lunes, 31 de diciembre de 2018

DÍA 365: ¡ADIÓS 2018 Y GRACIAS!

Hoy es el último día del año.

No olvides cerrar ciclos, 
colocar puntos finales, 
dar gracias por lo bueno y lo malo pasado y por venir,
decir "te quiero" a los que quieres, 
decir "adiós" a los que tengas que decírselo, 
perdonar aunque te cueste... 
y no te olvides de vivir, de luchar, de quererte y 
de soñar mientras sigues vivo.
Estás a punto de vivir 365 días de nuevas historias.

Aprovéchalos mientras dure y que el pasado nunca sea un lastre sino un impulso para construir un futuro mejor.
Gracias 2018 por las enseñanzas, los aprendizajes, las lecciones de vida, que nos harán más fuertes, experimentados y, por ende, sabios.

domingo, 30 de diciembre de 2018

DÍA 364: PROGRAMA TU MENTE PARA UN AÑO PRÓSPERO

La abundancia y la prosperidad están a tu alcance.

La energía de fin de año en todo el planeta es propicia para que declares tus metas para el 2019.

Libérate de las creencias que te limitan a hacer realidad tus sueños y empieza con energía renovada el año 2019.

¿Cómo convertir tus promesas de año nuevo en realidad?

1.- Define claramente cuáles son tus propósitos y escríbelos. 

2. Honra tu vida desde la gratitud (gracias por...) y el merecimiento (me merezco...), dejando ir lo que hoy te limita para poder vivir más feliz (suelta, libera, despréndete, desapégate, deja ir, fluye...).

3. Aplica técnicas de visualización (imagina tu futuro preferido y grábalo en tu mente) y afirmaciones (sí puedo, tengo habilidades, se vienen cosas mejores, etc.) que te permitan atraer y disfrutar lo que deseas y necesitas para vivir más plenamente.

Que el año venidero les traiga mucha salud, prosperidad y acercamiento con todas las personas importantes en sus vidas.

Tengamos el firme propósito de efectuar cambios positivos, en cumplimiento de nuestras responsabilidades, evitando lo que es dañino para nuestras personas.
¡FELIZ AÑO NUEVO 2019!

sábado, 29 de diciembre de 2018

DÍA 363: LOS 10 POSTS MAS LEÍDOS DEL AÑO

1. DÍA 128: CÓMO TRATAR CON PERSONAS DIFÍCILES, CONFLICTIVAS, COMPLICADAS, TOXICAS, 8 de mayo 2018, 7,913 vistas
https://psicologosperu.blogspot.com/2018/05/personas-dificiles-conflictivas.html

2. DÍA 171: 50 FRASES DE GENTE MANIPULADORA Y TÓXICA, 20 de junio 2018, 5,750 vistas
https://psicologosperu.blogspot.com/2018/06/50-frases-de-gente-manipuladora-y-toxica.html

3. DÍA 211: NO PONGAS A PRUEBA A TU PAREJA, 30 de julio 2018, 5,728 vistas
https://psicologosperu.blogspot.com/2018/07/no-pongas-prueba-tu-pareja.html

4. DÍA 63: 20 COSAS QUE DEBES HACER EN PERÚ ANTES DE MORIR, 4 de marzo 2018, 5,650 vistas
https://psicologosperu.blogspot.com/2018/03/dia-63-cosas-que-debes-hacer-en-peru.html

5. DÍA 119: 7 IDEAS PARA DISCIPLINAR NIÑOS, 29 de abril 2018, 5,472 vistas
https://psicologosperu.blogspot.com/2018/04/7-ideas-para-disciplinar-ninos.html

6. DÍA 41: 90 COSAS QUE HACER CUANDO ESTÁS ABURRIDO, 10 de febrero 2018, 5,439 vistas
https://psicologosperu.blogspot.com/2018/02/dia-41-90-cosas-que-hacer-cuando-estas.html

7. DÍA 65: EL ESTRÉS EMOCIONAL CRÓNICO PUEDE PRODUCIR CÁNCER, 6 de marzo 2018, 5,381 vistas
https://psicologosperu.blogspot.com/2018/03/dia-65-el-estres-cronico-produce-cancer.html

8. DÍA 20: 20 CARACTERÍSTICAS DE UNA FAMILIA TÓXICA O DISFUNCIONAL, 20 de enero 2018, 5,253 vistas
https://psicologosperu.blogspot.com/2018/01/familia-toxica-o-disfuncional-20.html

9. DÍA 12: CÓMO ARRUINAR TU VIDA EN 40 FORMAS, 12 de enero 2018, 5,208 vistas
https://psicologosperu.blogspot.com/2018/01/como-arruinar-tu-vida-40-tips.html

10. DÍA 97: DISFRUTAR LA SOLEDAD REFLEJA INTELIGENCIA, 7 de abril 2018, 5,073 vistas
https://psicologosperu.blogspot.com/2018/04/disfrutar-soledad-refleja-inteligencia.html


viernes, 28 de diciembre de 2018

jueves, 27 de diciembre de 2018

DÍA 361: TRATAMIENTOS PARA EL DOLOR

100 millones de estadounidenses tienen dolor crónico. Muy pocos utilizan una de las mejores herramientas para tratarla.
El dolor crónico a menudo no tiene causa física. La psicoterapia puede reducir el sufrimiento.

Por Brian Resnick 

Cuando el dolor se instaló en Blair Golson, no la soltó.

Lo que comenzó como una pulsación ligera en una muñeca hace 10 años rápidamente envolvió a la otra. La incomodidad se disemina, produciendo un dolor muy parecido a "como golpear tus manos contra una pared de concreto", dice. Las estaba estirando constantemente, agitándolas constantemente, mientras buscaba superficies frías o calientes para ponerlas en relieve.

Pero peor fue el profundo sentimiento de catástrofe que acompañó al dolor. Trabajando en nuevas empresas relacionadas con la tecnología, dependía de sus manos para escribir. "Cada vez que el dolor empeoraba, pensaba: 'Oh, no, nunca volveré a usar las computadoras; No voy a poder mantener un trabajo; No voy a poder ganarme la vida; y voy a estar con un dolor insoportable el resto de mi vida", dice.
Como muchos pacientes con dolor crónico, Golson nunca recibió un diagnóstico concreto. Durante una década, la californiana de 38 años pasó de médico a médico, probando todos los tratamientos estándar: opioides, férulas para las manos, inyecciones de cortisona, inyecciones epidurales, ejercicios e incluso cirugía electiva.

El dolor de Golson no fue causado por nada físicamente mal en ella. Pero no era imaginado. Era real.

“EL DOLOR PUEDE SER UN DOLOR 'REAL', Y PUEDE SER CAUSADO POR CIRCUITOS CEREBRALES. "TENEMOS QUE SUPERAR ESTE CONCEPTO DE QUE EL DOLOR ES REAL O ESTÁ TODO EN MI CABEZA Y LO ESTOY INVENTANDO".

Después de retirarse del opioide Vicodin y sentirse como si hubiera agotado todas las opciones médicas, Golson recurrió a un libro que describía cómo el dolor podía tener un origen puramente psicológico. En última instancia, eso la llevó a un psicólogo del dolor, un terapeuta que se especializa en el dolor, no un médico, para tratar la verdadera fuente: sus pensamientos temerosos. Darse cuenta de que la terapia psicológica podría ayudar "fue una de las experiencias más profundamente sorprendentes de mi vida", dice Golson. Ningún médico que le había visto le había dicho que "mi dolor podría ser psicógeno o psicosomático", es decir, un dolor que tiene un origen psicológico.

Golson tuvo suerte; pocos pacientes con dolor crónico tienen la oportunidad de comprender las dimensiones psicológicas de su dolor o de probar terapias psicológicas.

Hay 100 millones de estadounidenses que sufren de dolor crónico, y un número desconocido de ellos son como Golson, con dolor de espalda, dolor de cuello, síntomas de fibromialgia u otras formas de dolor que no tienen una causa física diagnosticada.

No es que su dolor esté "en sus cabezas". La verdad es mucho más compleja: todo dolor puede tener componentes físicos y psicológicos. Pero el componente psicológico es a menudo descartado o nunca reconocido.

La comercialización agresiva de las píldoras por parte de las grandes farmacéuticas y el entrenamiento mínimo que reciben los doctores en medicina para el dolor significa que, durante mucho tiempo, el tratamiento habitual para muchas formas de dolor crónico ha sido los opioides. Sin embargo, los opioides han demostrado ser no solo ineficaces para el tratamiento del dolor crónico sino también altamente adictivos y riesgosos.

Mientras tanto, la terapia cognitiva conductual muestra beneficios significativos en el dolor crónico, tanto para el dolor psicógeno como para el dolor con una causa física, de acuerdo con las revisiones sistemáticas de la investigación. También hay investigaciones prometedoras sobre la reducción del estrés basada en Mindfulness y terapias similares. (Puede ver www.HipnosisLimaPeru.com).

Sin embargo, los psicólogos del dolor son difíciles de encontrar, costosos, y la mayoría de los pacientes ni siquiera saben que existen. "En este momento, [estas terapias] tienden a ser vistas como una ruta sin esperanzas para los desesperados, para aquellas personas que ya han pasado por casi todo tipo de tratamiento", dice Amanda Williams, una investigadora psicológica que realizó una de las revisiones de estudios sobre la efectividad de la terapia psicológica para el dolor.

La pregunta, entonces, es cómo cambiamos nuestra comprensión del dolor para que la psicología no sea considerada como el último recurso.

El dolor puede ser fabricado en tu cabeza y en tu cuerpo.

Nos enseñan, por evolución y por nuestra experiencia, que la sensación de dolor significa que hay algo físicamente mal con nuestros cuerpos. Esto es adaptativo. Pero a veces, una lesión o enfermedad única (o quizás aparentemente nada) provoca años de dolor crónico.

Los médicos saben desde hace mucho tiempo que el dolor puede existir en ausencia de cualquier daño físico. Hay un estudio de caso famoso que describe a un trabajador de la construcción que entró en la sala de emergencias con un clavo de 6 pulgadas en su bota. Fue tan doloroso, dice el informe, que el paciente tuvo que ser sedado con opioides potentes. Cuando se quitó el zapato, resultó que el clavo había pasado en un espacio vacío entre dos dedos de su pie. No hubo herida.

Asimismo, los médicos han sabido que el dolor se puede suprimir sin ninguna intervención médica real. Las cirugías falsas a menudo producen los mismos efectos para aliviar el dolor que las cirugías reales. El efecto placebo puede explicar gran parte del poder para aliviar el dolor de un medicamento.

El dolor es fascinante porque se encuentra en la intersección de la biología y la psicología y revela cómo ambas disciplinas se encuentran interrelacionaas. "El dolor puede ser un dolor 'real', y puede ser causado por circuitos cerebrales", dice Tor Wager, neurocientífico que estudia el dolor en la Universidad de Colorado Boulder. "Tenemos que superar este concepto de que el dolor es real o está todo en mi cabeza y lo estoy inventando". Son ambas cosas.

La explicación sobre el dolor

La forma en que funciona el dolor es increíblemente complicada, ya que involucra terminaciones nerviosas en el cuerpo, muchas regiones del cerebro y una vía nerviosa adicional que viaja desde el cerebro hacia todo el cuerpo.

Además, hay varias sustancias químicas inflamatorias en el cuerpo que pueden aumentar o disminuir la experiencia del dolor. Un mal funcionamiento en cualquier unión de estas vías de dolor puede conducir a dolor crónico. Esta "ruptura" a veces se denomina sensibilización central , y lleva a las personas a considerar erróneamente como dolor a las sensaciones normales que provienen de sus nervios.

"Imagine que este sistema de dolor es como el sistema de alarma de su casa", dice Andrea Furlan, un destacado médico e investigador del dolor crónico en la Universidad de Toronto. “El sistema de alarma se puede malograr; puede funcionar mal ”. Se puede activar cuando alguien roza accidentalmente la puerta en vez de cuando realmente debería sonar, es decir durante un robo.

El dolor crónico puede comenzar como una lesión aguda y luego no desaparecer. También podría ser el resultado de problemas nerviosos o enfermedades degenerativas como la artritis. Algunas personas pueden ser más susceptibles a que el dolor agudo se convierta en dolor crónico debido en parte a la genética . Y hay algunas pruebas de que las diferencias en la estructura del cerebro pueden predecir quién desarrollará dolor crónico y quién no.

“ES CASI COMO UNA ALUCINACIÓN CINESTÉSICA. ES DIFÍCIL NO ACEPTAR ESTOS MENSAJES QUE TU CEREBRO Y TU CUERPO TE ESTÁN DANDO ”.

Nuestros pensamientos, personalidades y comportamientos aprendidos también pueden influir en si nuestras alarmas de dolor se activan. También nuestras emociones. "Si te lesionas en el trabajo y odias tu trabajo, es mucho más probable que te incapacites con el dolor", dice Roger Chou, profesor de medicina de la Oregon Health & Science University que ha estudiado el dolor crónico. .

Los problemas físicos en el cuerpo no siempre crean dolor en nuestras mentes, por razones que los científicos no comprenden del todo. Muchas personas con discos espinales herniados (una explicación común para el dolor de la espalda baja) a menudo no tienen dolor en absoluto. "No es que las razones biológicas y anatómicas no sean importantes, sino que son solo una parte de la imagen", dice Chou. Del mismo modo, alrededor del 85 por ciento de las personas con dolor en la parte inferior de la espalda no tienen nada diagnosticable.

En general, la conclusión es que "el dolor no es solo algo que nos sucede", dice Beth Darnall, profesora de anestesiología en la Universidad de Stanford. “Estamos participando con dolor por el nivel de atención que le ponemos, el contenido de nuestros pensamientos y nuestra valoración. ¿Qué tan horrible y negativo es? ¿Qué tan impotente y desesperanzado te sientes al respecto? ¿Te sientes [como] una víctima? ¿Te sientes a merced de tu dolor?

 La psicoterapia te ayuda a contar una nueva historia sobre el dolor.

Golson había estado catastrofizando su dolor, pensando en los peores resultados posibles, como perder su trabajo o tener que comenzar de nuevo en la vida. Algo similar sucede con las personas que sufren de ansiedad: los sentimientos se magnifican en un círculo de pensamientos rumiantes negativos.

Las investigaciones han demostrado que la catastrofización se asocia con peores resultados de dolor: un dolor más intenso y una mayor probabilidad de desarrollar dolor crónico. También se asocia con mayores niveles de fatiga .

Los estudios de neuroimagen sugieren que si te involucras en pensamientos catastróficos, se amplifica el procesamiento del dolor, "por lo que, sin saberlo, estás echando gasolina sobre el fuego", dice Darnall.

Pero como paciente con dolor crónico que pasa de un especialista a otro que busca un diagnóstico, es difícil no catastrofizar.

"Creo que una de las cosas más aterradoras es no saber qué es lo que está mal", dice Dania Palanker, una experta en seguros de salud en la Universidad de Georgetown que sufrió durante años con un debilitante dolor lumbar y articular. Pasó de médico a médico antes de finalmente recibir un diagnóstico de leve neuropatía de fibra (que es el daño a ciertas fibras nerviosas). "Es un sentimiento aterrador. No lo sabes, ¿se va a poner peor cada vez? ¿Voy a estar completamente incapacitado en algún momento?

Además de su medicación, dice que la terapia de atención plena la ayudó a sentirse menos amenazada por su dolor. "Sé que es solo que mis nervios están defectuosos", dice Palanker, lo que la ayuda a ignorar el dolor a veces.

LOS OPIOIDES "PODRÍAN REDUCIR SU DOLOR, PERO USTED TODAVÍA ESTÁ SUFRIENDO. "POR LA FORMA EN QUE ABORDAS EL DOLOR, LA FORMA EN QUE LO PIENSAS Y LA FORMA EN QUE PERMITES QUE AFECTE TU VIDA".

Golson había recibido una terapia llamada terapia de reprocesamiento del dolor, que actualmente se está probando con un ensayo clínico . Es una terapia psicológica que utiliza una técnica llamada seguimiento somático, donde los pacientes solo se toman el tiempo de notar los sentimientos y sensaciones que ocurren en su cuerpo mientras evalúan esas sensaciones y determinan si deben o no temerlas. (Este ejercicio también es común en la meditación consciente). (También puede considerar www.HipnosisLimaPeru.com).

"El dolor es una señal de peligro que también puede advertirnos sobre el daño en los tejidos, pero a veces estas señales de peligro pueden activarse en ausencia de un peligro real", dice Alan Gordon, director del Centro de Psicología del Dolor de Los Ángeles, donde recibió tratamiento de Golson. “Es casi como una alucinación cinestésica. Es difícil no aceptar estos mensajes que tu cerebro y tu cuerpo te están dando ”.

El objetivo de la terapia es lograr que los pacientes reinterpreten las sensaciones que sienten como que no son peligrosas.

"Y cuando eres capaz de atender una sensación sin miedo, asumiendo que el dolor no es estructural por naturaleza, el dolor disminuirá", dice Gordon. En cierto sentido, están tratando el dolor de manera similar a como tratarían un trastorno de ansiedad. Esta idea se basa en el enfoque del fallecido Dr. John Sarno , quien creía que la mayor parte del dolor estaba relacionado con el estrés, pero con menos connotaciones freudianas y más rigor académico.

Usted podría estar pensando: ¿No es todo esto una respuesta de placebo? Bien quizás. Pero no descartemos el poder curativo de los placebos. Incluso los analgésicos potentes como la morfina son mucho menos efectivos cuando las personas no saben que los han tomado.

El ensayo clínico todavía se está llevando a cabo, por lo que los resultados aún no están claros. Pero los investigadores han adelantado algunos hallazgos interesantes. Un tercio de los pacientes (todos los que sufren dolor de espalda crónico) recibirán terapia de reprocesamiento del dolor, otro tercio no recibirá ninguna terapia y un tercer grupo recibirá una inyección abierta de placebo. Es decir, recibirán una inyección que, según se les dice, es solo un placebo, que, sorprendentemente, se ha demostrado en algunos estudios que alivia algunas formas de dolor crónico.

Todos los pacientes en el ensayo clínico se someterán a escaneos cerebrales por resonancia magnética nuclear para ver si hay cambios en las regiones más asociadas con las historias que nos contamos sobre nosotros mismos . "Un objetivo y resultado clave de muchas psicoterapias es ayudar al cliente a contar una historia diferente sobre ellos mismos", dice Yoni Ashar, investigador de neurociencias de la Universidad de Colorado Boulder y colaborador en el ensayo. "La literatura empírica vincula claramente las regiones cerebrales del placebo y la de "contarnos historias", y parece muy probable que el proceso de psicoterapia también aborde en gran medida a estas regiones".

Podría ser que la terapia psicológica sea como un placebo fuerte, o que el placebo sea una forma leve de terapia.

La mejor base de evidencias la tiene la terapia cognitiva conductual.

Los tratamientos psicológicos no curan todos los dolores crónicos.

Pero considerando lo peligroso y dañino que han sido las décadas pasadas de tratar el dolor crónico con opioides adictivos, y lo arriesgada y costosa que puede ser la cirugía, son una opción digna, una que los representantes farmacéuticos nunca venden a los médicos ni publicitan directamente a los consumidores en TELEVISIÓN.

El tratamiento psicológico más común para el dolor, y el más estudiado, es la terapia cognitiva conductual o TCC. En general, es una de las herramientas más rigurosamente probadas y eficaces que ofrece la psicología. Más típicamente, se usa para tratar la ansiedad, las fobias y los trastornos del estado de ánimo como la depresión. Pero también puede ayudar a algunas personas a controlar su dolor. (Puede consultar Terapia Cognitiva Conductual en www.PsicologosPeru.com).

Al igual que los ejercicios de seguimiento somático descritos anteriormente, el objetivo de la TCC es llegar a una nueva comprensión sobre el dolor: que no es algo que sea físicamente dañino y que ciertos pensamientos y comportamientos pueden empeorar el dolor.

Digamos que un paciente tiene problemas para sentarse en un lugar durante mucho tiempo debido a su dolor. Eso puede hacer que tengan miedo a salir, pasar tiempo en el transporte público o hacer viajes en avión. La TCC intenta poner a prueba lo que asume el paciente sobre cuánto tiempo pueden permanecer sentados y qué tan peligroso creen que es su dolor.

"Medimos el tiempo más prolongado que sienten que pueden soportar el permanecer sentados y luego hacemos interrupciones temporales, y gradualmente hacemos que permanezcan sentados más tiempo", dice Amanda Williams, psicóloga clínica del University College de Londres que llevó a cabo una amplia y minuciosa revisión de estudios de la TCC para el dolor.

"ESTAMOS TRATANDO DE MEJORAR A LA PERSONA QUE TIENE DOLOR, NO SOLO EL DOLOR QUE TIENE LA PERSONA"

La Terpia Cognitivo Conductual "ayuda a las personas a cambiar formas de procesar sus creencias y sus experiencias cuando son excesivamente negativas", señala Amanda Williams.

También aborda los comportamientos, alienta a las personas a hacer ejercicio (una herramienta útil para reducir muchas formas de dolor) y a modificar las formas de movimiento problemáticas.

“He tratado a muchas personas que, porque pensaron que estaban débiles con dolor de espalda o dolor en las piernas, comenzaron a usar un bastón para caminar. Y luego comenzaron a sentir dolor en el hombro y el cuello", dice Williams. "Cuando les enseñas a caminar sin el bastón, se dan cuenta de que fue el bastón el que causó el dolor".

No funciona perfectamente para todos.

Justin Hardcastle es un joven de 27 años en el noroeste del Pacífico que recibe beneficios por discapacidad para migrañas intensas. Para él, la TCC no alivió sus síntomas. Pero al menos, dice, fue agradable "tener un espacio para exteriorizar las cosas con alguien que está capacitado para atender a esa exteriorización". Se sentía "con mucha menos culpa" al quejarse de sus cosas ante el terapeuta en vez de ante las personas más cercanas a él.

La TCC misma puede reducir el dolor . Más recientemente, una revisión sistemática de la publicación "Medicina Interna de JAMA", publicada a principios de mayo halló que la TCC resultaba efectiva en el tratamiento del dolor crónico en pacientes mayores de 60 años. También hay pruebas de estudios de imágenes por RMF de que la TCC puede llevar a cambios cerebrales que se considera que se corresponden con personas que tienen más control de su dolor. Pero donde la TCC es más efectiva es en combatir la discapacidad, mediante la cual se evalúa las actividades en las que un paciente puede y no puede participar. La TCC ayuda a pasar del "no puedo" al "sí puedo" en más casos. Esta es una distinción sutil pero importante, y podría decirse que es una de las medidas más importantes de calidad de vida.

Shelley Latin, abogada de 64 años en Oregón, ha tenido un dolor de estómago agudo y debilitante desde 2011. Un año después de su inicio, los médicos descubrieron que tenía una infección bacteriana. Pero incluso después de que la infección fue tratada, el dolor persistió. Latin estaba frustrada, atrapada en el ciclo típico de pasar de médico a médico y con tanto dolor que no podía trabajar ni ver la televisión. "Te detiene", dice ella acerca del dolor. "Recibe toda tu atención, toda tu energía".

Una combinación de medicamentos, incluidos los opioides, ayudó a que Latin volviera a trabajar, pero el dolor seguía allí. Ningún profesional médico podría encontrar una razón física subyacente. Latin ahora entiende que su dolor es causado por la sensibilización central o el "sistema de dolor desperfecto".

Después de la TCC, el dolor no parece haber disminuido, "como en una escala de 1 a 10", dice, "pero la cantidad de sufrimiento que conlleva es menor". Puede volver a trabajar. Puede concentrarse en ver The Borgias, su programa favorito, en Netflix. Su sentido del humor volvió. Ella dejó de preocuparse tanto por el futuro. Aunque el dolor todavía está allí, ella le presta menos atención.

Esto es diferente del alivio que obtuvo de los opioides. Las píldoras podrían reducir el dolor, dice, "pero todavía estás sufriendo, debido a la forma en que te acercas al dolor, a la forma en que lo piensas y a la forma en que permites que afecte tu vida".

En el cerebro, el dolor emocional y el dolor físico interactúan. Así como las personas a veces recurren a los opioides para ocultar sus problemas emocionales, la terapia psicológica puede ayudar al dolor físico. "Es hora de reconocer que hay tanta superposición que casi no podemos tratar a uno sin abordar al otro", dice Darnall, el profesor de anestesiología de Stanford.

Las terapias psicológicas pueden mejorar y también el acceso a ellas

Todavía hay mucho que a los investigadores les gustaría saber sobre tratamientos psicológicos para el dolor crónico. Algo que es difícil saber es qué pacientes y para qué tipos de dolor crónico funcionará mejor qué tipo de terapia.

Otra cosa que es difícil saber es qué componente exacto de estos tratamientos es el más beneficioso. En los ensayos clínicos que comparan la TCC con un grupo de control activo (que participa en otra forma de terapia como ejercicio, terapia física, educación o grupo de apoyo), los beneficios para el dolor desaparecen.

Eso significa que la TCC no es la única terapia más efectiva para disminuir el dolor en comparación con otras formas de terapia (aunque es mejor que no hacer nada). Sin embargo, en comparación con los controles activos, la TCC sí tiene un mayor efecto positivo en cuanto a catastrofización y discapacidad. Y, como se mencionó, estos son componentes clave para disminuir el sufrimiento y el dolor en algunos casos.

Los investigadores ahora se preguntan si los componentes más efectivos de la TCC se pueden integrar en una forma más potente. Es posible lograr formas más efectivas de terapia psicológica, pero deben desarrollarse con un rigor similar al que la industria farmacéutica desarrolla medicamentos.

LAS TERAPIAS PSICOLÓGICAS PARA EL DOLOR SON DE MUY BAJO RIESGO. NO SE PUEDE DECIR LO MISMO DE LOS TRATAMIENTOS MÉDICOS PARA EL DOLOR CRÓNICO.

La TCC toma muchas horas de terapia intensiva personal. Así que Darnall se encuentra en medio de un ensayo clínico para averiguar si solo una clase de dos horas sobre la catastrofización del dolor antes de una cirugía puede ayudar a reducir el dolor después de la operación. Si eso funciona, podría ser un pequeño paso hacia la reducción de la necesidad de opioides. "Los pacientes, siendo realistas, no suelen tener acceso a 11 semanas de TCC", dice ella. “Es posible que el seguro no lo cubra, donde encontrará un psicólogo, no se puede dejar el trabajo. Lo que quería hacer era crear algo accesible, eficiente y de bajo costo".

De hecho, la terapia puede ser costosa. Palanker, el experto en seguros de salud de Georgetown, pagó de su bolsillo más de $ 100 por sesión de terapia de atención plena para su dolor. Y la TCC puede costar $ 100 o más por hora de consultoría en Estados Unidos.

Aparte del precio, existen muchos desafíos para aumentar el número de pacientes con dolor crónico en la terapia psicológica. En primer lugar, se trata simplemente de información al respecto: en una encuesta de pacientes con dolor crónico de 2016, el 31 por ciento de los que respondieron dijeron que no estaban seguros de cómo encontrar un psicólogo para combatir el dolor.

Luego está el hecho de que no todos los psicólogos clínicos se especializan en el tratamiento del dolor, y muchos terapeutas no están incluidos en la cobertura de ningún seguro. Por último, está esto: la mayoría de los problemas de dolor son atendidos por médicos de atención primaria o especialistas, a quienes les puede resultar más fácil recetar una píldora en vez de semanas de terapia.

Necesitamos tratamientos médicos y psicológicos para el dolor. Pero también debemos reconocer que los tratamientos médicos se han usado en exceso.

En el lado positivo, las terapias psicológicas para el dolor son de bajo riesgo. No se puede decir lo mismo de los tratamientos médicos para el dolor crónico. La cirugía de espalda para el dolor de espalda baja a menudo es contraproducente. Los médicos literalmente llaman a esto "síndrome de cirugía de espalda fallida": alrededor del 20 por ciento de los pacientes de cirugía de espalda todavía tendrán dolor crónico a pesar de los procedimientos exitosos, que pueden costar $ 50,000 o más, en Estados Unidos.

De manera similar, existen altos riesgos y bajas recompensas para los tratamientos para otros tipos de dolor en las articulaciones. En 2017, un ensayo clínico para el dolor osteoartrítico de rodilla comparó una inyección de solución salina con una inyección de corticosteroides. Ambas inyecciones aliviaron una cantidad igual de dolor (gracias al efecto placebo). Pero fue el grupo de esteroides cuyo daño en las articulaciones en realidad empeoró.

De manera similar, durante años, los médicos recomendaron aliviar el dolor cardiovascular en el pecho con endoprótesis para mantener abiertas las arterias. Un estudio recientemente encontró que estos stents, que causan serias complicaciones en uno de cada 50 pacientes y pueden costar decenas de miles de dólares, no son mejores que un procedimiento simulado .

Podría decirse que los riesgos de usar opioides para tratar el dolor crónico son peores. Durante años, las compañías farmacéuticas presionaron a los médicos para que recetaran píldoras opioides a menudo adictivas para tratar una gran cantidad de dolencias dolorosas, a pesar de la falta de pruebas de que estas píldoras fueran efectivas para el tratamiento a largo plazo. Ahora se prevé que en los próximos 10 años, 650,000 personas podrían morir por sobredosis de opioides en los Estados Unidos. No es que los opioides nunca puedan tratar el dolor crónico de forma segura, pero hay pruebas claras de que se les ha recetado en exceso.

Los mejores centros de tratamiento del dolor tienen psicólogos, fisioterapeutas y médicos en el personal que se consultan entre sí y deciden el curso correcto de la medicación y la terapia. Pero estos centros son difíciles de encontrar y sus listas de espera pueden durar meses. Puede ser difícil convencer a los pacientes que están buscando una solución rápida a que prueben con psicoterapia.

El lenguaje aquí también es complicado para los médicos. Existe una larga y real historia de personas (particularmente mujeres) que no creen en su propio dolor y, a veces, los médicos pasan por alto un diagnóstico crucial. En su práctica, Furlan dice que nunca usa la frase "El dolor está en tu cabeza".

"Eso destruirá tu relación con el paciente", dice ella. "Nunca volverán". Desvaloriza lo que están experimentando y no es cierto. En cambio, explica, con psicoterapia, "estamos tratando de mejorar a la persona que tiene dolor, no solo el dolor que tiene la persona".
Fuente: vox.com/science-and-health

miércoles, 26 de diciembre de 2018

DÍA 360: 10 RECOMENDACIONES DE SALUD PARA EL 2019

La AMA (American Medical Association) ofrece 10 recomendaciones de salud para lograr cumplir los propósitos de año nuevo.

A medida que se acerca el año nuevo, la Asociación Médica Americana (AMA) ofrece 10 recomendaciones para ayudarnos a hacer realidad las mejoras en salud más impactantes y duraderas en el 2019.

"Esta es la época del año perfecta para que cada uno de nosotros considere nuestras metas personales y cómo podemos tomar decisiones de salud positivas en el próximo año", dijo la Presidenta de la AMA, Barbara L. McAneny, MD. "Animamos a todos a priorizar su salud a largo plazo al hacer pequeños cambios en el estilo de vida actual que pueden tener un efecto duradero en la mejora de su salud".

Las 10 recomendaciones de la AMA para un año nuevo más saludable incluyen lo siguiente:

1. Conozca su riesgo de diabetes tipo 2: hágase un chequeo. Los pasos que tome ahora pueden ayudar a prevenir o retrasar la aparición de la diabetes tipo 2.

2. Sea más activo físicamente: los adultos deben hacer por lo menos 150 minutos a la semana de actividad de intensidad moderada, o 75 minutos a la semana de actividad de intensidad vigorosa.

3. Conozca sus números de presión arterial: hágase un chequeo para comprender mejor sus números y tome las medidas necesarias para controlar su presión arterial alta, también conocida como hipertensión. Si lo hace, reducirá su riesgo de ataque cardíaco o accidente cerebrovascular.

4. Reduzca la ingesta de alimentos procesados, especialmente aquellos con sodio y azúcar agregados; también reduzca el consumo de bebidas endulzadas con azúcar y tome más agua en su lugar.

5. Si un profesional de la salud determina que usted necesita antibióticos, tómelos exactamente como se lo recetaron: la resistencia a los antibióticos es un problema grave de salud pública y los antibióticos no lo harán sentir mejor si tiene un virus, como un resfriado o una gripe.

6. Si consume alcohol, hágalo con moderación como lo definen las pautas dietéticas en su país. En el caso de Estados Unidos: hasta un trago por día para mujeres y dos tragos por día para hombres, y solo para adultos en edad legal para beber.

7. Hable con su médico sobre el uso del tabaco y la nicotina y deje de fumar: declare que su hogar y su automóvil son áreas para no fumadores con el fin de eliminar la exposición al humo como fumadores secundarios.

8. Los medicamentos para el dolor o analgésicos son personales: si está tomando opioides con receta médica, siga las instrucciones de su médico, guárdelos de manera segura para evitar confusiones o el uso indebido, y deseche de manera adecuada cualquier medicamento sobrante.

9. Cerciórese de que su familia esté al día con sus vacunas; en Estados Unidos se incluye recibir la vacuna anual contra la influenza para todas las personas de seis meses a más.

10. Maneje el estrés: una buena dieta y el ejercicio diario son ingredientes clave para mantener y mejorar su salud mental, pero no dude en pedir ayuda a un amigo o a un profesional de salud mental cuando fuese necesario.

La AMA se compromete a mejorar la salud de la población y continuará fomentando los esfuerzos para reducir la carga de enfermedades prevenibles como las enfermedades cardiovasculares y la diabetes tipo 2 para asegurar que los pacientes tengan vidas más saludables y de calidad. 

¡Nuestros mejores deseos a todos para un feliz y saludable año nuevo!

Kelly Jakubek
AMA Media & Editorial
Kelly.Jakubek@ama-assn.org

La Asociación Médica Americana es el aliado poderoso y la voz unificadora para los médicos de los Estados Unidos, los pacientes a los que atienden y la promesa de una nación más saludable. La AMA ataca la disfunción en el cuidado de la salud al eliminar los obstáculos y las cargas que interfieren con el cuidado del paciente. Reconfigura la educación médica, la capacitación y el aprendizaje de por vida para la era digital con el fin de ayudar a los médicos a crecer en cada etapa de sus carreras, y mejora la salud de la nación al enfrentar la creciente carga de enfermedades crónicas. Para obtener más información, visite ama-assn.org.

martes, 25 de diciembre de 2018

DÍA 359: ¡SONRÍE, YA ES NAVIDAD!

Pensar con cariño en el otro siempre hará que el caos de la época valga el esfuerzo.

lunes, 24 de diciembre de 2018

DÍA 358: ESTA NOCHE ES NOCHEBUENA Y MAÑANA ES NAVIDAD


Si siente que la Navidad despierta en usted su peor versión, si es una fecha que lo pone en extremo sensible, si hoy se levantó triste; no hay problema.
¿Sabe cuál es un excelente remedio para la pena?
Dar.
Dé y ayude a los que pueda.
Hay tanta gente que necesita una mano y tanta otra que requiere calor y compañía.
Disfrute de la increíble sensación de arrancarle una sonrisa a algún desconocido o familiar.
El 24 de diciembre habrá mucha gente feliz de recibir su amor y generosidad.

Esta noche es Nochebuena y mañana es Navidad.

¡Qué hermoso nombre "noche buena", llena de estrellas, cantos, esperanza, unión, fraternidad!

Todas las noches pueden ser Nochebuena y todos los días Navidad, de nosotros depende.

domingo, 23 de diciembre de 2018

DÍA 357: MADUREZ PSICOLÓGICA Y FELICIDAD

EL ARTE DE VIVIR EN PAZ CON LO QUE NO PODEMOS CAMBIAR
La madurez psicológica se puede definir de muchas formas, pero el escritor escocés M. J. Croan resumió a la perfección este concepto: “La madurez es cuando tu mundo se abre y te das cuenta de que no eres el centro de él”. 

Madurar significa salir de nuestra visión egocéntrica para comprender que existe un mundo más amplio y complejo, un mundo que a menudo nos pondrá a prueba y que no siempre satisfará nuestras expectativas, ilusiones y necesidades. Y sin embargo, cuando maduramos somos capaces de vivir en paz en ese mundo, aceptando todo aquello que no nos gusta pero que no podemos cambiar. 

Negar la realidad: Un mecanismo de afrontamiento inmaduro e inadaptativo 

La negación es un mecanismo de afrontamiento que implica negar fervientemente la realidad, a pesar de los hechos. 

Generalmente este mecanismo se pone en marcha por dos motivos: 

1. Porque nos aferramos a unas ideas rígidas que no queremos cambiar o, 
2. Porque no contamos con los mecanismos psicológicos necesarios para afrontar la situación. 

En ambos casos, negar la realidad nos permite reducir la ansiedad ante una situación que nuestro cerebro emocional ya ha catalogado como particularmente inquietante o incluso amenazante. El problema es que la realidad siempre gana. 

Si un acosador nos aborda en medio de la calle, no cerramos los ojos repitiéndonos mentalmente: “¡Esto no está ocurriendo!”. Comprendemos que estamos en peligro y escapamos o pedimos ayuda. Sin embargo, no reaccionamos de la misma manera con el resto de las situaciones de nuestra vida. Cuando algo no nos gusta, nos decepciona o entristece, ponemos en marcha el mecanismo de negación. 

Negar vehementemente los hechos no hará que cambien. Al contrario, nos conducirá a tomar decisiones poco adaptativas que pueden terminar causándonos más daño. La persona madura, al contrario, acepta la realidad, no con resignación sino con inteligencia. De hecho, el psiquiatra alemán Fritz Kunkel dijo que “ser maduro significa encarar, no evadir, cada nueva crisis que viene”. 

El arte de encontrar el equilibrio en la adversidad 

“Érase una vez un hombre a quien le alteraba tanto ver su propia sombra y le disgustaban tanto sus propias pisadas que decidió librarse de ellas.

“Se le ocurrió un método: huir. Así que se levantó y echó a correr, pero cada vez que ponía un pie en el suelo había otra pisada, mientras que su sombra le alcanzaba sin la menor dificultad.

“Atribuyó el fracaso al hecho de no correr suficientemente deprisa. Corrió más y más rápido, sin parar, hasta caer muerto. 

“No comprendió que le habría bastado con ponerse en un lugar sombreado para que su sombra se desvaneciera y que si se sentaba y se quedaba inmóvil, no habría más pisadas”. 

Esta parábola de Zhuangzi nos recuerda una frase de Ralph Waldo Emerson: “La madurez es la edad en que uno ya no se deja engañar por sí mismo”. El escritor se refería a ese momento en el cual somos plenamente conscientes de los mecanismos psicológicos que ponemos en marcha para lidiar con la realidad y proteger nuestro “yo”, a ese momento en el que nos percatamos que la realidad puede ser difícil pero que nuestra actitud y perspectiva son dos variables esenciales en esa ecuación. 

Por eso, la madurez psicológica pasa inevitablemente por el autoconocimiento, implica conocer las zancadillas mentales que nos ponemos para no avanzar, los mecanismos que usamos para evadirnos de la realidad y las creencias erróneas que nos mantienen atados. 

Ese conocimiento es básico para lidiar con los problemas y obstáculos que nos pone la vida. Por desgracia, hay personas que, como el hombre de la historia, nunca llegan a alcanzar ese nivel de autoconocimiento y terminan creando más confusión y problemas, alimentando la infelicidad y el caos interior. 

Alcanzar la madurez psicológica no implica aceptar pasivamente la realidad asumiendo una postura resignada sino ser capaces de mirar con otros ojos lo que sucede, aprovechando ese golpe para consolidar nuestra resiliencia, conocernos mejor e incluso crecer. 

William Arthur Ward dijo: “Cometer errores es humano y tropezar es común; la verdadera madurez es ser capaz de reírse de sí mismo”. Ser capaz de reírnos de nuestros antiguos temores porque ahora nos parecen grotescos, de nuestras preocupaciones magnificadas y de esos obstáculos “insalvables” que en realidad no eran, es una enorme muestra de crecimiento. Reirnos de nuestras viejas actitudes y creencias no solo significa que forman parte del pasado, sino que han dejado de tener cualquier influjo emocional sobre nosotros. 

La verdadera madurez psicológica llega cuando practicamos la aceptación radical, cuando miramos a los ojos la realidad y, en vez de venirnos abajo, nos preguntamos: “¿Cuál es el próximo paso?”. Eso significa que, aunque la realidad puede ser dolorosa, no nos quedamos atrapados en el papel de víctimas sufriendo inútilmente sino que protegemos nuestro equilibrio emocional adoptando una actitud proactiva.
Fuente: rinconpsicologia.com

sábado, 22 de diciembre de 2018

DÍA 356: PROCRASTINADORES VERSUS HACEDORES

Los procrastinadores y los hacedores poseen diferentes cerebros: aquí le explicamos cómo puede hallar el beneficio en todos esos momentos en que su mente se distrae
Ya había dejado de escribir este artículo durante aproximadamente una semana. Irónico, teniendo en cuenta que se trata acerca de postergar las cosas.

Una nueva investigación ha encontrado que en realidad existe una diferencia entre los hacedores (personas que llevan a cabo inmediatamente lo que se proponen) y los procrastinadores (aquellos que no lo hacen y lo postergan para otro momento).

En el estudio, publicado en la revista Psychological Science, los investigadores utilizaron imágenes de resonancia magnética (IRM) para estudiar los cerebros de 264 hombres y mujeres. Luego llenaron una encuesta para analizar qué tan impulsivos o decisivos fueron. Los participantes recibieron una puntuación con respecto a su orientación hacia la acción en base a decisiones (AOD), que esencialmente los dividió en hacedores o procrastinadores.

Las personas con mal control de la acción, los procrastinadores, tenían una amígdala más grande en promedio. La amígdala es la región del cerebro asociada con el control de emociones como el miedo. También es donde se inicia la respuesta de luchar o huir.

"Las personas con mayor volumen de amígdala parecen estar más orientadas hacia el estado actual y, por lo tanto, tienden a dudar en iniciar una intención y tienden a retrasar el inicio de las tareas sin ninguna buena razón", escribieron los autores en el estudio. En otras palabras, las personas que posponen las cosas pueden ser más cautelosas, en lugar de perezosas.

"Básicamente, en los procrastinadores sus centros de miedo se iluminan mucho más", dijo el psicólogo Perpetua Neo a INSIDER. "Hay mucho miedo relacionado con el hacer tareas, por lo que necesitan retrasar su inicio".

Excelencia versus perfeccionismo

A veces, esto puede ser el resultado de ser perfeccionista, y el temor de que su proyecto, presentación o artículo no vaya a funcionar como usted quiere.

"Cuando tu centro de miedo está muy involucrado de esa manera, obviamente que te dará miedo comenzar tu proyecto o tarea", dijo Neo. "Entonces, ¿qué haces? Lo postergas".

Una forma de abordar esto es darse cuenta de la diferencia entre perfeccionismo y excelencia. Los perfeccionistas se miden por su último trabajo. Si no fue perfecto, su autovalía decrece.

"Cuando se agrega la mente ocupada, la evitación, distracciones negativas, ñas lamentaciones, la falta de autoestima y autovalía, y todas las implacables expectativas juntas, resulta en un potente cóctel", dijo Neo. "Tus centros de miedo se iluminarán más y más".

La excelencia es cuando tu valía llega a ser lo que eres, y no hay tanto énfasis en tener que ponerte a prueba a ti mismo cada vez.

"Puedes hacer referencia a tu historial aunque no sea el mejor o el más impresionante ya  que estás orgulloso de ello", dijo Neo. "No necesitas ser el mejor en todas las cosas. Solo porque te equivocaste en algo no significa que ya todo se arruinó".

La respuesta no es dejar de postergar, sino postergar mejor

"En realidad creo que la dilación es una gran cosa", dijo Neo. "Y si vas a postergar, también puedes personalizar tu postergación. Porque en realidad, la vida es lo que pasa cuando postergas".

Si sabes que vas a distraerte por varias horas antes de las fechas límite o de entrega, entonces podrías pasar ese tiempo saliendo al mundo, haciendo cosas que disfrutas, o incluso aprendiendo algo nuevo, como un idioma o una habilidad.

"Jugar es cuando aprendes y te vuelves creativo, así que no te sientas mal por jugar", dijo Neo. "Si tuvieras que personalizar tu procrastinación, haz lo que desees, diviértete y tal vez disfruta de aprender una nueva habilidad, ¿qué tan feliz serás?"

Dar pasos de bebe

Una de las formas más simples de abordar la postergación consiste en hacer que sus objetivos sean realmente concretos y que no sean demasiado abrumadores. El científico del comportamiento BJ Fogg ideó un método llamado "pequeños hábitos", que consiste en dar pequeños pasos.

Por ejemplo, si desea convencer a alguien para que se limpie los dientes con hilo dental, haga que le pase hilo dental a un solo diente. Una vez que tomas el hilo dental y limpias un solo diente, le pasarás el hilo dental a todos tus dientes. O, si desea ponerse en forma, propóngase hacer una sola flexión cuando se despierte. Probablemente termine haciendo 20 o 30 flexiones.

También debes dejar de regañarte cuando no te sientas motivado. No esperes que la motivación llegue en algún momento, dijo Neo, sino que debes aplicar el impulso.

"Se trata de crear esos pequeños pasos: ¿qué puedo hacer hoy? Y luego recompensarme", dijo. "Mucha gente piensa que solo va a recompensarse cuando logre algo espectacular. Más bien lo que significa es que se van a estresar demasiado".

Si haces ejercicio durante siete días seguidos, luego recompénsate con un brownie, la dopamina fluirá hacia los centros de recompensas de tu cerebro y querrás mantener esa rutina. Estás creando un ciclo virtuoso, en lugar de uno perjudicial donde te castigas a ti mismo.

Además, cuando escuches tu voz interior en tu cabeza, puedes notar que no es tu voz. Esas palabras pueden pertenecer a alguien de tu pasado, como tu madre, tu padre o tu profesor.

"Siempre puedes hallar la manera, o contratar a alguien para que te ayude a hallar la manera de callar esas voces perjudiciales", dijo Neo. "Porque cuando ya no te interrumpen, puedes lograr hacer mucho más".

Traducido de: https://www.businessinsider.com/procrastinators-and-doers-have-different-brains-2018-10

viernes, 21 de diciembre de 2018

DÍA 355: LO QUE CALLAMOS NOS ACABA ENFERMANDO

La unión de la mente y el cuerpo es tan íntima y determinante que deberíamos prestar más atención a ese mundo emocional que tanto descuidamos en el día a día.
Porque lo creamos o no, todo lo que callamos nos acaba enfermando, así lo sostiene Salomón Sellam. La investigación psicosomática (relación entre la psicología y la medicina) lleva años de investigación y de interesantes análisis que suelen publicarse de forma periódica en revistas como el Journal of Psychosomatic research. Asimismo, entidades como la American Psychosomatic Society nos traen de forma regular los últimos descubrimientos al respecto de esa relación tan directa entre la biología y nuestro mundo emocional. Te invitamos a descubrir los ejes básicos que vertebran esta disciplina que deberíamos tener más en cuenta en el día a día.

¿Qué son las enfermedades psicosomáticas?

Imaginemos ahora que tenemos un compañero de trabajo que suele criticarnos a nuestras espaldas. No es algo puntual, sino que esta conducta se ha alargado en el tiempo hasta el punto de ser un hábito y crear un entorno de trabajo muy negativo. Si callamos todo lo que sentimos durante meses, toda esa emoción escondida creará efectos en nuestra salud (es como estar sujetando ese vaso con el brazo en alto durante meses). Una enfermedad psicosomática es cuando la mente (psique) crea una alteración sobre el cuerpo (soma)

Esta realidad es tan común que se cree incluso que algunas enfermedades físicas pueden agravarse por factores mentales como el estrés y la ansiedad.
Efectos físicos de todo aquello que callamos en el día a día
Cuando algo nos molesta y no lo gestionamos de forma adecuada, nuestro cerebro lo trasforma en una emoción negativa con consecuencias orgánicas: aumenta la actividad de los impulsos nerviosos para liberar determinados neurotransmisores como la adrenalina. 

¿Qué son las enfermedades psicosomáticas?

Este neurotransmisor, junto con el cortisol, que también aumenta en nuestro torrente sanguíneo, puede ocasionar lo siguiente: 

– Los bloqueos emocionales, el estrés y la ansiedad afectan a la actividad de ciertas células del sistema inmunitario, de forma que somos más vulnerables a las enfermedades. 
-Aumento de la frecuencia cardíaca. 
-Sensación de mareo (náuseas). 
-Temblores. 
-Transpiración. 
-Boca seca. 
-Dolor de pecho. 
-Dolores de cabeza. 
-Dolores de estómago

Enfermedad: Se me considera como una avería del cuerpo la cual hay que reparar rápidamente para que el enfermo pueda continuar haciendo su vida habitual. 

Salud: Es cierto, nadie te ve como una reacción inteligente del cuerpo y de la mente que puede conducir a que el enfermo recupere el estado de equilibrio del que se había apartado. 

Enfermedad: Me da mucha rabia que me confundan con los “síntomas”. Es como si vamos al cine y confundiéramos a la pantalla de proyección con el proyector. A cada síntoma físico, le ha precedido un pensamiento, un sentimiento, una creencia negativa, algo que nos ha hecho sentirnos mal.

Salud: Es algo que repito todos los días, no es posible cambiar el contenido de una película actuando sobre la pantalla. Tendríamos que recurrir a la cinta y al proyector. Recurrir a las ideas negativas, a los pensamientos sombríos, a la dejadez, al abandono. Todo eso, convenientemente trabajado, modifica el estado de la pantalla de proyección que es nuestro cuerpo. 

Enfermedad: El primer paso hacia la curación consiste en estar dispuestos a aceptar el síntoma, por muy inoportuno que parezca. A escucharlo, reconocerlo y descubrir, ayudado por el lenguaje del cuerpo, la verdadera causa que lo ha originado.

Salud: Cuando el enfermo habla de sus síntomas corporales, siempre nos está informando sobre un problema psíquico. Por ejemplo: 
-“No lo veo claro” 
-“Estoy hasta las narices” 
-“Voy de cabeza” 
-“No pude frenar a tiempo” 
-“No lo puedo tragar” 
-“Cuando lo veo se me revuelve el estómago” 

Enfermedad: El síntoma es la manifestación física de algo que rechazamos en el interior. Casi siempre nos obliga a modificar una conducta para corregir nuestro desequilibrio y eso es bueno para la evolución. Nos obliga a actuar…

Si una persona se niega a asumir conscientemente un principio, este principio se introduce en el cuerpo y se manifiesta en forma de síntoma. Entonces el individuo no tiene más remedio que asumir el principio rechazado. El síntoma indica lo que le “falta” al paciente, porque el síntoma es en sí el principio ausente que se hace material y visible en el cuerpo. No es de extrañar que nos gusten tan poco nuestros síntomas, ya que nos obligan a asumir aquellos principios que nosotros repudiamos. Fuente: Mejor con salud

Por eso ayuda el hecho de exteriorizar nuestras preocupaciones o problemas, pero no de cualquier forma (gritando, alterándose, enojándose, perdiendo el control, etc.) sino en forma racional, civilizada, serena, adulta, madura, consciente, con inteligencia y estabilidad emocional

Para eso existen los familiares sensatos, las amistades discretas, los profesionales de la salud (psicólogos, psicoterapeutas), los terapeutas alternativos, los coaches, los consejeros espirituales, etc.

jueves, 20 de diciembre de 2018

DÍA 354: CÓMO LIDIAR CON EL ESTRÉS DE LA TEMPORADA NAVIDEÑA

Cada persona tiene su visión de cómo deberían ser las vacaciones perfectas, pero cuando la realidad no satisface las expectativas, puede traer como consecuencia el estrés. 

He aquí algunos consejos para ayudarle a lidiar con sus expectativas en esta temporada navideña:

1° Establezca expectativas realistas. Ninguna Navidad, Hanukkah, Kwanzaa u otra celebración navideña es perfecta. Considere cualquier error como una oportunidad para poner en práctica su flexibilidad, adaptación y resiliencia. Un árbol torcido o una comida que no salió bien no arruinará su feriado, sino más bien generará un recuerdo familiar. Si la lista de deseos de sus hijos está fuera de su presupuesto, hable con ellos sobre expectativas realistas y recuérdeles que la intención de estas festividades no consiste en dar regalos costosos.

2° Sea proactivo. Si le preocupan las posibles conversaciones difíciles que puedan surgir en las reuniones familiares, como suele sucede durante las festividades, recuerde que estos eventos tienen que ver con reunir a las personas, no separarlas. Concéntrese en los buenos recuerdos y en lo que usted y su familia tienen en común. Planee actividades que fomenten la diversión y la risa, como jugar un juego familiar o ver álbumes de fotos antiguas.

3° Mantenga las cosas en perspectiva. En general, la temporada navideña es breve. Esto ayuda a mantener un contexto más amplio y una perspectiva a más largo plazo. Si algo sale mal, tenga en cuenta que no es el fin del mundo. Recuerde las cosas buenas que tiene en su vida y sea consciente de que esta situación pasará. Habrá tiempo, pasadas las festividades, para retornar a la rutina usual o para hacer las otras cosas que dejamos de lado o que no tuvimos tiempo de hacer durante dichas festividades.

4° Recuerde lo que realmente importa. El comercialismo puede eclipsar el verdadero sentimiento de la Navidad. Si su lista de gastos en regalos sobrepase su presupuesto mensual, deténgase y reformúlela. Recuerde que la familia, los amigos y los vínculos son lo que más importa.

5° Dedique un tiempo para sí mismo. Puede sentirse la presión de querer ser todo para todos. Recuerde que usted es una persona individual y solamente puede hacerse cargo de determinadas cosas. A veces, dedicarse a su cuidado personal es lo mejor que puede hacer; los demás se beneficiarán si usted está menos estresado. Reflexione sobre los aspectos de su vida que le proporcionan alegría, dar un largo paseo, recibir un masaje, escuchar su música favorita o leer un nuevo libro. Todos necesitamos tiempo para recargar nuestras baterías. Sea consciente y concéntrese en el presente en lugar de quedarse estancado en el pasado o preocuparse por las cosas futuras.

Traducido del artículo original en: American Psychological Association - Help Center