martes, 26 de enero de 2010

TRASTORNOS DEL SUEÑO

Clasificación de los trastornos del sueño:

1.-Pesadillas.
2.-Terrores nocturnos.
3.-Sonambulismo.
4.-Somniloquio.
5.-Jactatio Cápitis nocturna.
6.-Bruxismo.

1.-Pesadillas.

-Constituyen episodios de sueño con ansiedad y que pueden despertar a la persona.
-Se producen a cualquier edad, aunque su relato es más común en la primera década de la vida.
-Son más frecuentes cuando la persona está preocupada o ansiosa por algo.

Criterios para el diagnóstico.
1.-Despertares repetidos durante el periodo de sueño mayor o en las siestas diurnas, provocados por sueños extremadamente terroríficos y prolongados que dejan recuerdos vividos, y cuyo contenido puede centrarse en amenazas para la propia supervivencia, seguridad o autoestima.
2.-Al despertarse del sueño terrorífico la persona recupera rápidamente el estado vigil.
3.-Provocan malestar clínicamente significativo o deterioro social, laboral ó de otras áreas importante de la actividad del individuo.
4.-No aparecen en el transcurso de otro trastorno mental (Ejm: delirium, trastorno por estrés postraumático) y no se deben a los efectos fisiológicos directos de una sustancia (Ejm. Drogas, o fármacos) ó a una enfermedad médica.

2.-Terrores nocturnos.

El niño se sienta bruscamente en la cama gritando intensamente; se pueden producir toda una serie de vocalizaciones acompañadas de manifestaciones de una ansiedad intensa: sudoración, piloerección y taquicardia. Se pueden producir gestos incoordinados y rápidos, y una fijación de la mirada en algún punto frontal.
Cuando el niño se despierta durante un episodio de terror nocturno, generalmente no suele recordar lo ocurrido
Suelen iniciarse en la edad preescolar, pudiendo ocurrir durante toda la infancia, persistiendo en muy poca ocasiones más allá de la pubertad.

Criterios para el diagnóstico de terrores nocturnos.
1.-Episodios recurrentes de despertares bruscos, que se producen generalmente durante el primer tercio del episodio del sueño mayor y que se inician con un grito de angustia.
2.-Aparición durante el episodio de miedo y signos de activación vegetativa de carácter intenso (taquicardia, taquipnea y sudoración).
3.-En individuo muestra una falta de respuesta a los esfuerzos de los demás por tranquilizarlo.
4.-Existe amnesia del episodio: el individuo no puede describir recuerdo alguno detallado de lo acontecido durante la noche.
5.-Estos episodios provocan malestar clínicamente significativos ó deterioro social, laboral o de otras áreas importantes de la actividad del individuo.
6.-La alteración no se debe a los efectos fisiológicos directos de una sustancia (Ejm drogas o fármacos) o a una enfermedad médica.

3.-Sonambulismo.

El sonámbulo mantiene los ojos abiertos y fijos, siendo capaz de inspeccionar el ambiente evitando de esta forma los objetos encontrados a su paso, aunque existe el riesgo de que se caiga por una escalera o por una ventana, puede llegar a vestirse, abrir las puertas y ventanas, salir de la casa, alimentarse o realizar tareas de higiene personal.

Ocasionalmente, el sujeto puede hablar, aunque su articulación es muy pobre, limitándose a una simple murmuración.
En cuanto a la duración, un episodio de sonambulismo puede ir desde un minuto hasta más de media hora, y su frecuencia puede ser de varios episodios por semana.

Criterios para el diagnóstico de sonambulismo.
1.-Episodios repetidos que implican el acto de levantarse de la cama y andar por las habitaciones en pleno sueño, que tienen lugar generalmente durante el primer tercio del periodo de sueño mayor.
2.- Durante estos episodios, el individuo tiene una mirada fija y perdida, se muestra relativamente arreactivo a los intentos de los demás para establecer el diálogo y sólo puede ser despertado a base de grandes esfuerzos.
3.-Al despertar (tanto en pleno episodio como a la mañana siguiente), el sujeto no recuerda nada de los sucedido.
4.-A los minutos de despertarse del episodio de sonambulismo, el individuo recobra todas sus facultades y no muestra afectación del comportamiento o de las actividades mentales.
5.- Los episodios de sonambulismo provocan malestar clínicamente significativo ó deterioro social, laboral o de otras áreas importantes de la actividad del individuo.
6.-La alteración no se debe a los efectos fisiológicos directos de una sustancia (Ejm: drogas o medicamentos) ó una enfermedad médica.

4.-Somniloquio.

-El somniloquio es el habla o la emisión de sonidos con significado psicológico durante el sueño sin que exista una concepción critica subjetiva del episodio.
-El habla puede ir desde sonidos ininteligibles hasta un pequeño discurso.
-El contenido del discurso suele ser elaborado y afectivo durante el sueño.
-Normalmente el habla tiene una duración de pocos segundos y ocurre esporádicamente.
-Se inician normalmente cuando el niño esta en edad preescolar.

5.-Jactatio Cápitis Nocturna.

Este trastorno consiste en el balanceo rítmico de la cabeza (delante -atrás y hacia los lados), y en algunos casos, de todo el cuerpo)
Los movimientos de la cabeza son los más importantes, considerándose los corporales como secundarios.
Estos movimientos pueden ser regulares e intermitentes y aunque en la mayoría de los casos son suaves, pueden resultar violentos ( golpear la cabeza contra la cama o las paredes) hasta el punto de provocar heridas.
En algunas ocasiones estos movimientos pueden repetirse durante un período largo de tiempo sin que el niño muestre algún tipo de cansancio aparente o que se golpee la cabeza contra un objeto sin llorar.
Ocurre sobre todo en lactantes, especialmente entre los 8 y 24 meses de edad, es raro encontrar en adolescentes.

6.-Bruxismo.

Se caracteriza por una actividad rítmica de los músculos maseteros pterigoideus internos y temporales que provocan una serie de contracciones forzadas de las mandíbulas y una fricción de las superficies dentarias.
Esta fricción si es muy frecuente pude provocar un desgaste de los dientes e incluso alteraciones en la articulación temporo mandibular.
El curso de este trastorno puede ser transitorio o crónico.
Los sujetos que presentan esta alteración suelen presentar cefaleas y somnolencia durante el día.
En algunas ocasiones el paciente que rechina los dientes no tiene conciencia de este comportamiento y muy raras veces se despierta por el ruido producido.
Las quejas de estos niños suelen ser el dolor en las mandíbulas, cansancio en los músculos de la masticación y una extrema sensibilidad en los dientes al despertar por la mañana.

CONSEJOS BASICOS PARA MEJORAR EL SUEÑO

Levantarse a la misma hora todos los días aunque se duerma mal.
Dormir lo necesario, pero no en exceso.
Realizar ejercicio físico regular durante el día.
Procurar que la temperatura de la habitación sea fresca.
No ir a la cama con hambre.
La habitación debe ser tranquila.
No consumir cafeína desde varias horas antes de acostarse.
Evitar el exceso de alcohol.
No obsesionarse por quedarse dormido.
No se debe administrar hipnóticos a niños.
Acudir directamente al especialista cuando exista una sensación subjetiva de alteración del ritmo sueño-vigilia.

Ideas adicionales del psicólogo Luis Venegas:
  • Antes que consumir fármacos, realizar respiraciones profundas diafragmáticas (inhalar y exhalar). Beber infusiones: manzanilla, valeriana, wawasana, tilo, dulces sueños, etc.
  • Si tiene cosas pendientes por arreglar en los días siguientes, anotarlas en un papel para buscarles solución mañana.
  • Estar atento a los mensajes captados a través del sueño, que muchas veces son proyecciones de nuestros pensamientos durante el día.
  • Al perdonar a las personas, en lugar de seguir enfrascado en una batalla de rencor, cólera y desquite, podrás dormir tranquilo.
  • Considerar que el no tener sueño le puede suceder a cualquier persona en cualquier momento, por lo tanto, no alarmarse, desesperarse ni sentirse inadecuado. Aprovechar el momento de insomnio para practicar meditación, poner un video y rescatar el mensaje, ver una película o serie que le puede dar ideas sobre la vida, ordenar algo que haya dejado pendiente (un cajón, archivos, computadora, etc.), leer una lectura interesante que llenará su tiempo, de la cual aprenderá nuevas cosas y que le puede dar ideas para resolver su problema.
  • Salir a la ventana y apreciar las cosas simples de la vida: obsevar las plantas, mirar al cielo, etc.
  • Permenecer echado practicando una posición de comodidad para su columna, en otras palabras, encontrarle alguna utilidad a ese tiempo: cómo esta situación me puede ser útil.
  • Mientras tanto, sonreír y empezar a hacer un recuento de las cosas por las que está agradecido.

http://www.psicologosperu.com/