martes, 23 de enero de 2018

DIA 23: FRASE PARA DETENER CHISMES

Los chismes no tienen cabida en una sociedad respetuosa y madura. Sin embargo, sí existe y, desafortunadamente, los adultos son los que lo difunden. Los chismes se asocian con conversaciones o rumores acerca de la vida personal o las decisiones de alguien. Es probable que usted haya escuchado chismes, o incluso haya estado en los círculos del chisme usted mismo. Hoy discutiremos el tema de los chismes, a quién afecta y cómo detenerlo.
¿Alguna vez te has preguntado por qué chismeamos? Muchas personas se involucran y fomentan los chismes. Hay tantos reality shows y revistas de chismes en los medios de hoy. Inherentemente hablamos de lo que está sucediendo en nuestras vidas, y de aquellos que conocemos y amamos. Sin embargo, generalmente hacemos esto de una manera afectuosa. La mayoría de las veces, tendemos a chismear acerca de alguien que no nos gusta y obtenemos información "interesante". Si bien, en ese momento, la información puede ser interesante, no es una buena idea involucrarse en este comportamiento.

La mayoría de veces, encontrará que la gente utiliza los chismes porque no se sienten bien consigo mismos. Es fácil hacer caer a los demás, en lugar de centrarse en sí mismos y cómo mejorar. A menudo buscan atención y si ofrecen chismes "interesantes" a los demás, los demás querrán enterarse y los harán sentir importantes.

Muchos psicólogos han estudiado el acto de chismear. Los estudios han descubierto que los chismes son tan dañinos para el chismoso como para la persona de quien se habla. ¿Puedes creer que el 60% de las conversaciones entre adultos se trata de alguien que no está presente en esa conversación?

Ahora que sabemos que la mayoría de la gente chismea, la pregunta es: ¿Cómo nos detenemos? Si alguien intenta arrastrarle a una conversación sobre otra persona en la que realmente usted no quiere participar, simplemente pregúntele: "¿Por qué me estás contando esto?".

Cuando alguien está tratando de involucrarle en una conversación negativa sobre otra persona, sólo tiene que preguntar: “¿Por qué me cuentas esto?”. Los psicólogos consideran que esta frase es eficaz por varias razones. En primer lugar, la cuestión disipa cualquier motivo egoísta del chismoso. En segundo lugar, obliga al chismoso a que se enfrente al hecho de que usted no está interesado en participar.

Esta pregunta los detendrá en seco porque interrumpirá sus motivaciones y su proceso de pensamiento. Le quita la atención puesta en la persona chismosa. También le deja en claro que usted no está interesado en participar en esa conversación. Cuando haga esta pregunta, se detendrán. Podrán murmurar algún tipo de respuesta, pero difícilmente será una respuesta adecuada o valedera. En ese punto, usted puede indicar claramente que no desea participar en esa plática y sugerirle que converse dicha información con la persona de la cual está hablando.

Nuestra sociedad se ha convertido en una sociedad que gira en torno a los problemas de los demás. En lugar de unirse a esta tendencia, rehúsese a entablar una conversación acerca de una persona que se sentiría perjudicada si llegase a enterarse de dicho chisme.