sábado, 15 de diciembre de 2018

DÍA 349: BAILANDO SE COMBATE EL ENVEJECIMIENTO CEREBRAL

El baile como una actividad que ejercita la capacidad mental. Ese es el objetivo de investigación de un grupo de científicos de la Universidad Masaryk de Brno, en colaboración con un grupo de personas mayores que asisten a un centro de baile de la ciudad. Pese a que aún falta tiempo y trabajo para arrojar los resultados, la experiencia ya habla por sí misma.

La pérdida del rendimiento mental, de la memoria y la demencia senil pueden ser casi un hecho al alcanzar cierta edad. El Instituto Centroeuropeo de Tecnología (CEITEC), adscrito a la Universidad Masaryk, realiza una investigación para demostrar los efectos positivos del movimiento corporal en la salud cerebral.

Personas mayores de alrededor de 70 años se reúnen varias veces a la semana para bailar al tempo de diversos ritmos, marcados por la instructora Pavlína Vaculíková, quien comenta a Televisión Checa.
“Practicamos bailes que son sencillos y ahora nos acercamos a ritmos africanos y griegos. Se nota que logran hacer los pasos cada vez mejor”. 

El ejercicio no solo consiste en seguir la música, sino también en charlar mientras se baila y así entrenar la sincronización de ambas actividades sin perder la concentración en ninguna de ellas.

Parte de la investigación consiste en observar comparativamente la plasticidad cerebral antes y después del proyecto mediante resonancias magnéticas. La jefa de la investigación, Irena Rektorová, del centro CEITEC, agrega.
“La demencia lleva a la pérdida de la corteza cerebral. Por supuesto que el movimiento no puede detener el proceso neurodegenerativo del cerebro, pero sí pensamos que lo desacelera”. 

Se trata de una investigación a largo plazo y que requiere de cientos de datos para ser del todo constatada. Sin embargo, son los mismos ancianos quienes por experiencia propia confirman que desde que han comenzado a bailar se sienten mucho más lúcidos.

Una de las bailarinas asiduas, Drahomíra Rutarová, comenta que asociar los nombres a las caras ya no es un problema cuando se topa con conocidos por Brno y que ya puede hacer mercado sin listas, pues su memoria está simplemente entrenada. De hecho, ya no le es necesario ir tanto al mercado, pues prefiere pasar más tiempo bailando.

Otro de los testimonios los da Jaroslav Majerčík, a quien ahora no se le pasan las fechas importantes.

“Tengo cada vez más nietos y soy capaz de acordarme de las fechas de sus cumpleaños. Hasta me acuerdo de la fecha de mi matrimonio que fue el 3 de marzo de 1979, lo cual aprecia principalmente mi esposa”. 
Parece así que dentro de poco los científicos de Brno ya podrán afirmar que vivir es bailar y viceversa.

"La actividad física es uno de los factores del estilo de vida que puede contribuir a llevar una vida saludable durante el mayor tiempo posible, contrarrestar varios factores de riesgo y disminuir el declive relacionado con la edad. Es una poderosa herramienta para establecer nuevos retos para el cuerpo y la mente, especialmente en la vejez".

Por Ana Briceño

viernes, 14 de diciembre de 2018

DÍA 348: UN DÍA LLEGARÁ A TU VIDA QUIEN TE HARÁ AGRADECER A QUIENES SALIERON DE ELLA

Cuántas veces lamentamos haber perdido a personas que eran importantes en nuestras vidas, aquellas con las que pudimos imaginar un futuro juntos y que por una u otra razón, se apartaron de nuestras vidas o nos vimos forzados a alejarnos… Pudimos inclusive llegar a pensar que nuestra vida tomaba un rumbo indeseado, apartándonos de aquello que sentíamos tan nuestro.

Sin embargo, muchas veces la vida lo que nos hace son favores cuando nos aligera de algunas personas, junto a las cuales no hubiésemos podido llegar a la persona adecuada.

A ciencia cierta todas las personas que se cruzan en nuestro camino generan en nosotros cambios, crecimiento, nos enseñan otras visiones de la vida, nos hacen ser lo que hoy somos e independientemente de lo que ocurra en nuestras vidas, si ubicamos o no a esa persona especial, no nos queda más que agradecerles a aquellos que contribuyeron con lo que en la actualidad somos, por lo cual todas en su momento corresponden a las personas adecuadas para nosotros.

Ciertamente ese agradecimiento toma más valor cuando nos topamos con quien consideramos se acopla mejor a nuestra vida, con quien encaja perfectamente a lo que esperándolo o no, siempre hemos deseado…. E inclusive puede que esta vez sí sea para siempre, aunque esto no es relevante, porque los momentos compartidos, porque el camino recorrido sencillamente lo vale…

No aferrarnos a aquello que nos ocurrió, sino abrirnos paso a las nuevas oportunidades es lo que nos hace aprovechar mejor el tiempo, no entristecernos por que terminó, sino sonreír porque ocurrió es una forma de ver la vida que nos llena de fe y no de miedo, es una forma de decirnos a nosotros mismos que confiamos en el proceso de la vida, en que las cosas ocurren de manera natural  y que sabemos que cada una de las personas que transita con nosotros nuestros pasos, nos prepara para cosas mejores.

Ver la vida desde el agradecimiento, desde el optimismo, nos hace andar más cómodos, nos hace interferir menos con lo que busca nuestro corazón, con aquellas cosas que solo busca nuestro ego. A medida que pasa el tiempo somos capaces de darnos cuenta de por qué y para qué queremos estar con alguien y nos hacemos conscientes de qué es lo que realmente queremos y de qué estamos dispuestos a ofrecer.

Muchas veces esperamos cosas que no estamos preparados para manejar, para sostener y esta preparación viene ligada a la experiencia, ésa que a veces pensamos que llega tarde, pero llega justamente cuando estamos preparados, ni antes ni después, como la mayoría de las cosas de nuestra vida. Así que sin esperar mucho, confía en la vida y prepárate para agradecer inclusive las lágrimas que derramaste por amores del pasado, porque indudablemente todo ocurre por algo.

Por Sara Espejo

DÍA 347: EL ALZHEIMER NO SE LLEVA TUS RECUERDOS MUSICALES

Las alternativas musicales son miles y el gusto de cada persona, único. Pero sí hay algo que todas ellas comparten, son las vivencias y efectos emocionales, e inclusos químicos, que producen, para que cada cual las catalogue como música favorita. Un aspecto que la ciencia hoy sabe se mantiene incluso en situaciones cognitivas muy adversas: como en la enfermedad de Alzhéimer y en los diferentes tipos de demencia.

El poder de la música para desbloquear recuerdos y otras capacidades cognitivas en la enfermedad de Alzhéimer es un aspecto que la neurología clínica destaca. La música representa alivio para muchas personas con demencias. Las razones de por qué la memoria musical es sorprendentemente robusta en estas enfermedades y cómo desbloquea recuerdos se ha podido conocer gracias a los avances en neuroimagen funcional.

Complejidad musical

En el año 2015 investigadores del Instituto Max Planck de Ciencias Cognitivas y del Cerebro Humano, entregaron nuevos antecedentes de por qué los recuerdos musicales pueden sobrevivir a las depredaciones de la demencia. La razón de ello, explica el estudio, es que la música se guarda en áreas cerebrales diferentes de las del resto de los recuerdos.

La naturaleza de las memorias musicales es diferente al resto de las memorias. Esto se explica por la existencia de múltiples sistemas de memoria humana. En el caso de la música una interviene en el registro autobiográfico (memoria de episodios; el contexto en el que se escuchó una pieza), en el conocimiento del mundo (memoria semántica, reconocimiento de una melodía familiar) y en las secuencias de habilidades motoras aprendidas (memoria de procedimiento; instrumento).

Además, intervienen distintas áreas del cerebro en el caso de las canciones “conocidas desde hace mucho” y en las “recientemente conocidas”. En el estudio los datos más robustos fueron los correlatos de canciones ‘conocidas desde hace mucho tiempo’ (memorias semánticas musicales).

Lo que en el caso de las memorias musicales es muy probable que esto sea atribuible a su resonancia emocional. Las canciones favoritas tienen la capacidad de conjugar: el aparato neuronal de la emoción, la recompensa, los programas autonómicos y motores integrados en la experiencia musical. Este último punto puede haber sido el punto más importante de la música, en términos evolutivos.

“Al menos, los aspectos cruciales de la memoria musical son procesados en áreas cerebrales que no son las que habitualmente se asocian con la memoria episódica, la semántica o la autobiográfica”, señaló el neurocientífico del Max Planck y coautor del estudio, Jörn-Henrik Jacobsen, cuando se difundió la investigación.

Carolina Delgado experta en Neurología del Hospital Clínico de la Universidad de Chile, indica en el aspecto clínico saben que la música es una muy buena opción para estabilizar los síntomas de la conducta en pacientes con Alzhéimer. “Ponerle la música que ellos les gusta, los estimula”.

Y si bien el reconocimiento del patrón musical se altera en la mayoría de la mayoría de las enfermedades cognitivas, Delgado enfatiza que lo se preserva es parte del procesamiento emocional que esas melodías producen. “En general aquellas músicas que llevan consigo recuerdos emocionales vividos son mejor recordadas, se activan áreas en el cerebro que tienden a estar mejor resguardadas”.

La música tiene un gran valor terapéutico. “La recomendación que siempre le hacemos a los familiares de pacientes con Alzhéimer es mantenerlos activos con cosas que hacían en el pasado y colocarles la música que les gusta. Muchas veces se lo dices a los familiares, pero ellos se dan cuentas solos. Evita que tengan síntomas como  cambios en la conducta, es bueno estimularlos con cosas significativas para ellos, más que la televisión“, sostiene.

El grupo liderado por Jörn-Henrik Jacobsen, lo comprobó además al analizar los niveles de deposición de beta-amiloide  (molécula que se acumula en el cerebro en la enfermedad), el metabolismo de la glucosa y la atrofia cortical, en pacientes con la enfermedad, vieron que era hasta 50 veces menor que en otras zonas del cerebro. Ese menor hipometabolismo y atrofia cortical en comparación con las otras zonas cerebrales significa que no se ven tan afectadas en el curso de la enfermedad. "Pero esto solo puede ser observado, creo que nadie puede explicar por qué eso es así. Sin embargo, el giro cingulado anterior muestra una conectividad aumentada en los enfermos de Alzhéimer, lo que podría significar incluso que funciona como una región que compensa la pérdida de funcionalidad de las otras". La enfermedad no se lleva los recuerdos musicales.

Paulina Sepúlveda