lunes, 29 de noviembre de 2021

4220: DISMORFIA DEL ZOOM

¿Qué es la "dismorfia del zoom" y por qué duele tanto?

Cuando te ves a ti mismo en Zoom se siente como un espejo de la casa de la diversión.

La dismorfia de zoom se refiere a la dismorfia facial, en la que la autoimagen de las personas está distorsionada y angustiada. No es un diagnóstico oficial. Las personas pueden experimentar ansiedad antes y durante las videollamadas, percibir defectos faciales y creer que otros están monitoreando esos defectos. La terapia puede ayudar a abordar este desafío al explorar la causa raíz de la vergüenza y la autocrítica.

 Por Nina Savelle-Rocklin, Psy.D.

 Cuando odias cómo te ves en una tele-reunión, eso puede ser Zoom Dysmorphia.

 “No puedo soportar mirarme a mí misma”, dijo Britt, colocando una nota adhesiva amarilla sobre su imagen en la pantalla de la computadora.

 "Mi nariz es enorme", Ben hizo una mueca. “ Es una distracción ver eso todo el día. A veces es todo en lo que puedo pensar en las reuniones ".

 Si puedes identificarte con Britt o Ben, no estás solo. Durante la cuarentena de Covid-19 , la única forma de ver a los demás era conectarse en Zoom u otras plataformas virtuales. Las videoconferencias, los eventos sociales y las citas por video se convirtieron en la norma.

 Para algunas personas, este aumento de "tiempo frente a la cara" creó mucha angustia.

 ¿Qué es la "dismorfia de zoom"? Muchos de nosotros tenemos inseguridades ocasionales sobre nuestra apariencia. Podríamos tener "un mal día con el cabello" o pensar que una foto fue tomada desde un ángulo incorrecto. Ser consciente de sí mismo difiere de la ansiedad paralizante del trastorno dismórfico corporal (TDC), una condición de salud mental que es similar al trastorno obsesivo-compulsivo .

 La dismorfia de zoom se refiere a un tipo de TOC conocido como dismorfia facial. Quienes padecen esta afección escudriñan su nariz, piel, dientes, orejas y otros aspectos de su rostro, fijándose en lo que creen que debe cambiar y evitando las interacciones sociales. Verse a sí mismos en la pantalla de una computadora es como mirar en un espejo de la casa de la diversión y creer que la imagen distorsionada refleja la realidad.

 Aunque Zoom Dysmorphia no aparece en el Manual de diagnóstico y estadístico (DSM) y, por lo tanto, no es un diagnóstico oficial, es un concepto importante.

 Aquí hay algunos signos de dismorfia de Zoom:

 Ansiedad por asistir a videoconferencias con la cámara encendida Intentar lucir perfecto antes de las videollamadas Centrarse en su apariencia en pantalla y encontrar fallas Creer que los demás se centran en sus defectos percibidos Desde una perspectiva psicoanalítica , los orígenes de la dismorfia se remontan a las primeras etapas del desarrollo. Durante lo que se conoce como la fase del espejo, los bebés se ven reflejados en los rostros de sus padres. Cuando los padres son cariñosos y cariñosos, los bebés se sienten amados y amados.

 Cuando no hay una mirada amorosa confiable y constante, o cuando hay indiferencia o ausencia de los padres, los bebés no pueden tomar el sentido de sí mismos como atractivos y adorables. En cambio, pueden sentirse rechazados o humillados. Nuestro sentido del yo está muy influenciado por lo que vemos o no vemos en los ojos de los demás.

 Las personas con dismorfia sienten una vergüenza intensa , que se refiere a una idea profundamente dolorosa de que hay algo fundamentalmente mal en ellos. La vergüenza lleva consigo la expectativa de rechazo o retirada del amor. Centrarse en la apariencia es una forma de manejar la vergüenza. La idea es que si puede cambiar su apariencia, o si oculta los defectos percibidos, cambiará la forma en que los demás se relacionan con usted.

 Para hacer esto, primero debes ver lo que necesitas ocultar. Como dice el psicoanalista y autor Phil Mollon, "El espejo se examina para asegurarse de que no se evidencian aspectos desagradables, descontrolados o vergonzosos de la persona". La pantalla Zoom se ha convertido en un espejo moderno, uno que todos miramos mucho más. a menudo que nunca.

 Una paciente a la que llamaré "Lindsay" solía decir que "se sentía fea" y se sorprendió al saber que "feo" no es un sentimiento. Recordó que cuando era una niña pequeña veía a su hermosa pero deprimida madre preparándose para salir por la noche. Después de aplicarse el lápiz labial en su propia boca, su madre dijo con dureza que parecía "un payaso". Lindsay interpretó ese momento y muchas interacciones similares en el sentido de que ella no era lo suficientemente bonita y debía ser "demasiado fea" para amar. Se imaginó que yo, su terapeuta, también debía experimentarla como espantosa.

 Exploramos cuán “feo” era el código para la vergüenza de no hacer feliz a su madre y sacarla de la depresión . Al trabajar con el dolor del pasado, Lindsay liberó los desagradables sentimientos y pudo verse a sí misma de nuevo.

 Así como Lindsay pensó que su apariencia me repugnaba, las personas con dismorfia están convencidas de que todos están escudriñando y criticando su apariencia. Esto puede entenderse como la proyección sobre otras personas de su propia perspectiva dura sobre sí mismos. En este caso, experimentas que tus compañeros de trabajo, familiares, amigos e incluso extraños te miran con dureza, aunque en realidad son tus propios juicios los que ves reflejados en ellos. Tus críticas se convierten en las de ellos, lo que resulta en una tortura emocional.

 Cómo abordar la dismorfia

 Tratar cualquier tipo de dismorfia, incluida la dismorfia Zoom, significa convertir la vergüenza en autoaceptación. En el tratamiento, los pacientes tienen una experiencia diferente con sus terapeutas que con sus cuidadores originales. Cuando se reflejan y se comprenden profundamente en la terapia, las rupturas y privaciones anteriores que llevaron a los sentimientos de vergüenza se reemplazan con una nueva base para la autoestima .

 Así como los orígenes de la dismorfia pueden ocurrir en la relación temprana entre padres e hijos, la curación también tiene lugar en una relación. Cuando Lindsay pudo asimilar mi visión cálida y tolerante de ella, poco a poco comenzó a sentirse aceptable y agradable, y dijo que dejó de sentirse fea.

 Vivimos en una época en la que ser físicamente aceptable es a menudo la única forma de sentirse lo suficientemente bien. La dismorfia de zoom destaca los déficits en la autoestima que sienten muchas personas. Para crear cambios en la autoestima, debemos viajar dentro de nosotros mismos, guiados de manera óptima por un guía interesado, como un terapeuta, que nos ayude a descubrir formas de calmarnos, amarnos y apreciarnos a nosotros mismos. Sanar el pasado y cambiar nuestros pensamientos y sentimientos puede transformar la forma en que nos vemos a nosotros mismos, literal y figurativamente.

Nina Savelle-Rocklin, Psy.D. es psicoanalista especializada en trastornos alimentarios. Mantiene una práctica privada en Los Ángeles.

Referencias: Mollon, P. (2002) Vergüenza y celos: los disturbios ocultos. Londres: Karnac.

Fuente: Psychology Today

www.PsicologosPeru.com

viernes, 12 de noviembre de 2021

miércoles, 10 de noviembre de 2021

miércoles, 3 de noviembre de 2021

sábado, 30 de octubre de 2021

4213: ALIENACION PARENTAL: HABLAR MAL DEL OTRO PROGENITOR

El Síndrome de Alienación Parental se caracteriza por la presencia de una campaña de denigración hacia un progenitor previamente querido por el niño, la que se inicia instigando temor y animadversión injustificadas y que suele producirse durante el litigio por la custodia del niño en un proceso de divorcio.

Una madre responsable sabe que papá siempre será papá.

Y que a ella no le corresponde dañar o romper ese vínculo.

Y mucho menos envenenar las emociones de un niño o niña que no tiene la culpa de lo que sucede en el mundo adulto.

Que no tiene la culpa de tus decisiones.

Ni de tus fracasos.

Una madre responsable jamás le habla mal a sus hijos de su padre. 

Una madre responsable sabe que papá siempre será papá aunque nunca haya estado.

Aunque sea un patán.

Aunque sea un mentiroso que promete vistas y los deja plantados.

Aunque sea un deudor de años de pensión, y se esconda para no ser molestado. 

Aunque sea un mentiroso que promete paseos, dinero y diversión. Y jamás cumple. 

Aunque su manejo personal sea un desastre.

Aunque sea un irresponsable.

Aunque nunca le haya interesado criar.

Aunque sea un mujeriego irresponsable lleno de hijos por todos lados, los cuales tampoco mantiene. 

Una madre responsable respeta las emociones de su hijo o hija.

Y sabe que la vida se encarga de mostrar la verdad. 

Y que al paso de los años los niños crecen y dicen mamá tu no elegiste un mal padre, el eligió ser un mal padre. 

Que crecerán y agradecerán ese respeto a la otra persona, aunque no lo merezca.

Una madre responsable sabe responder con la verdad cuando le preguntan.

Sin odio.

Sin exageraciones.

Sin mentiras. 

Porque desde la calma se habla lindo.

Porque sabe que el bienestar emocional sube en escalera y baja en ascensor.

Y que nuestro trabajo es buscar la manera de sanar para criar sin rencores.

Porque es de la única manera que educaremos para la paz.

Esa que tanta falta le hace al mundo.

Hay padres que se fueron y jamás cumplieron con sus obligaciones, pero sabes una cosa eso fue lo mejor que te pudo haber pasado, porque de haberse quedado con su toxicidad y malas acciones te hubiera dañado. 

Así que agradece, suelta y fluye.


www.PsicologosPeru.com


domingo, 24 de octubre de 2021