lunes, 12 de febrero de 2018

DIA 43: 14 FORMAS DE DEJAR LAS COSAS PARA DESPUES

7 MANERAS DE DEJAR EFICAZMENTE LAS COSAS PARA DESPUÉS
[Una parodia]

  1. Sólo desea, espera y sueña. Realmente no hay necesidad de fijar metas claras y específicas para luego arremangarte la camisa y ponerte a trabajar.
  2. Trabaja siempre en lo que es divertido y fácil, en las tareas C y B, en lugar de cumplir con las prioridades A, las cosas que son a menudo difíciles pero necesarias. ¿No es que las tareas de baja prioridad generan impulso?
  3. Permanece en tu carrera aunque seas infeliz, estés atascado y no puedas crecer. Siempre puedes esperar ansioso que lleguen las noches y los fines de semana.
  4.  Si estás cansado, ¡deja siempre el trabajo difícil para más tarde! Usa el cansancio estratégicamente para escapar de esas tareas incómodas.
  5. Si temes que algo ande mal físicamente, no vayas al médico. De esa manera evitarás enfrentarte con la realidad de una posible enfermedad. Es mucho más fácil esperar hasta que estés realmente enfermo.
  6. Mañana es siempre un buen día para empezar algo importante, tal como hacer ejercicio o una dieta. La semana que viene es mucho mejor.
  7. Toma un descanso de todos los proyectos cuando llegues a 90% de su realización. De esa manera siempre podrás volver a ellos.

7 RAZONES VÁLIDAS PARA DEJAR LAS COSAS PARA DESPUÉS
[Otra parodia]

  1. Obviamente, posponer las cosas te permite escapar de actividades desagradables. Estas podrían ser las cosas que temes hacer o simplemente las cosas que no te gusta hacer.
  2. Si esperas que las cosas mejoren, incluso puedes culpar al mundo por tu infelicidad. Ya basta de ese asunto de la responsabilidad personal.
  3. Puedes manipular a otros sutilmente para que hagan el trabajo. Si lo pospones lo suficiente, alguien más podría intervenir eventualmente y hacerlo por ti.
  4. Puedes evitar responsabilidades mayores que traen acoplado el éxito. Si haces un trabajo bien y a tiempo, los demás sólo esperarán que lo hagas de nuevo. Por supuesto, eso es muy injusto.
  5. Si sientes que no tienes que hacer el trabajo ahora, puedes planear hacerlo después. Algunos llaman a esto pereza, pero son maleducados.
  6. Siempre puedes reclamar la inmunidad perfeccionista. Puesto que eres tan meticuloso, los demás comprenderán si nunca comienzas.
  7. Si no estás seguro, espera. Esta es una buena regla general. Una tarea difícil, agobiadora e insuperable debería siempre ser propuesta hasta que estés completamente listo y descansado.
¡NO TUVE TIEMPO!
[Ahora sí, seriamente]
Se ha dicho que 3 palabras simples describen la mediocridad con mayor exactitud: "No tuve tiempo". 
Ni tú ni nadie más podrá tener una excusa más perjudicial con respecto al éxito.
Cuando le dices a alguien que no tuviste tiempo para realizar lo que se te encomendó o lo que te responsabilizaste que ibas a hacer, simplemente reafirmas la convicción de que no se puede confiar en ti para completar el trabajo. 
Y cuando te dices a ti mismo que no tuviste tiempo , estás socavando tu credibilidad interior y fortaleciendo una imagen propia de bajo rendimiento e irresponsabilidad. 
Si no vas a poder hacerlo, mejor no te comprometas.