lunes, 5 de febrero de 2018

DIA 36: TU PROPOSITO DE VIDA

Eres una obra maestra original.
Tu ADN lo prueba.
Nunca ha habido nadie como tú y nunca más lo habrá.

Necesitamos un sentido de propósito para nuestras vidas tanto como necesitamos alimento, agua y oxígeno.
Este sentido de propósito proporciona significado, nos hace sentir útiles y es un recordatorio constante de que nuestra vida tiene importancia.

Tu vida exterior refleja con exactitud tus valores, prioridades y principios.

Sin un profundo sentido de propósito, la vida carece de significado verdadero o de sentido a largo plazo.
Este tipo de existencia se caracteriza por hacer las cosas de manera rutinaria, con cinismo, pesimismo, apatía y, a fin de cuentas, una vida mediocre.
Es vivir perpetuamente en modo de supervivencia.

Es una vida que necesita estar llena constantemente con cosas del exterior, estar ocupada, tener distracciones y una actividad continua.
Por eso es que algunas personas, al pensar que sus vidas carecen de sentido, vean como única opción el suicidarse o "quitarse la vida".
Generalmente, todos compartimos los propósitos comunes de aprender, crecer y contribuir, pero ¿qué dices acerca de ti específicamente?
Tendrás un sentido de destino cuando lo que más te guste hacer se combine con lo que haces mejor.
Allí es donde pasarás la vida a tu manera, haciendo la diferencia para la que has sido equipado exclusivamente.

Tu verdadero lugar siempre te estará esperando porque nadie más que tú puede llenarlo.
¡Ese es un pensamiento grandioso!

Tu propósito no es algo que tengas que alcanzar; más bien, es algo que necesita ser satisfecho o saciado.

Cambiarás constantemente y te convertirás en alguien nuevo a lo largo de tu vida.
En cada cambio, te acercarás más a tu verdadero lugar o te apartarás de él.

COMO UNA PERSONA PIENSA, ASÍ ES SU VIDA.

Cuando comenzamos a renovar nuestra manera de pensar, nuestro mundo cambia con nosotros.
Cuando nos volvemos mejores, nuestras vidas se vuelven mejores.
El prerrequisito para cambiar las circunstancias es que tú debes cambiar primero.

¡Rechaza la influencia de la mediocridad y haz tu mejor esfuerzo por sobresalir en lo que tú sabes!

Sé original.