos humanos; recientes investigaciones demuestran que las personas con relaciones estrechas con sus mascotas se sienten mejor.

Un estudio en el Journal of Personality and Social Psychology encontró que los dueños que se sentían especialmente cercanos a sus animales tenían mayor autoestima, eran más felices y tendían a estar menos estresados. Si deseas tener más sincronización con tu perro, propone Brian Hare, Ph.D., catedrático de la Universidad de Duke y fundador y co-director del Centro de Cognición Canina, empieza por aprender cómo funciona su cerebro. Observa a tu mascota, tener en cuenta dichas conductas te ayudará a entenderla aún mejor.


Cuando señalas con el dedo, tu mascota ve hacia donde estás señalando

Al igual que los niños pequeños son capaces de interpretar las señales no verbales de los adultos (por ejemplo, los brazos extendidos significan que el bebé está a punto de ser acogido), los investigadores han hallado que los perros "leen" los gestos humanos para aprender lo que sus propietarios quieren o esperan de ellos. Si tu perro sigue tu lenguaje corporal con los ojos, según Hare, significa que es un buen comunicador que confía en ti para ayudarse a tomar decisiones (como, por ejemplo, si saltar o no en un charco) y resolver problemas (como recuperar un juguete que quedó atracado debajo del sofá).

Si bostezas, tu perro también bosteza

El bostezo puede ser tan contagioso en los perros como en los humanos, pero los perros más a menudo imitan a alguien con quien tienen un vínculo estrecho que con un extraño, explica Hare. Intenta simular un bostezo en frente de tu perro. Si no puede mantener su hocico cerrado, es una señal de empatía y conexión, comenta Hare.

Te mira a la cara sin razón alguna

Cuando tu perro te mira a los ojos, genera la liberación de la hormona oxitocina que hace que ambos se sientan bien. Esto da lugar a lo que Hare llama un "círculo de la empatía": ambos se sienten valorados y apreciados. Al hacer contacto con los ojos, tu mascota te está diciendo, "¡Te quiero!".

Si tu perro no hace ninguna de estas cosas, es posible que necesite un poco más de tiempo de interrelación contigo, por lo tanto haz un esfuerzo por interrelacionarte mejor con tu mascota. Programa salidas al parque con tu perro, hagan ejercicio juntos y jueguen juegos que sean mentalmente estimulantes para tu mascota, sugiere Hare.

Este artículo apareció originalmente en la edición de septiembre 2016 de Good Housekeeping.